Bubisher CINCO GLOBOS PARA LUNA

Bubisher CINCO GLOBOS PARA LUNA

Este proyecto surge como un capricho, un capricho personal. Me hacía ilusión editar un libro. Ya había plantado algunos árboles, había tenido dos hijos, me faltaba publicar un libro.

Cuando Luna, mi nieta cumplió 5 años, escribí este cuento como regalo para ese día.

Enseguida empecé a soñar con verlo ilustrado y ya sabía quién lo iba a ilustrar, mi amiga Inmaculada Rumí, arquitecta de profesión y una acuarelista maravillosa. Le conté el proyecto y no se pudo resistir, aceptó enseguida, eso sí, sin dejar de decir que ella no era ilustradora.

Le envié el texto y todas las acotaciones posibles.   En la última página le dije interpretación libre de la artista. Pronto me enseñó unos bocetos en un cuaderno de campo. Me encantaron. Para mí, aquellos borradores me parecieron estupendos y los hubiera aceptado como definitivos. Pero no, eran eso, sólo unos bocetos y después ya vendrían los definitivos.

Recuerdo la emoción la noche que llegó a casa con los definitivos y me quedé sorprendida de como había captado con sus pinceles justo lo que yo había imaginado. Había captado la esencia de la historia, esa niña ensimismada en sí misma, sumida en sus pensamientos, en su mundo de fantasía y en la búsqueda de su camino.

(…)

Leer texto completo en el original: Bubisher CINCO GLOBOS PARA LUNA