“Retratos de personas desaparecidas desde el testimonio oral”, memoria y arte como pedagogía de Paz – AACID

“Retratos de personas desaparecidas desde el testimonio oral”, memoria y arte como pedagogía de Paz – AACID

Como afirma Carlos Martín Beristain, «la memoria de las víctimas no es algo que mira al pasado ni compete únicamente a ellas, sino que se proyecta como garantía colectiva para afrontar en paz el futuro del conjunto de la sociedad». La reconstrucción de la memoria histórica constituye un paso ineludible para el respeto de los Derechos Humanos; sin verdad, justicia y reparación, no es posible hablar de paz efectiva ni de democracia.

En la actualidad, esta cuestión cobra cada vez más valor como requisito previo para el desarrollo. Tomando el caso del Sáhara Occidental como modelo de análisis, y utilizando el Arte como estrategia, se ha puesto en marcha “Retratos de personas desaparecidas desde el testimonio oral: memoria+arte como pedagogía de paz”, un proyecto que busca fortalecer el compromiso y las capacidades de los agentes de cooperación en la defensa de los Derechos Humanos y la cultura de paz.

Desde la conciencia de una sociedad global, la propuesta se está desarrollando en Sevilla y Tindouf (Argelia) gracias a la ejecución de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, que cuenta con la colaboración denumerosas entidades: la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Asociación de Familiares Presos y Desaparecidos SaharauisUnión Nacional de Mujeres Saharauis, las Organizaciones de Defensa de los DDHH de los Territorios Ocupados, la Coordinadora de Detenidos Saharauis, la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de los Derechos Humanos (ASVDH), la Comisión Nacional Saharaui de Derechos Humanos (CONASADH), la Escuela Saharaui de Artes, la Casa Sahara Aminetu Haidar, las universidades USUPO, de Tifariti y HEGOA y el Museo de Documentación de la Resistencia del Pueblo Saharaui y la Solidaridad Internacional.

A través de metodologías emancipadoras, se conforma un grupo motor de 15 personas en el que se tendrá en cuenta en su composición: la presencia de menores de 30 años, la representación de diferentes nacionalidades y culturas, y la existencia de un 50% de mujeres participantes.

El grupo lo formarán artistas y activistas que en la actualidad ya se encuentren vinculados a la defensa de los Derechos Humanos y en relación con la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla y la Asociación Memoria, Libertad y Cultura Democrática, comprometidas en la intervención. Además, se invitará a un amplio círculo de personas activas en los procesos de recuperación de la Memoria Histórica en Andalucía (a través de la APDHA y la CGT), organizaciones de mujeres y/o feministas, del movimiento migrante o pro-migrante y agentes profesionales de la Cooperación, a través de la CAONGD, de la que la AAPSS es socia activa.

Tomando la experiencia del Pueblo Saharaui como modelo de análisis, el grupo motor impulsará las actividades del proyecto y elaborará una primera versión de “la Maleta pedagógica sostenible”, uno de los productos del proyecto. Este instrumento se desarrollará centrándose en las desapariciones saharauis como un modelo de análisis, y supondrá una forma reconstruir la memoria histórica.

Se realizarán cuatro ediciones de talleres alcanzando a un total de 150 personas. También se realizarán dibujos de población desaparecida a raíz de diversos conflictos, incluido el saharaui, que servirá para establecer la verdad de los hechos, contribuyendo a la reparación de las víctimas y favoreciendo la posible judicialización de los casos.

Finalmente se celebrarán jornadas sobre Justicia Transicional, Arte y Memoria Histórica. Los encuentros tendrán segmentos más tradicionales, con la participación de expertas, expertos y víctimas de violencia, que garantiza ponencias específicas referidas a las mujeres y la igualdad de género, así como a la Memoria Histórica saharaui. Además, habrá actividades lúdicas y de sensibilización.

Diferentes experiencias internacionales demuestran que el arte constituye una herramienta de impacto en la resolución de conflictos y la transformación social. La intervención contribuye al empoderamiento de la sociedad para constituirse en ciudadanía global, consciente de sus derechos y de su responsabilidad para que los Derechos Humanos se respeten mundialmente.

Este proyecto propiciará a un compromiso para incidir en que los Estados asuman sus responsabilidades internacionales, además, fortalecerá la red de artistas vinculada a la defensa de los Derechos Humanos, dotándola de nuevas herramientas de actuación transformadoras de conductas y situaciones.

Origen: “Retratos de personas desaparecidas desde el testimonio oral”, memoria y arte como pedagogía de Paz – AACID