16.060 días construyendo una República: la historia de un pueblo libre

16.060 días construyendo una República: la historia de un pueblo libre
Madrid, 02 Mayo de 2020 ECS
Por Taleb Alisalem

Erase una vez un pequeño pueblo nómada que supo entender, domar y ser dueño del árido desierto del Sahara, este pueblo se movía siguiendo la lluvia haciendo de las nubes su único guía hacia un nuevo destino, en el camino cada pozo era un tesoro, una estación donde celebrar la libertad y el reencuentro con otros nómadas, intercambiaban noticias y acontecimientos, daban de beber a sus camellos y llenaban sus cantimploras naturales para continuar el viaje.

Tras elegir un lugar para su asentamiento creando un nuevo hogar en aquel infinito desierto se prendían las hogueras, se asaba la carne, se intercambiaban platos de dátiles y se saboreaba la leche de camella recién ordeñada. Recitaban sus poemas al rededor de la hoguera y sus cánticos rompían el silencio de la noche, el té, siempre presente, hacia que su velada sea “dulce como el amor” eterno como la brisa.
Eran pastores y poetas, eran maestros y aprendices, eran hombre y mujeres que supieron pulir en las piedras del desierto su identidad imborrable, eran Saharauis.

 

Ajenos a lo que acontecía de guerras mundiales, revoluciones industriales o potencias coloniales el pueblo saharaui se mantenía aferrado a su desierto pero por desgracia y como era de esperar un dia llegó la hostilidad disfrazada de hombre blanco que venía a comerciar, donde había trueque introdujo moneda, donde había asentamientos nómadas hizo ciudades, donde había oasis puso maquinas, donde había pozos puso carreteras y donde había libertad puso muros, donde había identidad no se pudo hacer nada pues “la identidad vive en el alma” decía un poeta del Sahara.

El colonialismo español llegó a las costas del Sahara Occidental sobre el año 1884, territorio que empezó a reclamar como suyo y en el cual se asentó poco a poco convirtiéndolo finalmente en lo que mas tarde se conoció como Sahara Español o provincia 53. Los saharauis se vieron obligados a luchar por recuperar su libertad y reclamar su independencia, no había lugar para el colonialismo o cualquier tipo de invasor que quisiese absorber la identidad saharaui o apoderarse de su territorio a la fuerza. El pueblo saharaui estaba mas despierto que nunca, consciente del colonialismo que sufrieron los pueblo africanos y la lucha de estos por recuperar su soberanía, sabían de la necesidad de un movimiento organizado que reclame y luche por un Sahara Occidental libre e independiente donde los saharauis recuperen lo que siempre les perteneció, su tierra.

El Frente Popular de Liberación de Saguia el Hamra y Rio de Oro (Frente Polisario) fue el movimiento de liberación creado por los saharauis para unificar su lucha contra el colonialismo y la ocupación, era su movimiento y su único representante. Jóvenes y ancianos, hombre y mujeres se unieron a las filas del Frente Polisario para expulsar al ocupante y al mismo tiempo preparar la creación de su propio estado independiente.

Por otro lado, España ideó su “plan perfecto” para abandonar el Sahara sin entregar su soberanía a sus dueños, los saharauis, este plan consistías en entregar el territorio al Reino de Marruecos que limita con el Sahara Occidental por el norte y a Mauritania que limita por el sur, de este modo España conservaría sus ingresos económicos del territorio colonizado y tanto Marruecos como Mauritania ganarían un territorio y unas excelentes relaciones de cooperación (saqueo) con España. El pueblo saharaui quedaría totalmente desamparado ya que España los había abandonado y entregado, los saharauis estaban solos frente a las tropas Marroquíes que venían por el norte y las tropas Mauritanas que venían por el sur.

El 27 de febrero de 1976 el joven saharaui y líder del Frente Polisario, El Wali Mustafa Sayed, anunciaba la proclamación oficial de la República Árabe Saharaui Democrática, ya no había vuelta atrás, el pueblo saharaui proclamaba su propio estado independiente y alzaba su bandera sobre las tierras del Sahara Occidental asegurando que ni España, ni Marruecos, ni Mauritania ni ningún otro país hará desaparecer la identidad saharaui o su derecho a extender su soberanía sobre sus tierras legitimas, el Sahara Occidental.

La resistencia fue dura, se perdieron muchas vidas en aquella guerra contra Marruecos y Mauritania pero los saharauis nunca se rindieron, su resistencia llevó a que Mauritania se retirara de aquella guerra pocos años después y anunciara oficialmente su reconocimiento a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), junto a Mauritania mas de 80 países reconocen a la RASD, este reconocimiento no solo es al estado legitimo del pueblo saharaui sino un reconocimiento a una lucha feroz y una resistencia ejemplar, la del pueblo Saharaui.

El 27 de febrero de 2020 han pasado 44 años desde que los saharauis proclamaron su república. Cualquiera que no siga este conflicto, pensaría que ahora los saharauis viven felizmente en su tierra libre e independiente, pensaría que todo ya está mas que solucionado y que la traición, la guerra y el sufrimiento que vivió este pueblo son cosas del pasado, de libros de historia… Lamentablemente no es así, los saharauis a día de hoy están separados por un muro construido por Marruecos tras invadir gran parte del Sahara Occidental, miles de ellos viven en campamentos para refugiados en el sur de Argelia desde hace mas de 44 años, otros cientos de miles viven al otro lado del muro, en la parte invadida por Marruecos. España sigue siendo legalmente la potencia administradora del territorio ya que nunca, ningún gobierno quiso asumir la responsabilidad del Reino Español sobre el Sahara Occidental e iniciar un plan de descolonización real y legal, la situación de los saharauis tanto en los campamentos de refugiados como en los territorios ocupados por Marruecos es dramática e inhumana y el silencio y complicidad tanto de los gobierno españoles como de la comunidad internacional es vergonzoso.

16.060 días después de proclamar su república el pueblo saharaui sigue construyendo su estado, sigue soñando con extender la soberanía de la República Árabe Saharaui Democrática sobre todos sus territorios, los saharauis siguen haciendo de la resistencia su bandera, siguen dando lecciones de honor y lucha, siguen aguantando las adversidades, los saharauis y pesé a tanto sufrimiento siguen tomando té sintiéndose nómadas que avanzan tras las nubes que les llevarán su próximo destino: un Sahara Occidental libre e independiente.

Origen: 16.060 días construyendo una República: la historia de un pueblo libre