Alia, la saharaui que no deja atrás la lucha de su pueblo – Diario de Avisos

Alia, la saharaui que no deja atrás la lucha de su pueblo – Diario de Avisos

 

La joven, que reside en Tenerife, explica a DIARIO DE AVISOS cómo ven sus compatriotas de menor edad el conflicto con Marruecos

“Lucha por tus derechos y salva a tu pueblo”. Esa consigna, que escuchó de una de las víctimas de la guerra de liberación del Sáhara Occidental, ha quedado grabada a fuego en la memoria de Alia, una joven que nació en los campos de refugiados de Tinduf y que actualmente reside en el Sur de Tenerife. A sus 21 años dice ser consciente de que su pueblo ha sufrido mucho, y para recordarlo cuenta con los testimonios de varios familiares, vecinos y amigos que, asegura, sufren cada día la opresión del Gobierno marroquí en el territorio ocupado.

En esta primera entrega del reportaje que DIARIO DE AVISOS publica sobre su vida y experiencias, relata qué es lo que se percibe en ambos lugares y qué piensan los saharauis de menor edad sobre un conflicto que se volvió a recrudecer el pasado mes de noviembre.

(…)

TERRITORIO OCUPADO

(…)

En esa jornada se disputaba la final de la Copa Africana de fútbol entre Senegal y Argelia, todo un acontecimiento. Ella, que vivía un poco de lejos, solo sabía que daba comienzo a las ocho de la tarde, y dos horas antes se desplazó a un mercado cercano para comprar comida. Nada fuera de lo normal. Entonces aparecieron los coches blindados de policía. “Parecía que iba a estallar una guerra. Me asusté porque era una imagen que nunca había visto, pero la gente que estaba allí lo veía con naturalidad”, dice. No obstante, lo peor llegaría una vez concluyera el encuentro. Argelia se alzó con el triunfo, y el Reino de Mohamed VI no vio con buenos ojos el júbilo de los aficionados. Arrancaron las cargas policiales.

(…)

Alia, acostumbrada a la paz del Sáhara, no pudo evitar sentirse nerviosa: “Estaba temblando y lloré. Mi tío abrió la puerta a un par de niños y empezaron a entrar muchísimos que eran perseguidos”. Aunque lo que más le llamó la atención es que su familia no parecía inmutarse: “Ellos ya estaban acostumbrados, y me dijeron es lo más suave que puedes ver”. Allí se dio cuenta de que “prefiero mil veces vivir con lo mínimo en el Sáhara que tener esa falta de seguridad todo el tiempo; saber que pueden entrar en mi casa en cualquier momento, hacerme lo que quieran, y no va a haber nadie que mueva un dedo por ti. Es una dictadura pura y dura”.

EL TÍO DE ALIA, EL RAPERO ACTIVISTA SAID LILLI ‘FLITOX’, MURIÓ EN UNA PATERA

(…)

Lee el muy interesante artículo completo en el original de Diario de Avisos: Alia, la saharaui que no deja atrás la lucha de su pueblo