Pepe Taboada a Albert Rivera: «Contamos con su próxima visita al Sahara Occidental ocupado por Marruecos para poder así constatar y denunciar la situación»

La visita de Albert Rivera a Caracas para conocer sobre el terreno la situación de los presos políticos en Venezuela, defendiendo los derechos humanos en el país hermano e interesándose por el diálogo entre las distintas Instituciones y partidos, se enmarca en la grave crisis política e institucional que atraviesa el país. No puedo sino desearle suerte en su misión.

Y recordarle el compromiso político de Ciudadanos con la necesidad y obligación de conocer, denunciar y tratar de poner fin a la violación sistemática de los Derechos Humanos por parte de Marruecos en el Sahara Occidental.

Conviene en este contexto recordar que a 90 millas de las Islas Canarias existe un pueblo olvidado al que nunca se le ha dado tanta notoriedad y que sufre desde hace décadas una vergonzosa injusticia.

Y le pido ahora que ha mostrado su sincero interés por los derechos humanos, que visite a los presos saharauis en las cárceles marroquíes que están en condiciones deplorables solo por reclamar de manera pacífica sus derechos más elementales, incluido su derecho a la autodeterminación, reconocido por decenas de Resoluciones de Naciones Unidas.

Marruecos, como país ocupante, no da permiso a los observadores internacionales para acceder libremente al territorio. La última delegación expulsada hace pocos días ha sido una delegación parlamentaria gallega de todos los grupos políticos presentes en el Parlamento de la comunidad.

¿Qué sucedería si representantes políticos españoles fueran expulsados casi todos los meses del año de Venezuela? ¿Darían los medios de comunicación eco a esas expulsiones? ¿Cómo serían calificadas?

Las autoridades marroquíes no quieren que se conozca la situación de miles de saharauis, nuestros hermanos y hermanas, muchos de ellos con DNI español, que tras el abandono por parte del estado español hace 40 años están sufriendo el exilio en los campamentos de población refugiada en Argelia y la represión diaria en los territorios ilegalmente ocupados del Sahara Occidental.

Miles de personas llevamos mucho tiempo, años, décadas, denunciando esta tragedia que sufre un pueblo hermano como el saharaui, trabajando sin descanso por un cambio también en relación a la política del Estado español con respecto al Sahara Occidental, con una política exterior que atienda también a los Derechos Humanos y a sus responsabilidades derivadas de su condición internacional de Potencia administradora del territorio, así reconocida por Naciones Unidas. Contamos con su próxima visita al territorio para poder así constatar y denunciar la situación.

Pepe Taboada. Presidente de CEAS-Sahara  (Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara)

asdxerfcd