Argelia y Marruecos: El casus belli que provocó la ruptura de relaciones

Argelia y Marruecos: El casus belli que provocó la ruptura de relaciones

 

 
Por Lehbib Abdelhay /ECS – TSA 
 
Argel (ECS). – Mucho se ha leído sobre la ruptura de relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos, anunciada oficialmente el pasado martes 24 de agosto por Argel.
 
Esta decisión extrema siguió a varios «actos hostiles» de las autoridades marroquíes -al menos tres- desde mediados de julio, según el ministro de Asuntos Exteriores, Ramtane Lamamra, que anunció este martes la noticia de la ruptura.
 
Primero fue la nota del embajador del reino ante la ONU, apoyando formalmente «la autodeterminación del valiente pueblo de la Cabilia», seguida de la revelación del caso del espionaje Pegasus, que apuntaba principalmente a ciudadanos argelinos y altos funcionarios, y finalmente la voluntad de Marruecos de involucrar a Israel en sus disputas con Argelia. ¿Cuál de estos tres actos constituyó un casus belli a los ojos de Argel y provocó la ruptura de las relaciones entre los dos vecinos?
 
Para Abdelaziz Rahabi, exministro y ex embajador de Argelia en Madrid, fue el apoyo de Marruecos al separatismo en Argelia, lo que fue la gota que colmó el vaso, un acto que no fue posible dejar pasar.
 
El 14 de julio, con motivo de una cumbre del Movimiento de Países No Alineados, el embajador de Marruecos en Nueva York entregó a los representantes de los países miembros del movimiento una nota en la que se pronunció a favor de la autodeterminación de Cabilia. Argelia inmediatamente condenó la «deriva peligrosa», llamando a su embajador en Rabat y exigió una explicación.
 
La independencia de Cabilia es defendida por el Movimiento para la Autodeterminación de Kabylia (MAK), una organización con sede principalmente en el extranjero y clasificada como «terrorista» por las autoridades argelinas desde mayo de 2021. MAK fue acusada de estar detrás de los incendios que provocaron el caos en varias regiones del país este verano, así como el linchamiento a muerte del joven Djamel Benismail el 11 de agosto.
 
“La ruptura debería haber ocurrido el mismo día que el Embajador entregó su nota. Es un acto de extrema gravedad. Las autoridades argelinas, sin duda, han postergado las cosas para dar tiempo a sus homólogos marroquíes para que se expliquen y también para que no parezcan apresuradas», dijo Rahabi en una entrevista con el digital argelino TSA.
 
Entre la salida de tono del embajador Omar Hilale y el anuncio de la ruptura han pasado 40 días. Mientras tanto, hubo dos discursos del rey Mohamed VI, el 31 de julio con motivo de la fiesta del trono y el 20 de agosto con motivo de la conmemoración de la revolución del rey y del pueblo, pero en ninguna se dio respuesta a las solicitudes de Argel, al contrario, pidió la reapertura de las fronteras entre ambos, cerradas desde agosto de 1994.
 
Además otros dos «actos hostiles» siguieron mientras tanto, el asunto Pegasus y las declaraciones del jefe de la diplomacia israelí desde territorio marroquí.
 
«Esta es la historia que se repite» Dos hechos que agravaron aún más la situación pero que no constituyen un casus belli en sí.
 
“Argelia se vio obligada a separase y no se le dio otra opción, especialmente con la nota del embajador marroquí en la ONU. Sobre todo, estaba muy descontenta con la falta de explicación de Marruecos ”, agregó Rahabi.
 
La respuesta marroquí llegó, pero muy tarde, es decir, tras la oficialización de la ruptura. El jueves 26 de agosto, el primer ministro marroquí, Saadedine El Otmani, explicó que el contenido de la nota de Omar Hilale «no era una posición política (de Marruecos), sino una reacción dialéctica».
 
Esta nota «compromete al rey y a todas las instituciones del Estado marroquí», respondió Ammar Belani, ex embajador de Argelia en Bruselas, acusando a El Othmani de «intentar engañar a todos con declaraciones falsas».
 
Incluso si se llama «nota verbal» en la jerga diplomática, de hecho es un documento escrito que, por lo tanto, vincula al Estado marroquí, confirmó el diplomático Abdelaziz Rahabi.
 
Para él, es «la historia que se repite». En 1994, Argelia cerró las fronteras entre los dos países tras la imposición de visados ​​a ciudadanos argelinos y las graves acusaciones marroquíes tras un ataque en Marrakech.
 
Antes de este episodio, se produjo la retirada marroquí de sus compromisos en cuanto a la resolución de la cuestión saharaui y la construcción del Magreb.
 
El ministro de Asuntos Exteriores, Ramtane Lamamra, enumeró extensamente, durante la rueda de prensa posterior al anuncio de la ruptura, los numerosos actos hostiles de Marruecos frente a Argelia desde la independencia.
 
En una entrevista con la agencia APS el jueves pasado, Abdelaziz Rahabi se preguntó si no habría en esta escalada «un apoyo incondicional o benevolente de los países aliados de Marruecos». «Esta pregunta plantea la oportunidad de reexaminar con serenidad, y teniendo en cuenta nuestros intereses, todas nuestras relaciones con estos países”, zanjó.
 
Otra fuente sostiene que si hay una «revisión» de las relaciones, podría afectar a Francia, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos.
 
De cualquier manera, es poco probable que los intentos de mediación de Arabia Saudita, entre otros, tengan éxito. “Aún es prematuro. No se realiza la mediación el día después de una ruptura ”, dice Rahabi.
 
Arabia Saudita sabía que las relaciones entre Argelia y Marruecos habían llegado a un punto sin retorno, pero no utilizó su peso para evitar la ruptura, como hizo en el pasado. De hecho, los nuevos y jóvenes líderes de los países del Golfo no tienen la misma percepción de Argelia que sus mayores, quienes conocían el aura y el alcance de la revolución argelina.
 
Además, los países del Golfo ahora tienen agendas políticas en el norte de África en general, lo que no era el caso en los años 80 ó 90. Los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, juegan un papel clave en la crisis de Libia, apoyando al mariscal Khalifa Haftar, y se convirtieron en partidarios de la normalización con Israel. Además, según señaló la Inteligencia saharaui, los Emiratos también están ayudando a Marruecos en la guerra del Sáhara Occidental a través de drones y formación. Varios miembros de su ejército fueron heridos en un bombardeo saharaui.
 
Se necesitarían condiciones previas y gestos de apaciguamiento de ambos países para abrir la puerta a una posible mediación. Argelia y Marruecos, cuyas relaciones diplomáticas eran casi inexistentes antes del 24 de agosto, todavía están en desacuerdo.

Origen: Argelia y Marruecos: El casus belli que provocó la ruptura de relaciones.