¿Son compatibles los acuerdos de Abraham y el apoyo a la causa palestina? | Por Mah Iahdih Nan – Opinión

¿Son compatibles los acuerdos de Abraham y el apoyo a la causa palestina? | Por Mah Iahdih Nan – Opinión

 

Cuando casi todos los países árabes cedieron ante la presión del Lobby judío y sus aliados occidentales, Argelia, de forma estoica y numantina sigue enarbolando casi en solitario la defensa de la causa sagrada de todos los pueblos árabes.
 

Por Mah Iahdih Nan – Opinión

Madrid (ECS).- La respuesta a esta pregunta no alberga dudas; es un tajante NO. No se puede defender una cosa y la contraria a la vez, tampoco se puede ocupar una trinchera y la de enfrente. En realidad el mundo árabe, salvo la excepción de Argelia, renunció por completo a la defensa de su antaño causa sagrada, como lo ha sido la lucha del pueblo Palestino.

Los gobierno Árabes, casi al completo, se lanzaron a los brazos del Estado sionista, bajo la modalidad de los acuerdos de Abraham. El estado sionista de Israel, bajo el paraguas de estos acuerdos, ha garantizado el total apoyo a sus tesis y de su existencia a costa del pueblo árabe de Palestina, de todas las monarquías feudales del Golfo y de la mayoría de los países árabes.

Tan sólo Argelia mantiene su clara, acérrima y férrea defensa de la justicia de la causa Palestina. Otros países como Túnez, Mauritania, Líbano y Libia mantienen cierta ambigüedad marcada por dudosos contactos con el Estado hebreo y una defensa con la boca pequeña de la lucha del pueblo Palestino.

Los acuerdos de Abraham son la estocada final a la defensa histórica que han mantenido los países árabes de la causa Palestina. Netanyahu y Trump idearon los acuerdos Abraham que sirvieron para reventar la unanimidad árabe entorno al pueblo Palestino y a cambio de acuerdos políticos dudosos, regalos y prebendas a los Reyes árabes, compraron de forma vergonzosa la voluntad de los pueblos árabes.

Aunque la mayoría de los países árabes se han convertido en compañeros de viaje del Estado sionista de Israel y por consiguiente son cómplices del apartheid que sufre el pueblo Palestino. Hay un dato curioso que ha pasado desapercibido y que sería bueno que trascendiera. Se trata de la tibia e inexistente  reacción y denuncia de las autoridades palestinas, de esta traición a la causa árabe, tampoco  han adoptado posturas firmes que destaquen las nobles y sólidas posiciones de los pocos países árabes como el caso de Argelia que se han posicionado inequívocamente contra el sufrimientos del pueblo Palestino.

Es una verdadera incógnita incomprensible el comportamiento de la Autoridad Palestina ante esta traición mayoritaria a los principios sagrados de la defensa de la identidad árabe. La escasa respuesta de la Autoridad Palestina a la traición de los países árabes y en especial de todas las monarquías, ha sorprendido a propios y extraños. Se sabe que estas inmorales monarquías destinan mucho dinero a ayudar a la Autoridad Palestina, algo que no debería impedir que esta defienda por encima de cualquier circunstancia, aunque sea a costa de la supervivencia  económica de la misma Autoridad Palestina; los sagrados derechos del pueblo Palestino a disponer de su tierra y su patria arrebatadas impunemente por el Estado sionista de Israel, con el apoyo de las potencias occidentales.

La autoridad Palestina, debería anteponer el sufrimiento del pueblo Palestino a cualquier migaja o limosna procedente de la caridad de monarquías indecentes y capaces de firmar acuerdos con un estado que practica el genocidio contra los árabes. La denuncia a la complicidad y convivencia de estas monarquías con el Estado sionista  que aplasta todos los días las ansias de libertad del pueblo Palestino, debía ser una premisa y un principio irrenunciable de los representantes del pueblo de Palestina.

Marruecos, los Emiratos Árabes y Bahréin que han sido los países que más se han implicado y se han entregado al espíritu y la letra de los acuerdos de Abraham, merecen el rechazo y el desprecio de todos los pueblos árabes. Nada ni nadie puede amparar o justificar un acuerdo con un estado cuyos fines son exterminar la identidad y la cultura árabe.

Las imágenes de dirigentes palestinos visitando Marruecos y abrazando y bendiciendo a los representantes del Majzén marroquí cuando estos acababan de estampar su firma junto al Estado sionista de Israel, es cuanto menos curiosa. Los pueblos árabes están estupefactos al no conseguir entender la frialdad y la falta de repulsa, de los dirigentes Palestinos a una traición de esta magnitud por parte de las monarquías feudales árabes.

Marruecos que en teoría preside el Comité de Alquds al Arabia y que debía priorizar la sacralidad de Alquds como referente del sentimiento, el simbolismo y la identidad árabe en particular y musulmana en general, hoy se sienta e intercambia todo tipo de relaciones y parabienes con los máximos exponentes del mas rancio, extremo y visceral odio a la civilización musulmana.

Aunque no es necesario, porque el ADN del Estado argelino se ha constituido sobre la base del apoyo a la lucha de todos los pueblos oprimidos, se ha echado en falta un reconocimiento explícito, por parte de la Autoridad Palestina a la firme, comprometida y  decidida apuesta del Estado Argelino al lado del pueblo palestino.

Cuando casi todos los países árabes cedieron ante la presión del Lobby judío y sus aliados occidentales,  Argelia, de forma estoica y numantina sigue enarbolando casi en solitario la defensa de la causa sagrada de todos los pueblos árabes. Porque el día que el sionismo elimine los últimos reductos de la resistencia árabe, desaparecerá la identidad árabe y el espíritu religioso de Al Quds como símbolo sagrado del islam.

Origen: ¿Son compatibles los acuerdos de Abraham y el apoyo a la causa palestina?