OPINIÓN| La teoría rosada y azúl – El rincon de la mujer saharui