Argelia y Tanzania expresan su apoyo a una solución basada en el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación