Brahim Salem Buseif | OPINIÓN – El navío imperturbable

Brahim Salem Buseif | OPINIÓN – El navío imperturbable

Brahim Salem Buseif – Embajador de la RASD en Nigeria

 

ECS. Abuya. | En nuestra prolongada, ardua y heroica guerra de liberación, la Unidad Nacional, concebida y edificada por la sabiduría y la visión de largo alcance del mártir El Luali Mostafa Sayed, proclamada el 12 de Octubre de 1975, simboliza el Arca de nuestra salvación, nuestro Navío de combate y constituye la fortaleza de la que depende nuestra propia existencia como pueblo. Un logro de semejantes dimensiones e importancia debe estar defendido, tanto de los abordajes como de los sabotajes internos del enemigo.

Desde el relato, por Homero, de la victoria de los griegos en Troya, mediante un artilugio en forma de caballo de madera, los contendientes en las guerras siempre han utilizado estratagemas para penetrar las filas y las fortificaciones enemigas que opongan fuertes resistencias a la dominación y resulten inexpugnables a los ataques externos.

Nuestro enemigo, al ser consciente de que ”un pueblo unido jamás será vencido,” no se olvida de utilizar la divisa colonial de ”divide y vencerás” y sabiendo, como bien sabe, que nuestro talón de Aquiles es el tribalismo, lo convierte en su caballo de Troya para dividir al pueblo.

En las zonas ocupadas, donde la población indefensa y sujeta a una represión sistemática está a la merced de las autoridades de ocupación, el majzen marroquí fomenta e induce a cada tribu a la práctica pagana de las peregrinaciones hacia los mausoleos y a las ceremonias y ritos de adoración a los muertos., práctica de idolatría, ya cíclica, tendiente a exacerbar la división tribal, cuyo fin político es, al final de cada procesión, rendir pleitesía al rey invasor copiando el texto de una misiva redactada en su palacio, leyéndola en público y devolviéndosela a Su Majestad (¡sí, como la carta de Pedro Sánchez!)

No obstante, el pueblo comprende el objetivo de tales tentativas y se protege aferrándose al pacto sagrado de la Unidad Nacional.

Nuestro enemigo, el rey Mohamed VI, en su demencial empeño de destruir a nuestro Navío, también recurre a piratas europeos a sueldo, por medio del ”¡diálogo de civilizaciones!” de Rodríguez Zapatero, como algún antecesor suyo hiciera con mercenarios españoles para saquear a Tumbuctu.

Llegan noticias, éstos días, de la salida de una carabela y un velero bergantín, tripuladas por Zapatero y Bono desde Hispania hacia las Islas Afortunadas, a toda vela, pero sin el aval de Espronceda, con varios cañones por banda, que nadie teme ya que sólo disparan un fétido fogueo al carecer, sus discursos, de los proyectiles de la legalidad, la justicia y la razón.

Zapatero, el que fuera presidente del gobierno español por casualidad, el 9uijote del ”diálogo de civilizaciones ”y su escudero Moratinos (careciendo de la sensatez de Sancho) se han convertido en los aduladores del rey moro, Mohamed Sexto. Es fácil imaginar la esencia del diálogo ”civilizado ”entre Mohamed VI y Zapatero: Mohamed VI ”yo te doy dinero, bebemos vino, halagas a mi majestad y, en España, me facilitas el camino ”y Zapatero respondiendo ”¡vale!”

Afortunadamente para la humanidad, Zapatero no representa a la civilización occidental o cristiana como, tampoco, Mohamed VI la islámica o oriental, ello supondría una enorme aberración., de hecho, el presuntuoso sobrenombre del rey, el sediciente título de ”emir de los creyentes”, dada su actitud, comportamiento e imagen, es una injuria al islam y un sacrilegio para los musulmanes. Tiene en común con Zapatero esa presuntuosidad ridícula.

A la misión aduladora y de blanqueo de imagen, escribiendo odas al rey, que Ilevan a cabo Zapatero y Moratinos se ha unido, el otrora amigo de los saharauis, José Bono quien, ahora, prescinde de los votos de simpatizantes socialista con la causa saharaui, así como de las familias de acogida de las ”vacaciones en paz” en Castilla la Mancha.

Es lamentable, pero desde que Felipe González sembró las semillas de la traición al pueblo saharaui y la corrupción, éstos males vienen siendo un virus que contagia en la dirección del PSOE. Hace algunos años que el diámetro de las puertas giratorias ha aumentado y ya no se limita a la geografía de España, es un hecho conocido que ahora Ilega a la orilla sur del mediterráneo. El tirano vitalicio en Rabat considera a los gobiernos democráticos como desechables, por el poco tiempo que permanecen en el poder, y los seduce con la carnada de un cómodo colchón de dádivas, que no se declaran a hacienda, donde caer y, está visto, que algunos la muerden. Ya es hora de que alguien en España corrija la deriva de sumisión a los chantajes del rey moro, ”A fuerza de villano, hierro en mano”.

Se ha sabido, que el velero bergantín de Bono y la carabela de Zapatero, contratados por el rey moro, vienen, también, con la urgente misión de socorrer la tripulación de una patera, y algunas canoas, que habrían naufragado en las costas de Canarias llegando, como es de suponer, de Marruecos. AI parecer, los desgraciados náufragos además de perder el norte, debido al mareo en un mar agitado, perdieron los papeles y la memoria y no saben a qué país pertenecen. Se prevé que una ONG los acoja en un centro para emigrantes ilegales, Iugar en el que Zapatero y Bono les ofrecerán una verbena.

Sin embargo, como nuestros hermanos canarios ya han dicho, todo éste ruido, no es más que una farsa. Efectivamente, semejantes rodeos y tantas sandeces, no son si no las manifestaciones de una traición anunciada. Esos vaivenes, movimientos y saltitos son ejercicios de calentamiento necesarios para practicar la difícil genuflexión, en la humillante ceremonia de postración para besar las babuchas del tirano rey agresor.

La agenda de la reunión, es decir, el guión de la obra teatral, contenida en un pergamino con el sello de la casa real marroquí que trae consigo uno de los náufragos y que a mí me revelaron los oráculos, decreta que Zapatero les diga a los asistentes: ”el país que debéis elegir como destino ha de ser Marruecos, es el mejor del mundo, es un país muy democrático donde se respetan los derechos humanos y donde podéis gozar todos los vicios…”

Como sé que el sr Zapatero no es elocuente y más que hablar, gesticula con brazos y codos tratando de moldear un concepto en el aire, le quiero regalar una frase que había oído años atrás, muy idónea para su conferencia: ”Rabat no es Roma, Rabat sí paga a traidores.” El autor de ésta acertada afirmación estará en la sala pero, no se preocupe, no se atrevería a acusarle de plagio. Algunos de los presentes, incluso, pueden corroborar esa información al estar recibiendo un sueldo por haber dejado de resistir a la ocupación.

El guión también manda que Bono hable y el Sr. Bono, que suele presumir de franqueza, se sale un poquito del guión al decir ”Ejque (léase es que) mis amigos los sajarauis han realizado enormes sacrificios, padecido muchos sufrimientos y tratos inhumanos, pero es mejor que se rindan y, así, ¡acabamos con esta tragedia y sufrimiento de una puta vez, coño!” Añadiendo, ”por otra parte, yo en tanto que español que vela por los intereses de mi nación, no quiero que, en los anales de la historia, hagan competencia a la mítica resistencia de nuestra Numancia., pero que conste, que yo quiero mucho a los sajarauis porque alguna responsabilidad de su trágica situación sí que tenemos ¿eh?.”

La marcha, la legítima lucha del pueblo saharaui, continuará por mucha bruma que los falsos dioses pongan para oscurecer los albores de un horizonte halagüeño.

Aquellos que reniegan a sus principios e ideales, traicionando al pueblo, saliendo del pacto de la Unidad Nacional y se rindan al enemigo, habrían declinado y abandonado el Arca de la salvación y fenecerán ahogados en un diluvio de infamias. ¿Habrán olvidado la sentencia, muy arraigada en nuestra cultura, de que ”Más vale un muerto admirado que un viviente despreciado”?

¡Cuánta alegría, satisfacción y orgullo nos produce ver, escuchar y leer a jóvenes patriotas de las nuevas generaciones defendiendo a su causa con alegatos, que se sustentan en la justicia y el derecho internacional y esgrimiendo con destreza argumentos sólidos y contundentes! ¡Son los bravos y aguerridos mosqueteros que protegen a nuestra Nave, de la proa a la popa, de corsarios y piratas enmedio del oleaje! Son la garantía del relevo, que ya participan en la epopeya del pueblo.

Siempre hemos asumido que nuestra lucha será de generaciones y que, en esta selva moderna, para existir hay que resistir, ya no es como antaño que bastaba con pensar.

Desafiando un sinfín de adversidades, atravesando las tempestades, las tormentas y los huracanes de la guerra fría y a pesar de que antiguos aliados se hayan dejado sobornar por el enemigo y de que algún tripulante haya sucumbido a los engañosos cantos de las sirenas marroquíes, a pesar de la traición de unos y el abandono de otros, nuestro Navío, enarbolando la bandera de la República Saharaui, navega imperturbable hacia el triunfo, contra viento y marea, con rumbo bien determinado, sin desviarse ni a estribor ni a babor, dirigido por su indiscutible capitán, el Ulises de la odisea saharaui: FRENTE POLISARIO.

Origen: OPINIÓN | El navío imperturbable.