Palestina en foco: Sáhara Occidental, una misma causa con idénticas características. Por Néstor Suleiman – Info Sur Global

Palestina en foco: Sáhara Occidental, una misma causa con idénticas características. Por Néstor Suleiman – Info Sur Global
 
 

Palestina en foco: Sáhara Occidental, una misma causa con idénticas características
Por Néstor Suleiman

«El diseño del muro que divide las áreas ocupadas de las zonas liberadas en el Sáhara Occidental bajo el asesoramiento israelí, y André Azulay, judío sefardí, asesor de la corona marroquí con estrecho vínculos con Israel, incentivan las colaboraciones en el plano militar entre ambos estados, y marcan el tejido de relaciones entre gobiernos con gestiones similares vinculadas a los procedimientos neocoloniales».

En el proceso geopolítico vinculado al Mundo Árabe, en esa masa geográfica extendida desde el Magreb noroeste de África hasta el golfo Árabe, desde el Sáhara Occidental y Mauritania hasta el territorio árabe de Al Ahuaz, convergen elementos culturales que determinan una unidad histórica indivisible.

En este espacio distintos procesos emergen con características similares, donde las cuestiones internas van ligando las comunidades fortalecidas a través del fenómeno religioso, lingüístico, tradiciones y un pasado de tiempos de esplendor y gloria.

Las crisis fueron apareciendo en distintos tiempos de los registros históricos recientes, con manifiestas pretensiones de algunos en la proyección de hegemonía territorial y la ambición de imponer un formato cultural distinto al que portan los originarios de un determinado espacio. Sin embargo, también la idea de fundar estados artificiales ha sido una cuestión que ha desarrollado apropiaciones de territorios con los argumentos relacionados a derechos de conquista militar; sofismas cargados con una distorsión de los hechos del pasado, con fuentes de dudosa procedencia y modalidades instrumentadas para adueñarse ilegítimamente de las posesiones ajenas.

Los pueblos tienen la decisión irreversible de vivir libres e independientes. Vocación y deseo de distintas comunidades, y en esa dirección tanto los palestinos como los saharauis han observado la indiferencia de la Liga de los Estados Árabes, y la falta de compromiso de la ONU y otros foros internacionales en el tratamiento de los temas preocupantes en la agenda de descolonización tanto del Sahara Occidental como de la cuestión Palestina. Ese cuadro de situación ha dado lugar a una serie de conflictos cruentos a lo largo de las últimas décadas en la región del Magreb, contribuyendo a desestabilizar al resto del noreste de África, una situación idéntica emerge en el Creciente Fértil (Medio Oriente).

La cuestión saharaui, en el extremo poniente del Mundo Árabe y la ocupación de Palestina, forman parte de la obligada hoja de ruta en los procesos de liberación e integración en esa cartografía panárabe. Existen coincidencias y similitudes en las distintas realidades, desprendidas de las permanentes aspiraciones del sionismo ligadas a las anexiones de los territorios palestinos, acciones que están en simetría con los sueños chauvinistas de la dinastía alauita, cuyo rey Mohamed VI pretende cerrar el diseño familiar del Gran Marruecos, un expansionismo territorial que alcanza Mauritania, Sahara Occidental y parte de Argelia. En este caso la apetencia de Rabat tiene el diseño de un proyecto imperialista que amenaza el Magreb.

El Sáhara Occidental, es la última colonia en territorio africano con un formato de sometimiento de la población cautiva, una verdadera réplica al existente en Palestina instrumentado por Israel. Además, las políticas sionistas de aculturación guardan características similares con las materializadas por la dirigencia monárquica marroquí, ergo concebir una verdadera unión del Mundo Árabe que ayude a fortalecer los lazos desde el Magreb hasta el Creciente Fértil, sólo será posible rechazando los intentos neocoloniales de algunos actores, superando las burocracias, el nepotismo y fundamentalmente resistiendo las embestidas foráneas regionales y las provenientes de las metrópolis imperiales.

Palestina y el Sahara Occidental, se encuentran con características muy parecidas en las orientaciones del colonizador. Cualquier iniciativa independentista o situación de crisis bélica en el norte de África, con seguridad repercute en el Golfo Árabe y en el Creciente Fértil. Asimismo, los acontecimientos en el oriente de la cartografía árabe tienen eco en el Magreb. Es imposible analizar cada hecho o cuestión emergente en un sitio, desconectado de las repercusiones en el resto de la extensión geográfica.

El concepto de Panarabismo, esboza la importancia de abordar las distintas problemáticas como integrantes de un conjunto de realidades, en muchos casos con iguales características. Además, esta definición desde el punto de vista geopolítico, implica reconocer la multiplicidad de formatos presentes en las minorías nacionales, religiosas y étnicas, ergo son condenadas las embestidas de algunos estados integrantes de esa Patria Árabe en contra de los derechos de comunidades históricamente afincadas en un sitio, con tradiciones y estilo de vida que son propios.

Liga Árabe y los protagonistas con los mismos comportamientos

Es importante reflexionar sobre las perspectivas del enfrentamiento árabe-israelí, y su alcance al resto del Mundo Árabe. El criterio de palestinizar el conflicto limita la posibilidad de involucrar a otros protagonistas en la cuestión, cuando en realidad el tema de Palestina es central a la hora de considerar todos los acontecimientos que se desarrollan en la región del Creciente Fértil. De la misma manera o si se prefiere con el mismo formato, la cuestión saharaui debería ser tratada en el seno de la Liga Árabe, con categoría de análisis, reflexión y resolución ecuánimes, es decir de incumbencia de todo el Mundo Árabe, pero excluyendo el viciado protagonismo de algunos actores de esa cartografía panárabe, vinculados al sostenimiento político y apoyo económico a las retorcidas intenciones de uno de los beligerantes: el estado monárquico marroquí.

Rabat no ha descartado ayuda de ningún sector para el logro de su objetivo, incluso la asistencia de Israel a cambio de asumir el papel de agente al servicio del sionismo. El Estado teocrático judío presta auxilio militar al régimen monárquico; el diseño del Muro de la Vergüenza que separa los más de 2700 km de largo, la zona ocupada de la liberada del Sáhara Occidental, es un calco del otro muro vergonzante que divide zonas en Cisjordania en la Palestina ocupada. Por otro lado, la planificación de la colonización en las regiones saharauis que ocupa Marruecos es parecida a la implementada por el expansionismo israelí. Se trata de enfrentar a los colonos foráneos con la población local, los lugareños, verdaderos dueños del espacio territorial.

Las presiones de la monarquía marroquí han generado conflictos en el seno de la Liga Árabe. Algunos países integrantes de esta institución han favorecido en posicionamientos políticos a Marruecos en el conflicto en el Sahara Occidental. Se trata de casos donde la precaria situación económica o la dependencia de algún tipo de asistencia, significó un vuelco “involuntario” en el apoyo hacia Rabat de los responsables de esos países en crisis y situación paupérrima en el ámbito social.

También existen debilidades en algunos segmentos históricos de los procesos revolucionarios, tanto en Palestina como en el Sáhara Occidental. Encontraremos algunos pasajes de fragilidad de la resistencia contra la ocupación israelí, períodos en los que siempre estuvieron involucrados los regímenes retardatarios árabes, caracterizados por un comportamiento muy sospechoso; se trata de gobiernos provenientes de variados moldes, desde monárquicos hasta “republicanos”.

En la selección de datos es importante destacar el comportamiento de algunos actores en el interior de la Liga de los Estados Árabes, relacionados con el tratamiento de la descolonización en el Sahara Occidental y Palestina. Muchos países integrantes de esta institución no han tenido interés en los procesos independentistas de referencia, y las actitudes de verdaderos pusilánimes de los dirigentes en algunas temáticas, han quedado estampadas en las páginas más oscuras del Panarabismo. Otros mantuvieron definiciones ambivalentes, perjudicando al proceso de descolonización del Sáhara Occidental y al camino de la liberación de Palestina.

Muchas veces las especulaciones oportunistas de algunos países de la región, pretendieron ganarles a los propios revolucionarios palestinos la iniciativa en la organización y planificación de la lucha; luego los condicionamientos estaban presentes para torcer los objetivos genuinos del proceso liberador. En el caso de la cuestión saharaui, la mayoría de los estados integrantes del Mundo Árabe siempre estuvieron ausentes para cualquier tipo de propuesta que acompañara una salida digna, justa y pacífica. Salvo Argelia, el resto de la comunidad de estados representada en la Liga Árabe tuvieron comportamientos estrechos con los intereses marroquíes, y en algunos casos posturas muy ambiguas que finalmente tributaron a la familia real marroquí.

Mientras que Israel siempre actuó como un verdadero Estado tapón, una barrera que imposibilita el proceso de integración de los países repartidos en el Creciente Fértil, Marruecos en el Magreb se presenta como freno en el camino de unidad entre los países que conforman este bloque en el noroeste africano. Las permanentes actitudes de provocación de la monarquía van más lejos; las iniciativas desestabilizadoras en el marco de la Unidad Africana y la intromisión en otro escenario lejano, por ejemplo, en el conflicto del Yemen dando apoyo político y militar a uno de los sectores beligerantes, marcan las terminales influyentes en el conflicto en el Sahara Occidental.

Arabia Saudita condiciona el apoyo económico a Mohamed VI a cambio de la presencia y compromiso del Reino de Marruecos en la crisis yemení. Esta petromonarquía es la principal fuente financiera de mantenimiento del Muro de la Vergüenza. Lejos de adherir a una de las posiciones en esta guerra intestina en el sur de la península de Arabia, lo importante es relacionar los distintos temas trascendentes en el problemático Mundo Árabe, donde el efecto dominó va ligando a las distintas crisis en África y Asia. Situaciones emergentes alineadas en las mismas características, sujetas a intereses en común, con los mismos actores con papeles diferentes en los escenarios.

(…)

LEER MÁS EN: Palestina en foco: Sáhara Occidental, una misma causa con idénticas características. Por Néstor Suleiman – Info Sur Global