#Balance2022: el año de la traición del socialismo español al pueblo saharaui

#Balance2022: el año de la traición del socialismo español al pueblo saharaui

España no puede sustraerse unilateralmente de sus responsabilidades jurídicas frente al Sáhara Occidental y su pueblo, siendo potencia administradora del Territorio a la espera de la descolonización del mismo. Tampoco puede dar la espalda a sus responsabilidades políticas, ya que es el principal responsable del sufrimiento del pueblo saharaui, y de hecho de todos los pueblos de la región, que hasta ahora no han podido disfrutar de la estabilidad debido a la herida abierta por España en 1975, y que sigue envenenando las relaciones de los pueblos y países de la región.


Ya en el 2004 cuando llegó al Gobierno Zapatero, intentó como dijo “arreglar” el conflicto del Sahara y fue utilizado empujándole a proponer una reunión cuatripartita, tratando de reunir en Marsella a los Gobiernos de Francia, España, Marruecos y Argelia, al margen del Frente Polisario y cocinar una solución que no contemplase los derechos del pueblo saharaui. Argelia se preguntó que no entendía una reunión al margen de los verdaderos protagonistas del problema. Así empezaron las propuestas “novedosas” ingeniadas por algunos ingenieros de la estrategia política mundial que se encuentran allende los mares y que eligen al ex-presidente del Gobierno español como el ejecutor del trabajo sucio para colorearlas allá donde se presente.

Ni la “realpolitik”, ni los intereses personales pueden justificarlo todo máxime cuando estas personalidades lo tienen todo garantizado con los impuestos de los españoles como ex-altos funcionarios del Estado.


Mientras pide el respeto al derecho internacional en Ucrania y condena enérgicamente a Rusia, Madrid pisotea a los que algún día fueron nacionales con escaños en el Congreso y arrolla con los principios del derecho internacional al apoyar la solución que propone la fuerza ocupante para el territorio que ocupa. Es decir, España apoya, encubre y asiste a un autor de un crimen internacional como es el Reino de Marruecos, al impedir la libre expresión de un pueblo sometido a dominación colonial e inscrito en la Agenda de Descolonización de la ONU desde 1963.


El periodista, de nacionalidad española, había decidido viajar a su tierra natal para despedirse de sus queridos, después de los últimos informes médicos poco halagüeños, sin embargo, apenas pisó tierra, fue sorprendido por una fuerte presencia policial, que impidió cualquier acercamiento o amago de bienvenida.

Según testigos, dos horas después fue detenido, y conducido por la fuerza para luego ser devuelto inmediatamente, sin acompañante, al aeropuerto de Las Palmas de Gran Canarias. Recién llegado a tierras canarias, ha sido ingresado de forma urgente en el Hospital Universitario de Gran Canarias Doctor Negrín. Su estado reviste gravedad. Se le ha privado de su derecho a estar acompañado por sus allegados en momentos tan delicados como estos.


–A mi entender Pedro Sánchez ha dado un paso que tendrá graves consecuencias para el futuro del pueblo saharaui y la ejecución de su derecho a la autodeterminación avalada por Naciones Unidas. Yo no lo entiendo de otra forma que una traición al pueblo saharaui. De todas formas, la traición de Sánchez al pueblo saharaui es la del PSOE, nada nuevo. Yo en 2010 rompí mi carnet socialista al entender que se estaba evolucionando de una forma muy negativa en este tema. Ahora lo único que se ha hecho es verbalizar algo que en el fondo siempre ha pensado la mayoría de los dirigentes del PSOE, que al pueblo saharaui lo que le conviene es hacer lo que ellos creen que debe hacer: aceptar la situación de Marruecos y olvidarse de un referéndum de autodeterminación y de independencia. Por eso es traición de Sánchez y es traición del PSOE. Algo histórico, pero que ahora se ha verbalizado de una manera, seguramente por las circunstancias geopolíticas desde que Trump aceptó en 2020 la marroquinidad que llaman ellos del Sáhara Occidental, que Francia siempre está presionando y que las instituciones europeas cada vez hacen menos caso al derecho internacional y más caso a los intereses, bastardos en este caso, de Marruecos.


La web de la embajada de Marruecos en Madrid divide en dos colores su territorio de los del resto de países vecinos. Aplica la misma tonalidad (un amarillo suave) a Mauritania, Argelia y España, incluida las Islas Canarias, pero no a las dos ciudades autónomas españolas, y menos al Sáhara Occidental, que ocupa desde la salida de España en 1975.

Respecto al Sáhara Occidental, la embajada destaca en su web que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos aprecia altamente las posiciones positivas y los compromisos constructivos de España sobre la cuestión del Sahara, contenidos en el mensaje dirigido al rey Mohamed VI por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. «Los términos de este mensaje permiten prever una hoja de ruta clara y ambiciosa con el fin de inscribir durablemente la asociación bilateral en el marco de los nuevos parámetros y bases destacados en el discurso real del 20 de agosto», añade el texto del Ministerio.



https://noteolvidesdelsaharaoccidental.org/