¿Por qué Argelia cortó las relaciones diplomáticas con Marruecos? Implicaciones para el futuro

¿Por qué Argelia cortó las relaciones diplomáticas con Marruecos? Implicaciones para el futuro

 

Por Yahia H. Zoubir – The Conversation

Madrid (ECS).- La ruptura de las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos el 24 de agosto es producto de una larga historia de tensiones. Las dos naciones nunca han tenido largos períodos de amistad, a pesar de los muchos factores que las unen. De hecho, pertenecen a la misma región del Magreb, comparten la misma religión (Islam sunita y rito Maleki) e identidad, y hablan un dialecto similar. También comparten una frontera común de 1.500 km.

De hecho, los argelinos y los marroquíes están tan unidos que es difícil distinguirlos. Pero las diferencias históricas, políticas e ideológicas desde su respectiva independencia pesan mucho en las relaciones entre estos países “hermanos”.

¿Cómo explicar las tensiones que han caracterizado sus relaciones, que ahora han pasado por una segunda ruptura en las relaciones diplomáticas? La primera, iniciada por Marruecos, fue de 1976 a 1988.

He investigado las relaciones entre Argelia y Marruecos durante más de 40 años y he publicado estudios sobre el tema. Las relaciones entre los gobiernos de Argelia y Marruecos rara vez han sido cordiales. Esto se debe a la naturaleza diferente de su lucha anticolonial, sus sistemas políticos disímiles y orientaciones ideológicas opuestas.

En la última década, Marruecos aprovechó el letargo de la diplomacia de Argelia y la parálisis del sistema político para promover sus intereses, a menudo en detrimento de Argelia. El despertar de la diplomacia de Argelia y su decisión de contrarrestar lo que considera los «actos hostiles» de Marruecos resultó en la última ruptura.

Su tumultuosa relación ha sido un impedimento para la integración de la región, lo que podría traer considerables beneficios a ambos. Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos y Túnez fundaron la Unión del Magreb Árabe en 1989. Pero desde 1996, esa alianza está moribunda debido a las repetidas tensiones en las relaciones entre Marruecos y Argelia.

Las divergencias de los últimos años son potencialmente mucho más importantes. Podrían amenazar la estabilidad de toda la región de África del Norte.

Historia de las relaciones argelino-marroquíes

Los nacionalistas argelinos tenían relaciones relativamente buenas con el rey Mohamed V de Marruecos. Murió en 1961, un año antes de que Argelia obtuviera su independencia. Marruecos se independizó en 1956 y Argelia en 1962.

El hijo del rey Mohamed, el rey Hassan II, que lo sucedió, hizo reclamos sobre el territorio argelino. Invadió el país en 1963. Esto resultó en la muerte de cientos de combatientes del ejército de Argelia.

Aunque breve, esta guerra moldeó las mentes del establecimiento político-militar argelino. Hubo una era de cooperación entre 1969 y mediados de la década de 1970. Pero el conflicto del Sáhara Occidental, invadido por Marruecos bajo la llamada Marcha Verde en 1975, desembocó en otra era de tensiones.

De hecho, en marzo de 1976, el reconocimiento de Argelia de la República Árabe Saharaui Democrática, proclamada por el movimiento de liberación saharaui, el Frente Polisario, llevó a Marruecos romper sus relaciones diplomáticas con Argelia. Muchos otros países africanos reconocieron a la República Árabe Saharaui Democrática. Las relaciones se restablecieron en mayo de 1988.

La retoma de las relaciones se basó en una serie de acuerdos. Éstas son:

– Un compromiso con relaciones duraderas de paz

– Buena vecindad y cooperación

– Acelerar la construcción del Gran Magreb Árabe

– La no injerencia de Argelia en los asuntos internos de Marruecos

– Resolver el conflicto del Sáhara Occidental mediante un referéndum sobre la autodeterminación.

Desde la perspectiva de Argelia, Marruecos ha renegado de todos ellos.

 

En el fondo, ha habido un aumento continuo de las tensiones argelino-marroquíes.

Crecientes tensiones

En la década de 1990, Argelia atravesó una crisis mayor de la que jamás había conocido. El país fue devastado por una guerra civil. En 1994, en medio de esa crisis, las autoridades marroquíes acusaron falsamente a la inteligencia argelina de estar detrás de los mortíferos atentados terroristas en el hotel Asni de Marrakech.

Marruecos impuso visados a los argelinos, incluidos los que tenían otra ciudadanía. Argelia tomó represalias imponiendo visados ​​y cerró sus fronteras terrestres con Marruecos. A finales de 1995, Marruecos congeló las instituciones de la Unión del Magreb Árabe por el apoyo de Argelia a la República Árabe Saharaui Democrática.

Parecía haberse producido un cambio en las relaciones cuando Abdelaziz Bouteflika se convirtió en presidente de Argelia en abril de 1999. Planeaba reunirse con el rey Hassan II para resolver las diferencias. Pero el rey murió en julio de ese año. Su sucesor, Mohamed VI, no mostró ninguna inclinación por una resolución del Sáhara Occidental bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Sorprendentemente, durante su mandato como presidente, Bouteflika no solo congeló la cuestión del Sáhara Occidental, sino que también ordenó a los funcionarios que no respondieran a ninguna acción hostil marroquí.

Tras su expulsión forzosa en abril de 2019, Argelia reiteró su apoyo al principio de autodeterminación del pueblo saharaui.

Por su parte, Marruecos había estado presionando a la Unión Africana, Europa y Estados Unidos para que apoyaran sus reclamos de soberanía sobre el Sáhara Occidental. Dos eventos en los últimos 10 meses aumentaron las tensiones. El primero fue un ataque a manifestantes saharauis en El-Guergarat, la zona de amortiguamiento en el sur del Sáhara Occidental, por parte de tropas marroquíes. Luego el tweet del presidente Donald Trump anunciando el reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.

Estos formaron parte de la decisión de Argelia de romper las relaciones diplomáticas con Marruecos.

Trump había sacrificado el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos a cambio de que Marruecos normalizara las relaciones con Israel. Otros estados árabes hicieron lo mismo en el marco de los Acuerdos de Abraham negociados por el yerno de Trump, Jared Kushner.

Antes de los Acuerdos de Abraham, los funcionarios marroquíes mostraron una hostilidad implacable hacia Argelia a la que el gobierno argelino no respondió. El tuit de Trump del 10 de diciembre pareció galvanizar la actitud hostil de Marruecos hacia Argelia.

Argelia percibió ambas decisiones como una amenaza real para su seguridad nacional.

El umbral de tolerancia de Argel contra los actos que consideraba hostiles se produjo a mediados de julio cuando el embajador de Marruecos ante la ONU distribuyó una nota en la que expresaba su apoyo a un grupo que lucha por la secesión de la región costera de la Cabilia en Argelia. El grupo está catalogado como grupo terrorista por Argelia. Esto dio lugar a que Argelia llamara a su embajador en Marruecos para «consultas» y le pidiera a Marruecos que aclarara si se trataba de una decisión exclusiva del embajador o del gobierno. Nunca recibió respuesta.

Otro acto hostil a los ojos de Argelia fue el escándalo de espionaje revelado por un consorcio de periódicos internacionales y organizaciones de derechos humanos. Descubrieron que Marruecos había atacado a más de 6.000 argelinos, incluidos muchos altos funcionarios políticos y militares.

(…)  

Origen: ¿Por qué Argelia cortó las relaciones diplomáticas con Marruecos? Implicaciones para el futuro.