Sáhara, un susurro de viento en el corazón

Sáhara, un susurro de viento en el corazón

«Creo que este asunto del Sáhara es como un susurro de viento en el corazón de muchas personas, que supera el limitado y limitante eje unilineal izquierda-derecha, para desembarcar en la playa del humanismo. Y hoy hace falta audacia, lucidez y templanza, por todas las partes implicadas. Hoy las victorias suelen ser ganar el relato»

 
 

El olvidado conflicto en el Sáhara Occidental vuelve a ocupar nuestra atención, y nuestra emoción. Nuestros pueblos han acogido durante muchos veranos a niños y niñas saharauis en el programa Vacaciones en Paz, y somos especialmente sensibles a la causa del heroico y digno pueblo ‘hijo de la nube’. No son pocas las personas que han viajado hasta los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia). Y no son pocos los materiales de todo tipo que se han enviado, solidariamente, para allá. Y nuestros sentimientos basculan desde la proximidad afectiva, como ‘provincia 53’ de hecho, hasta apoyar el derecho a determinar libremente su futuro y dialogar para la cooperación al desarrollo desde la igualdad y el respeto mutuo. Según la ONU, el estado Español, es “técnicamente” potencia colonial “administradora”.

 

Los Acuerdos de Madrid de 14 de noviembre de 1975, con el dictador Franco moribundo, se hicieron para repartir el botín del Sáhara a Marruecos y Mauritania, cediendo el casi-rey (entonces) Juan Carlos de Borbón a los intereses norteamericanos para mejorar sus posiciones futuras.

 

Lo cierto y verdad es que ya son muchos años, muchas generaciones de ‘paciencia infinita’ por parte saharaui ante la no concreción del prometido referéndum de autodeterminación, que por otra parte venía siendo alentado por la ONU en ¡¡¡1967!!!, como parte de un proceso de descolonización… ante España.

Guerguerat ha sido el detonante de una previsible ‘explosión contenida en el tiempo’. Es el principal puesto fronterizo que conecta el Sáhara Occidental con Mauritania. (…)

Seguir leyendo en el original de eldiario.es: Sáhara, un susurro de viento en el corazón