Pegasus: Por cuarta vez el régimen de Marruecos denuncia en España al periodista Ignacio Cembrero

Pegasus: Por cuarta vez el régimen de Marruecos denuncia en España al periodista Ignacio Cembrero
 
 
Marruecos exige al periodista que se retracte de atribuirle el espionaje con Pegasus y pide compensación económica. «Es un juicio político para recortar la libertad de expresión del periodista», ha denunciado el periodista en su cuenta de Twitter.
 
Por Lehbib abdelhay
 
Madrid (ECS).- El régimen de Marruecos está muy desesperado y preocupado por el escándalo de Pegasus, que está afectando de forma muy directa a su reputación al espiar nada menos que al presidente francés, uno de los principales aliados de Rabat en la cuestión del Sáhara Occidental, a altas personalidades de ese país, parte del gobierno saharaui y a periodistas internacionales. También espió al teléfono del presidente del gobierno de España, y cinco de sus ministros entre ellos la ministra de la Defensa, Margarita Robles, ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska y su amigo Luis Planas ministro de Agricultura.
 
El gobierno marroquí había contratado en agosto del año pasado al bufete de abogados español Ernesto Díaz-Bastien y Asociados Abogados para demandar judicialmente a todos aquellos medios de comunicación que publiquen noticias en las que digan que sus servicios de inteligencia han utilizado el programa de espionaje israelí Pegasus para controlar a sus disidentes tanto en el interior de su país como en el extranjero.
 
En este contexto, Marruecos anunció acciones legales y contrató a un abogado en España. Acaba de demandar al periodista Ignacio Cembrero, especialista en información vinculada con el Magreb, y víctima del seguimiento. No es la primera vez, según ha informado este domingo el diario El Confidencial. El periodista Cembrero suma con esta cuatro denuncias presentadas por el Reino de Marruecos o personas afines al mismo. En esta ocasión, Rabat le acusa por la vía civil por efectuar «diversas afirmaciones» en las que insinuaba que el Majzén podía estar detrás del espionaje.
 
Marruecos le reclama a Cembrero una rectificación asegurando, por una parte, que lo dicho por el periodista, «excede del ámbito de la legítima crítica política» y por otro, considerando que, en este caso, Cembrero se presenta «como víctima» y no como profesional. «El demandado se ha situado jurídicamente en la obligación de probar que el Reino de Marruecos es responsable del supuesto espionaje o, por el contrario, de desdecirse o retractarse», asegura Marruecos.
 
«Marruecos no ha adquirido nunca ni ha utilizado» el software espía Pegasus, de la empresa israelí NSO. Y que las noticias difundidas «últimamente sobre esta materia son falsas y maliciosas», dijo Marruecos en la demanda contra Cembrero.
 
Según publica El Confidencial, con esta, son ya cuatro las acciones judiciales promovidas por las autoridades marroquíes contra el periodista. Las tres anteriores se archivaron. A principios de 2014 le acusaron ante la Fiscalía General del Estado por enaltecimiento del terrorismo por enlazar en un blog que publicaba ‘El País’ (Orilla Sur) el primer vídeo de Al Qaeda en el Magreb dedicado a Marruecos. La intención era informativa, ya que el líder de Al Qaeda, Abdelmalek Droukdel, pedía a los marroquíes «emigrar hacia Alá en vuestra propia tierra». Cuando la Fiscalía archivó, el Gobierno de Marruecos le puso, en junio de 2014, una querella por el mismo motivo en la Audiencia Nacional, que corrió la misma suerte. Meses después, en octubre de 2015, Ahmed Charai, un empresario vinculado con la prensa, le acusó de intromisión en su honor por desvelar en un artículo, publicado en este caso en ‘El Mundo’, que era un estrecho colaborador del servicio secreto exterior de Marruecos (DGED), según se deducía de numerosos documentos que afloraron en Twitter en el otoño de 2014.
 
180 periodistas, 600 políticos y 85 activistas de derechos humanos, además de 65 empresarios fueron espiados por Pegasus
 
Una investigación publicada el 18 de julio por un consorcio de 17 medios de comunicación internacionales, Forbidden Stories y Amnistía Internacional sobre el proyecto Pegasus, un software desarrollado por la firma israelí NSO Group, ha desvelado que al menos a 180 periodistas, 600 políticos y 85 activistas de derechos humanos, además de 65 empresarios de diferentes países fueron espiados. Esta investigación se basa principalmente en una lista de 50.000 números de teléfono seleccionados por clientes de NSO Group desde 2016, una copia de la cual ha tenido acceso Forbidden Stories y Amnistía Internacional.
 
El régimen marroquí ha estado intentando en los últimos días deshacerse del enorme escándalo de Pegasus que está sacudiendo a su policía política, la Dirección General de Seguridad Territorial, más conocida por las siglas DST, y a su poderoso jefe; Abdellatif Hammouchi, sacando las garras y »recogiendo cable» como es habitual.
 
Acusado de haber espiado, gracias al software Pegasus de la empresa israelí NSO Group, a una legión de personalidades de todo tipo y de todas las nacionalidades, Rabat lo niega. Y contraataca presentando denuncias por difamación en España y Francia contra periodista, Forbidden Stories y Amnistía Internacional, las ONG de dónde salieron estas revelaciones, así como contra Le Monde, Mediapart y Radio France, que dieron una amplia cobertura a este caso, y por el último contra el veterano periodista español Ignacio Cembrero.
 

Origen: Pegasus: Por cuarta vez el régimen de Marruecos denuncia en España al periodista Ignacio Cembrero