Washington Post: «Los acuerdos de Trump en Medio Oriente son buenos para Israel. Pero implican malas compensaciones.»

Washington Post: «Los acuerdos de Trump en Medio Oriente son buenos para Israel. Pero implican malas compensaciones.»

 

Madrid, 19 Diciembre de 2020. – (ECSAHARAUI)
Por Salem Mohamed /ECS

Mohamed VI y Netanyahu /Agencias 

El acuerdo anunciado la semana pasada entre Israel y Marruecos tiene un carácter notablemente desigual. Al igual que varios otros acuerdos en Oriente Medio negociados por la administración saliente de Trump, implican el reconocimiento diplomático árabe de Israel, y grandes concesiones por parte de Estados Unidos en temas no relacionados. En el caso de Marruecos, el presidente Trump anunció el reconocimiento de EE.UU de la soberanía marroquí sobre el territorio del Sáhara Occidental, algo que Marruecos ha estado buscando durante décadas. También se comprometió a vender armas a Marruecos por valor de mil millones de dólares en armas, incluidos cuatro drones avanzados Reapers.
 
A cambio, el régimen del rey Mohamed VI acordó reabrir las oficinas de enlace que estableció por primera vez con Israel en 1994 y luego las cerró en 2002. También ofreció su compromiso de «reanudar las relaciones diplomáticas con Israel lo antes posible«. Esa fue una victoria sin duda para Israel, aunque modesta, y también representa un «avance significativo» para la intermediación de Trump en Medio Oriente.
 
Pero si hubo una ganancia para Estados Unidos en el acuerdo, no fue evidente. Por el contrario, el reconocimiento de la reivindicación de Marruecos sobre el Sáhara Occidental aisló a Washington de sus aliados europeos, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y decenas de naciones africanas, que han apoyado durante años las resoluciones del Consejo de Seguridad que piden un referéndum sobre el futuro de la ex colonia española.

 

El acuerdo también hace más probable el resurgimiento de la guerra total entre las fuerzas marroquíes y el Frente Polisario, que representa legítimamente al pueblo saharaui. También corría el riesgo de una mayor inestabilidad en la región del norte de África que ya estaba luchando por contener el terrorismo.

Trump y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ven los acuerdos diplomáticos como un sustituto de los acuerdos de Dos Estados con Palestina; pero no lo son. Mientras los palestinos vivan bajo ocupación, el futuro de Israel como Estado judío y democrático estará en peligro.

 

Mientras tanto, los sobornos que Trump ha hecho pagar a Estados Unidos para mejorar las relaciones con Israel son preocupantes. A cambio de una normalización parcial con Israel, la administración eliminó a Sudán, un antiguo refugio de Osama bin Laden, de la lista de patrocinadores del terrorismo del Departamento de Estado amenaza la seguridad. Ahora, Sudán amenaza con retirarse del acuerdo si el Congreso de los EE.UU no le otorga inmunidad frente a las demandas derivadas de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

La semana pasada, el Congreso dio su visto bueno a una venta masiva de armas por parte de la administración Trump a los Emiratos Árabes Unidos, que fue recompensada por reconocer a Israel con aviones furtivos F-35, así como drones y municiones avanzadas. La venta de $ 23 mil millones se llevó a cabo a pesar de que los Emiratos Árabes Unidos han estado usando su fuerza aérea para apoyar a los insurgentes que luchan contra el gobierno libio respaldado por la ONU, y junto con Arabia Saudita en Yemen, que ha sido acusada de crímenes de guerra.

La dispensa imprudente de Trump de estos favores dejará al presidente electo Joe Biden con decisiones difíciles. Querrá preservar los logros diplomáticos de Israel. Pero esos lazos reforzados también son de interés para los Estados árabes. No deberían exigir «quid pro quo» por parte de Estados Unidos sobre otros temas, especialmente cuando, como en el caso del Sáhara Occidental, son una mala política por sus propios méritos.

Vía: Washington Post
 

Origen: Washington Post: «Los acuerdos de Trump en Medio Oriente son buenos para Israel. Pero implican malas compensaciones.»