Por Lehbib Abdelhay/ECSLas mujeres en el Sáhara Occidental ocupado tomaron hoy lunes a las calles de El Aaiún, bajo la represion policial marroquí. Según reportan medios locales saharauis, la Policía marroquí todavía no ha intervenido contra la asentada pacífica.

Según Equipe Media, organización de destacados activistas saharauis que emiten desde la capital, la asentada pacífica es por solidaridad con la activista saharaui encarcelada, Bamba Lafkir.

La violencia contra la mujer saharaui en los territorios bajo ocupación marroquí, es una de las violaciones de los derechos humanos más reiterada y que cada vez afecta a un mayor número de personas. Miles de mujeres saharauis en el Sáhara Occidental son víctimas de violencia por parte de las fuerzas marroquíes por razón de su pensamiento político. Los datos arrojan una realidad preocupante, las diferentes organizaciones saharauis y asociaciones que trabajan sobre el terrerno indican que anualmente más de 200 mujeres saharauis de diferentes edades han sido encarceladas, torturadas y/o asesinadas.

Pero la violencia contra la mujer en el Sáhara ocupado está cargada de cifras ocultas. Según una encuesta de Violencia contra la Mujer Saharaui en El Aaiún, el 15% de las mujeres de las diferentes edades que viven en los Territorios Saharauis han sufrido violencia física ejercida por policías y agentes en los últimos año. Si se extrapola el porcentaje a la población femenina estaríamos hablando de más de la mitad de mujeres que viven bajo la ocupación. Sólo en lo que va del 2018, más de 150 mujeres han sufrido violencia física por participar en las manifestaciones y las protestas pacíficas.

La ocupación marroquí ha dividido al pueblo saharaui y su territorio en dos a través de un muro rodeado de soldados, alambradas y millones de minas antipersona que perpetúan la etapa en la que Marruecos bombardeaba a la población saharaui con Napalm y Fósforo blanco con el objetivo de hacer una limpieza étnica del pueblo saharaui, como lo sigue haciendo hoy en día a través del encarcelamiento, secuestros y asesinatos de jóvenes y activistas solo por el hecho de reivindicar el derecho a la libertad.