Tristeza, resignación y esperanza, por Ángel Alda | Somos Chamberí

Tristeza, resignación y esperanza, por Ángel Alda | Somos Chamberí

(…)

Vamos por el buen camino. Me falta un periodo de encierro de otros tres meses para llegar al peso que tuve en la mili cumplida en el desierto del Sáhara. Allí, entre la mala comida y la tortura de la instrucción policial que recibí, carreras por la saguia y desfiles por los pedregales de Hatarrambla, estaba hecho un pincel. Hablando del Sáhara no sabéis la ilusión que me ha hecho ver el vídeo que los niños saharauis han mandado a los españoles para darnos ánimo y fortaleza. Ellos si que saben de encierros. Desde 1976 llevan refugiados en un triste territorio argelino. Más que una verdadera cuarentena. Hagan lo posible por verlo.

(…)

Leer artículo completo en: Tristeza, resignación y esperanza | Somos Chamberí