Bubisher LO IMPOSIBLE Y LO NECESARIO

Bubisher LO IMPOSIBLE Y LO NECESARIO

 

A primera vista parece imposible, es verdad. Son ya cuatro las bibliotecas públicas del Bubisher en los campamentos, y poco a poco hemos ido elevando el listón. Este es el patio de la nueva biblioteca de Ausserd. Imaginad cuando, pronto, tenga la sombra de cuatro moringas, y flores, y mariposas libando en ellas. Imaginad ese patio con cuatro o cinco jóvenes hablando de poesía en la mesa central, un grupo más amplio en el anfiteatro, ensayando una obra de teatro, un lector debajo de una sombra fresca, y dentro, en la biblioteca, el ajetreo de siempre. Nada de eso pasaría si no la hubiéramos levantado, claro, y no se hundiría el mundo. Pero el mundo, o al menos Ausserd, será más hermoso. La biblioteca de Ausserd era la más modesta, pero su “jefa”, Gajmula, la hizo crecer por dentro, plantó adelfas, moringas y acacias, creó un jardín que ha sido la inspiración de otros, y así, con su enorme fuerza, nos convenció para levantar la nueva. Cada hoja de las adelfas, la hoja de un libro, cada flor un nuevo lector. Nos decía hoy mismo Limam Boisha: cuando pongáis las fotos, no os olvidéis de decir que todo eso no ha venido del aire, que ha venido del esfuerzo de muchos, de muchísimos, euro a euro, ladrillo a ladrillo. Y eso es lo más bello de esta historia, tiene razón, porque lo que es imposible para cualquiera de nosotros solo, es mucho más fácil cuando todos nos unimos para hacerlo realidad. Los de aquí no podremos estar para su inauguración, que será muy pronto, pero estarán los imprescindibles: los saharauis, Bibliotecarias y niños, jóvenes, adultos, personas mayores. Y en su sonrisa habrá una sentencia: “Aunque no lo supiéramos, era necesaria.»

Origen: Bubisher LO IMPOSIBLE Y LO NECESARIO