✍🏼 OPINIÓN | Un baño de realidad desde las entrañas

✍🏼 OPINIÓN | Un baño de realidad desde las entrañas

 

Mah Iahdih Nan.

ECS. Madrid. | El anacrónico régimen feudal marroquí, es un sistema cerrado, rígido y oscuro, donde las discrepancias se pagan con la vida, sino que se lo pregunten a Ben Barka, Oufkir, Dleimi y un sin fin de opositores que se quedaron en el camino solo por el hecho de disentir. La implacable ley de la sumisión que han instaurado los alaouis a base de una política de terror a lo largo de su historia, ha creado un sistema, llamado el Májzen, de control piramidal y que no duda en utilizar el pánico, el amedrentamiento y la intimidación como medidas disuasorias para acallar cualquier tipo de disidencia.

No obstante, y a pesar del férreo control y la siempre presente política del miedo que ejerce el Májzen sobre sus súbditos, siempre ha habido valientes marroquíes que han intentado (sin éxito claro) oponerse a la crueldad y brutalidad del Májzen. Estos días ha salido del armario el ex embajador de Marruecos en las Naciones Unidas, Khalil Haddaoui, con unas declaraciones atípicas en el mundo de la pleitesía y la obediencia, en un país como Marruecos, donde todo funciona a la búlgara. Es cierto que últimamente asistimos a un tímido goteo de elementos adscritos al régimen que expresan públicamente sus discrepancias, sin por ello, recibir los severos castigos de antaño. Es cierto también, que los métodos y técnicas de castigo del Májzen han evolucionado con los años y su brutalidad se transformó en condenas basadas en una justicia al servicio de los intereses del sistema, Es decir, lo que antes se solucionaba con la muerte del disidente, hoy se resuelve con sanciones prefabricadas, con el ostracismo, el exilio, la inhabilitación, la cárcel o los escarmientos sociales y económicos.

De todos modos el Sr. Khalil acaba de darle un soberano baño de realidad a sus amos del Májzen. Aunque no se sabe si lo hace de forma consciente y voluntaria, o empujado por algunos ajustes de cuentas internos dentro del sistema, que por otro lado suelen ser habituales. De cualquier manera, la discrepancia en un mundo, como el del Májzen, donde predomina la imposición y el vasallaje, siempre es bienvenida y constituye una ruptura con esa falsa uniformidad impuesta a la fuerza.

El Sr. Haddaoui, sin despeinarse desmontó la propaganda interna del Májzen en relación con el victorioso tuit de Trump, calificándolo de fracaso más que de victoria. Según él, el famoso tuit no cambia absolutamente nada; el Sáhara Occidental sigue figurando en la agenda de las Naciones Unidas como territorio no autónomo, pendiente de una descolonización, además de matizar que la declaración de Trump solo ha provocado la reacción adversa a Marruecos de países como Alemania, Rusia o España. En otras palabras, el Sr. Haddaoui le dijo al Májzen; El Sáhara no es, ni será nunca marroquí, mientras figure registrada en las Naciones Unidas como territorio No Autónomo, aunque exhibáis miles de tuis, de declaraciones y de consulados fantasmas.

El Sr. Haddaoui, en tono enfadado, llamó la atención, sobre la manipulación y el uso torticero que hace el régimen marroquí de la existencia de la República Saharaui, destacando que no puedes sentarte en las instancias de la Unión Africana con la República Saharaui y después decir »no reconozco a está República». El Sr. Haddaoui vino a expresar que el Májzen vive en una falsa burbuja imaginaria de negación de la realidad de los hechos.

El Sr. Khalil, criticó la errática y poco profesional política exterior del Májzen, que insulta a los países europeos, al llamarlos “a salir de su zona de confort”, cuando debería primero determinar cuál es la zona de confort de cada uno y después averiguar quién es el que debe abandonar esa zona; si los países europeos posicionados al lado de la legalidad y el derecho internacional, o Marruecos que lleva 45 años fuera de las normas y leyes internacionales.

En lo referente a sus relaciones con su vecino español, el Sr. Haddaoui, se mostró muy crítico con la política del Májzen al afirmar que el craso error de la apertura de las fronteras y la incitación a la emigración, transformó lo que podría ser una posición de fuerza de Marruecos ante la acogida del Presidente Saharaui Brahim Gali, por parte de España, en una posición injustificable de debilidad y aislamiento, por la torpeza e incompetencia de la política exterior marroquí.

Ojalá que este bofetón de realidad, desde dentro, que acaba de propinar el Sr. Khalil a sus amos del Májzen, sirva para que este intransigente y anticuado sistema, corrija su rumbo, su política y se avenga a respetar las normas que rigen las relaciones y la  convivencia entre los pueblos.

Origen: ✍🏼 OPINIÓN | Un baño de realidad desde las entrañas.