Sánchez empatiza con la gendarmería marroquí y se arrepiente de decir que estuvo bien resuelta la crisis de Melilla | Contramutis

Sánchez empatiza con la gendarmería marroquí y se arrepiente de decir que estuvo bien resuelta la crisis de Melilla | Contramutis
Sánchez empatiza con la gendarmería marroquí y se arrepiente de decir que estuvo bien resuelta la crisis de Melilla - imagen destacada

 

  • El presidente dice que la gendarmería marroquí se empeñó a fondo para tratar de evitar un ataque violento a la valla de Melilla.
  • Sánchez no opina sobre la presencia de gendarmes marroquíes en suelo español al no haber visto las imágenes.

 

Contramutis.-

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no volvería a decir que el asalto a la valla de Melilla, en el que fallecieron 37 migrantes según datos de las ONG y 23 para fuentes oficiales marroquíes,  estuvo bien resuelto, a la vez que ha vuelto a defenderla actuación de la gendarmería marroquí.

Entrevistado en laSexta, al ser preguntado si seguía pensando que la crisis de Melilla estuvo bien resuelta, Pedro Sánchez dijo que esa declaración la hizo “antes de conocer, antes de que se hiciera conocer la tragedia de muertos en Nador”. “Es evidente que no diría esas palabras”, concretó.

Tras afirmar que “la responsabilidad del Gobierno de España es defender las fronteras” y lamentar la muerte de esas personas y hacerse cargo del sufrimiento de sus familias, el presidente del Gobierno manifestó que este hecho “tan complejo, tan dramático, tan trágico” empieza “a muchos kilómetros, muchos meses antes, cuando parten de Sudan todos esos migrantes”.

“Un país donde en 2020 la renta per cápita fue de 300€ al año y en Europa  ese mismo año fue de 34.000. La distancia es tan enorme que para evitar las tragedias que vivimos  hace pocos días en la frontera española lo que tenemos que hacer es actuar en origen”, señaló

Sánchez se mostró a favor de hacer un ejercicio de empatía con las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado y con los ciudadanos de Ceuta y de Melilla, “que tienen el mismo derecho que Ud. y que yo, que vivimos en Madrid, a vivir con tranquilidad”.

Acto seguido pidió, “sin duda alguna, un ejercicio de empatía con una gendarmería marroquí que se empeñó a fondo, también con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de España, para tratar de evitar un ataque, insisto violento, a la valla de la ciudad autónoma de Melilla”.

Preguntado por las palabras del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso de los Diputados diciendo que la gendarmería marroquí no había penetrado en suelo español, cuando se habían visto imágenes de gendarmes al lado de guardias civiles, el jefe del Ejecutivo ha manifestado que las desconocía por los tres días que había estado encerrado en la cumbre de la OTAN: “No he visto las imágenes y no puedo opinar sobre esta cuestión”.

Esta cuestión, de la que informó gráficamente Público, le fue planteada al ministro en la sesión de control al Gobierno el 29 de junio por el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, a lo que Grande-Marlaska contestó que «falsedades de este tipo, salvo existencia de prueba, le sugiero que no las repita».

Aprovechando que había escuchado que no es lo mismo acoger a refugiados ucranianos que de otras partes del mundo, el presidente del Gobierno informó de que el servicio de Salvamento Marítimo español, “una empresa pública”, ha rescatado en el mar desde 2018 a 128.000 personas. “Imagínese la cantidad de personas que han fallecido y no hemos podido rescatar”, agregó.

“Este es el Gobierno –continuó- que también el año pasado, hace escasos doce meses,  fuimos un ejemplo reconocido por la Unión Europea, en la evacuación y en la integración de mujeres y niñas afganas después de la toma  de Kabul por parte de los talibanes. Este es el Gobierno que ha aumentado en estos presupuestos hasta 3.500 millones de euros la ayuda a la cooperación al desarrollo con los países africanos, un presupuesto que no tenia España desde hace años”.

Origen: Sánchez empatiza con la gendarmería marroquí y se arrepiente de decir que estuvo bien resuelta la crisis de Melilla | Contramutis