Ban Ki-moon: «No había forma de enmendar mi relación con el rey Mohamed VI»

Ban Ki-moon: «No había forma de enmendar mi relación con el rey Mohamed VI»
 

Por Sidi Maatala/ECS 

Madrid (ECS).- El exsecretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, habló extensamente sobre la cuestión del Sáhara Occidental y su disputa con Marruecos en las páginas 67 a 70 de su libro publicado recientemente por la universidad estadounidense Columbia University Press.

El ex jefe de la ONU enfatizó que Marruecos había rechazado desde el principio su deseo desenfrenado de tomar la posición de visitar el Sáhara Occidental ocupado y reunirse con la misión de la MINURSO para ofrecer su agradecimiento personal al personal del contingente de mantenimiento de la paz desplegado en la zona desde 1991.

Según revela Ban Ki-moon, Marruecos continuó intentando arrastrarlo para que fuera recibido por el Rey en las Zonas Ocupadas del Sáhara Occidental, a lo que él se negó rotundamente. Un poco antes de finalizar su mandato, y con un serio sentimiento de frustración, Ban Ki-moon dejó en claro que finalmente ha visitado la región. Una de sus prioridades era visitar a los campos de refugiados saharauis, ya que viven en duras condiciones, sujetos a un calor abrasador y fuertes tormentas de arena, y dependen en gran parte de la ayuda humanitaria extranjera para satisfacer todas sus necesidades, incluida la alimentación.

Esto lo dejó profundamente afectado por las duras condiciones que padecen los refugiados saharauis, y no parece, según él, que haya un final a la vista para este conflicto. En sus memorias, el ex jefe de la ONU dijo que miles de niños nacieron en estos campamentos y crecieron allí. Ban Ki-moon explicó en detalle su visita al campamento de Smara y cómo veinte mil personas congregadas al borde de la carretera se alinearon alrededor de su caravana para hacerle saber su enojo. Haciendo hincapié en cómo vio y sintió su ira reprimida por las condiciones que los obligaron a vivir en estos duros campamentos, así como su ira porque las Naciones Unidas no habían logrado poner fin a su lucha contra Marruecos.

Ban Ki-moon dijo en su libro que estaba sorprendido y avergonzado ver a tantos jóvenes enojados portando pancartas como «No a cuarenta años de ocupación», «¡injusto!» y las «Naciones Unidas son deshonestas».

Explicó cómo podía escuchar a los manifestantes cantando y gritando consignas, algunos de ellos corriendo hacia su vehículo para mostrarle fotografías de cadáveres ensangrentados. Ban Ki-moon dijo que su visita a la región se produjo dieciocho años después de la visita de Kofi Annan realizada en 1998, que tuvo lugar en el comienzo de su mandato.

El gobierno marroquí le molestó su visita por la atención mediática generada tras el viaje del ex secretario generale de Naciones Unidas a la zona. A pesar de sus sentimientos y fatiga, agrega Ban Ki-moon, «fui directamente a la rueda de prensa programada».

En respuesta a la pregunta de un periodista, respondió: “Me entristeció profundamente ver tantos refugiados, especialmente los jóvenes que nacieron en estos campamentos. Los niños que nacieron al comienzo de esta ocupación tienen ahora cuarenta o cuarenta y un años”. Recalcó que era muy consciente del impacto de la frase «ocupación» para los marroquíes, pero que le afectó mucho lo que vivió en esta visita y estaba tan lleno de sentimientos que habló sin censura.

Aunque dijo que en realidad solo dijo la verdad, el rey Mohamed VI inmediatamente denunció lo expresado por el ex jefe de la ONU, y describió el uso de esa palabra (ocupación) como «deliberado y premeditado».

días despúes, Marruecos decidió expulsar a la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), lo que debilitó su tarea en el territorio y puso fin a su contribución financiera a las operaciones de mantenimiento de la paz, estimada en 3 millones de dólares anuales. Luego, cerca de un millón de marroquíes se movilizaron para manifestarse en todas las ciudades marroquíes para denunciar las declaraciones de Ban Ki Moon.

Ban Ki-moon agregó que después de su regreso a Nueva York, exactamente el 15 de marzo, recibió al canciller marroquí Salaheddine Mezouar, quien le ordenó con rudeza que se disculpara con su gobierno y su rey, a lo que Ban Ki-moon se negó y le explicó que durante una década de mandato en las Naciones Unidas nunca había visto ni escuchado un comportamiento tan grosero y el comportamiento degenerado de un estado miembro contra el Secretario General de las Naciones Unidas, lo que lo llevó a instruir a su oficina de prensa para que emitiera un comunicado en un lenguaje aún más fuerte expresando su asombro por las declaraciones de los funcionarios marroquíes y su “profunda decepción y enfado” por las manifestaciones que atacaron deliberadamente su personalidad.

El comunicado de Ban Ki Monn también indicó que tales ataques son un desprecio hacia el Secretario General y las Naciones Unidas. No había forma de reparar mi relación con el rey Mohamed VI. Y los funcionarios marroquíes no se recuperaron del todo del impacto de su franqueza, aunque nunca se disclupó porque solo dijo la verdad.

Origen: Ban Ki-moon: «No había forma de enmendar mi relación con el rey Mohamed VI»