Rotundo rechazo y condena a las palabras oportunistas de Pablo Casado contra el pueblo saharaui

Rotundo rechazo y condena a las palabras oportunistas de Pablo Casado contra el pueblo saharaui
Pablo Casado exigiendo al PSOE una explicación en el Congreso de los Diputados por la entrada de Brahim Ghali. Vía EFE.

Por Lehbib Abdelhay/ECS

Madrid (ECS).- Desde que el 21 de julio de 2018 encabezó la formación popular, la cuestión del Sáhara Occidental ha desaparecido del programa electoral del Partido Popular, con el que Pablo Casado aspira a ser presidente del Gobierno de España.

El Sáhara Occidental, “una responsabilidad histórica de España” para el PP de Casado, partido que incluyó en la mayoría de los anteriores programas electorales su apoyo a la libre determinación del pueblo saharaui, no figuró en las 500 medidas del último programa presentado por el presidente popular el 8 de abril de 2019 en Barcelona.

Sí, en cambio, aparece Marruecos, el país que a finales de 1975 invadió el Sáhara Occidental y se niega a realizar el referéndum de autodeterminación que acordó en 1991 con el Frente Polisario, consulta para cuya realización se estableció en la excolonia española una Misión de las Naciones Unidas, la MINURSO.

En anteriores programas del PP se citó la responsabilidad histórica de España. Fraga, Aznar y Rajoy llevaron el Sáhara Occidental en sus propuestas. Pero Pablo Casado quiere redoblar la «colaboración» con el régimen de Marruecos.

Pablo Casado, quien en mayo pasado había trasladado a dos dirigentes políticos marroquíes que la presencia en España del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, para ser tratado de COVID 19 en un hospital de Logroño es “irregular”, ahora acusa abiertamente al líder saharaui de lo que el régimen marroquí está promoviendo a través de sus lobbies en España; terrorismo y genocidio, en un acto propagandístico que le podría suponer una condena. Casado ha hecho tal afirmación en un comunicado en el que ha informado de la reunión telemática mantenida con Aziz Ajanuch, presidente del Partido Reagrupamiento Nacional Independiente (RNI) y entonces ministro de Agricultura y Pesca de Marruecos, y con Nizar Baraka, secretario general del Partido Istiqlal.

Además, el comunicado especifica que Pablo Casado ha informado a los dos dirigentes políticos marroquíes del registro de cinco preguntas de parlamentarios del Grupo Popular para pedir explicaciones al Gobierno de Pedro Sánchez “sobre la entrada irregular, sin comunicar y con identidad falsa del líder del Frente Polisario, Brahim Gali”.

Cuatro meses después, Casado vuelve a cargar contra el líder saharaui, después de que la Audiencia Nacional dictara en julio pasado que las denuncias presentadas contra Ghali, son falsas y no tienen fundamento. El Frente Polisario, a través de su delegación en Canarias, expresó en un comunicado difundido su más enérgico rechazo a las palabras vertidas en una entrevista con un periódico El Mundo con fecha 10/10/21, «no de un político cualquiera, sino de uno que aspira a ser futuro inquilino de la Moncloa como lo es Pablo Casado Blanco, calificativos que también a veces descalifican a su autor.»

«Si el Sr. Casado aprendiese o escuchase a sus mayores que también son grandes dirigentes del Partido Popular, cuáles deben ser las relaciones con el régimen marroquí, y que algunos políticos llaman “nuestro vecino del sur” por temor a las eternas represalias. El expresidente José María Aznar, cuando varios soldados del ejército marroquí, invadieron el islote de Perejil, apareció una unidad del ejército español y les dio cuatro patadas y les mandaron a Marruecos», recuerda el comunicado de la delegación saharaui.

El comunicado recoge las últimas palabras de Javier Rupérez, ex embajador de España en los EE.UU., y a pocos metros de Casado en la última Convención del Partido Popular en Sevilla dio una soberana lección al Sr Casado de quién es Marruecos, y cómo deben ser las relaciones con este régimen.

El comunicado del Frente Polisario le reprocha también a Casado de no percatarse de la gran responsabilidad que tiene como Presidente de un gran partido como lo es el PP, sumándose a esta gran campaña de propaganda desenfrenada, orquestada y dirigida por el régimen marroquí, que utiliza al poder judicial y el espionaje en territorio español, para desacreditar y difamar la lucha del pueblo saharaui.

En su entrevista con el diario El Mundo, y al ser preguntado por el caso Ghali. Si se aprobase, ¿llamaría a Sánchez?. Casado sin medir sus palabras dijo «Tiene que dar explicaciones parlamentarias ya, sí. Es incomprensible que el presidente no haya aclarado quién dio la orden para dejar entrar en España sin documentación a un prófugo buscado por genocidio, terrorismo y violación. Hay un señor X y lo que queremos es saber toda la verdad. ¿Por qué Sánchez cree que está por encima de la ley? Ha podido cometer dos delitos: encubrimiento y prevaricación», dijo Casado.

«Si Casado habla de violaciones nos gustaría que hiciese un viaje a pocos kilómetros a la ciudad de Bojador ocupada por Marruecos, a visitar la familia de las jóvenes hermanas Sultana y Luaara Jaya sometidas desde hace 329 días a constantes violaciones y agresiones físicas por elementos encapuchados de los servicios secretos marroquíes», añade el comunicado.

La delegación saharaui le recuerda a Casado, al hablar de genocidio, el perpetrado por el régimen marroquí contra la poca población civil saharaui indefensa: fosas comunes de enterramiento con ciudadanos que ostentaban DNI español, y que los forenses intentan identificar. «El Sr. Casado se ha olvidado del genocidio cometido por el régimen marroquí contra sus propios súbditos porque la palabra ciudadano no existe en Marruecos, lanzando a 10.000 personas, bebés, niños, mujeres embarazadas y miles de jóvenes al mar en Ceuta», asevera el comunicado.

Para concluir, el comunicado le Recuerda a Casado que no hay más terrorismo que el que fabrica el Ministerio del Interior marroquí cuando la situación lo requiere, sólo con ver la nacionalidad de todos los cabecillas que han cometido sangrientos atentados en las más diversas ciudades europeas y principalmente en España.

Origen: Rotundo rechazo y condena a las palabras oportunistas de Pablo Casado contra el pueblo saharaui.