Terrorismo y Tráfico de drogas en el Sahel y Mali

Terrorismo y Tráfico de drogas en el Sahel y Mali

Según la Agencia de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), el 60% de los grupos terroristas están vinculados al narcotráfico.

Por Lehbib Abdelhay/ECS

Bamako (ECS).- Malí se ha caracterizado por ser un país estable en una región frágil. Sin embargo, desde el 20 de octubre de 2011, momento en el que presidente libio, Muamar El Gadafi, cayó derrocado por un golpe militar protagonizado por la OTAN, la estabilidad del país y en toda la región del Sahel empezó a venirse abajo. Esta situación permitió que los Tuaregs, pueblo de tradición nómada que habita en el despierto, y las tribus árabes de la región de Tombuctú-Taoudeni reclamasen parte de Mali como suyo. En este escenario han aparecido tres grupos terroristas en el país que persiguen la imposición de la Ley islámica en el país.

Durante todos estos años, la región estuvo principalmente devastada y afectada por el terrorismo, el tráfico y el contrabando de cannabis, principalmente cultivado en Marruecos.

Según el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) recogidos en el World Drug Report 2020, afirma que los traficantes de estupefacientes pagan grandes sumas de dinero a los grupos terroristas vinculados a Al Qaeda (AQMI/JNIM) y al Estado Islámico (ISGS-ISWAP) para proteger los envíos que cruzan el Sahel y luego a África subsahariana y Egipto. La importantísima producción de droga en Marruecos unida a las evidencias crecientes de la relación entre el mundo de los traficantes de drogas y el terrorismo, hacen necesario detenerse en el estudio de interés en gran medida prospectivo, de una relación fructífera entre delincuentes y de una progresiva convergencia entre ambos. El 15% de la financiación de estos grupos terroristas proviene de la resina de cannabis procedente de Marruecos.

Sin embargo, desde el comienzo del siglo XXI, la parte noroeste de África se ha convertido en una encrucijada para todo tipo de tráfico de drogas, crimen organizado, terrorismo e insurgencia. Además, la preponderancia y el vínculo entre el crimen organizado y el terrorismo en la actualidad tiene repercusiones negativas y preocupantes para la salud de las poblaciones locales, así como para la estabilidad, la seguridad y el desarrollo de los países de la región.

El Sahel y África occidental, sin duda, se han convertido en un centro para el tráfico internacional de drogas duras como la heroína y la cocaína desde América Latina y Afganistán. Una de las explicaciones de este peligroso fenómeno tóxico es que la región es menos riesgosa que las rutas más directas entre los países productores de América del Sur y el continente europeo, que también está demostrando ser el primer mercado de consumo mundial. De hecho, la ruta más corta de suministro no es necesariamente la más segura, los capos del narcotráfico del continente sudamericano usan la autopista 10 (con referencia al décimo paralelo) para ingresar a África desde Oeste. Este tráfico se ve agravado por la presencia de heroína y cocaína desde Afganistán y también en tránsito por esta área, así como por la costa este del continente africano. La droga que luego se venderá en Europa se enruta a través de Chad, Malí, Níger y Marruecos, cuyas fronteras porosas facilitan los viajes. Como recordatorio, y según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), en 2009, se estimó que 21 toneladas de cocaína por un valor de 900 millones de dólares y equivalentes al PIB de Guinea y Sierra Leona combinados han transitado por África occidental.

 

Este tráfico de drogas se ve agravado por los vínculos entre narcotraficantes y grupos terroristas presentes en el Sahel

 

Este tráfico de drogas se ve agravado por los vínculos entre narcotraficantes y grupos terroristas presentes en el Sahel, como Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Ansar Dine (Defensores de la Fe), Boko Haram (ISWAP) y el Movimiento del Estado Islámico (ISGS). Las armas, las drogas y el lavado de dinero se han convertido en un algo común entre todos estos grupos.

Además del tráfico de drogas y armas, el gran tráfico de cigarrillos en todo el Sahel también es muy rentable para los traficantes de la región. Los cigarrillos de las fábricas falsificadas, principalmente de Nigeria, se distribuyen en la región, el Magreb, Oriente Medio y Europa. Este tráfico es una fuente importante de financiación para los grupos terroristas, que incluso si no están siempre y necesariamente directamente involucrados en este tipo de contrabando, sin embargo, se enriquecen mediante la imposición de un impuesto contra un «guardia cercano» a los contrabandistas.

En esta mezcla de géneros, los grupos terroristas como AQMI comprendieron muy rápidamente la ventaja financiera que podían obtener de él al acercarse a grupos criminales y otros traficantes de todas las tendencias, independientemente de sus puntos en común. De hecho, si bien las acciones violentas de AQMI se presentan bajo ideales religiosos, el grupo está mucho más interesado en la codicia a través de sus demandas de rescate y otras actividades paralelas como el crimen organizado y el contrabando. Como tal, según la Agencia de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), el 60% de los grupos terroristas extranjeros están vinculados al narcotráfico.

Además, la caída de Gadafi en Libia y la inestabilidad geopolítica reinante que se produce, así como la permeabilidad de las fronteras que facilitan el paso de armas de un país a otro han dado una oportunidad a terroristas y narcotraficantes. fortalecer aún más su posición en la región, empeorando así la situación en el Sahel. Es en este contexto dramático que la proliferación de armas, drogas, contrabando de cigarrillos y otros productos ilícitos se arraiga en el Sahel. Pero esta devolución sobre la región también se debe principalmente a la debilidad de los Estados que conforman esta área geográfica, la flagrante falta de vigilancia, la porosidad de las fronteras y la corrupción que afecta a las instituciones de estos mismos estados, como el ejército, aduanas o policía.

Miseria social y mercenarios

Pero más allá del hecho de que todos estos tráficos están vinculados de una forma u otra, es sin ninguna duda y especialmente las razones y las raíces detrás de este flagelo que es urgente cuestionar para remediarlo. La pobreza, la miseria, la sequía, el hambre, la falta de seguridad alimentaria, la injusticia social y la falta de perspectivas para el futuro son factores que favorecen e incitan a las poblaciones locales a caer en esta trampa monetaria. Fácil y una vida hipotéticamente mejor. Los traficantes que, por lo tanto, aprovechan la ociosidad y la vulnerabilidad socioeconómica de las poblaciones locales para convencerlos de que pueden mejorar su vida diaria gracias al tráfico ilegal de droga. Peor aún, estos diferentes grupos terroristas y organizaciones criminales solo contribuyen al sufrimiento humano de las poblaciones locales del Sahel y el norte de África, al tiempo que ponen en peligro los estados ya frágiles del Sahel, como Malí o Níger.

Para combatir este flagelo, la cooperación entre los Estados, pero también entre las diversas organizaciones y otras instituciones marroquíes, es una condición sine qua non para obtener resultados convincentes. Además, la solución a este problema también radica en la falta de educación en la que vive la mayoría de los africanos. Además, es mediante la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones locales, la realización de programas de prevención y educación y la prestación de asistencia humana y el fortalecimiento de la buena gobernanza que el tráfico de todo tipo en África occidental y en Sahel podría ser, si no erradicado, como mínimo, reducido.

Sahel, un centro para delincuentes

Hoy, este Océano Saheliano que sorprendió al explorador y científico francés Théodore Monod, como un niño, está en gran peligro, convirtiéndose en los últimos años en un centro privilegiado para muchas redes criminales. La globalización y la facilitación de la comunicación gracias a Internet solo han exacerbado la situación en el Sahel, donde los terroristas y los narcotraficantes de todo tipo han encontrado en esta región un terreno fértil e ideal para sus actividades ilegales.

La creciente cooperación iniciada hace varios años se está acelerando entre los grupos terroristas presentes en África occidental y los carteles de América del Sur y otros capos de la droga africanos y europeos. Esta cooperación indudablemente tiene un efecto debilitante en la región, que ya es vulnerable, inestable, subdesarrollada y devastada por numerosos conflictos y problemas socioeconómicos. El aumento de la actividad criminal en la región subraya la necesidad urgente de tomar medidas para fortalecer la soberanía de los estados interesados. Porque es indiscutible que este tráfico en África occidental se está extendiendo como un reguero de pólvora por todo el continente africano.

 

El estancamiento geopolítico en el que Malí se encuentra actualmente es, sin duda, muy preocupante. Pero esta crisis que está sacudiendo al país también conlleva riesgos y, sobre todo, empeora la situación de seguridad en toda la región y brinda a los traficantes y terroristas más margen de maniobra.

La droga procedente de Marruecos golpea duro la región

¿Puede un país como Marruecos, el mayor productor y exportador de drogas en el mundo y la región, según informes de las Naciones Unidas y su oficina antidrogas, afirma estar luchando contra el contrabando de esta sustancia tóxica? ¿Puede un país que amenaza la paz y la seguridad en la región al apoyar a organizaciones terroristas en la región, especialmente en el Sahel y África Occidental, ser un modelo para la paz? Por supuesto que no, a lo largo de los años Marruecos ha estado practicando la política de falsificación y las maniobras sucias que ya preocupan a los expertos y centros de estudio e incluso a los pueblos de la región, pero a pesar de todo esto, este régimen todavía está reinventando su nueva política antigua, pensando que puede lograr lo que no pudieron lograr hace años.

Marruecos produce cerca de 40 mil toneladas de cannabis al año en una superficie de cultivo de 52.000 hectáreas, cifras que mantienen al país como principal productor y abastecedor de esta planta alucinógena, según el Informe de la UNDOC.

Origen: Terrorismo y Tráfico de drogas en el Sahel y Mali.