Cómo Marruecos, con el aval del gobierno de Sánchez, está torturando a activistas saharauis en el Sáhara Occidental

Cómo Marruecos, con el aval del gobierno de Sánchez, está torturando a activistas saharauis en el Sáhara Occidental
 
Activistas saharauis de Bojador en declaraciones a MEE denuncian que han sufrido palizas y amenazas por su campaña emprendida para liberar a su colega en arresto domicilio, Sultana Jaya, una activista del Sáhara Occidental que lleva más de un año en arresto domiciliario en su casa.

Redacción

Madrid (ECS).- Las fotos compartidas por Mbarka Mohamed al-Hafiz y Fatima Mohamed al-Hafiz pintan una imagen cruda del abuso que las hermanas denuncian haber sufrido a manos de la policía marroquí.

Las dos mujeres, activistas de la ciudad de Bojador, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos, todavía están cubiertas de cortes y magulladuras y actualmente atrapadas en sus casas, enfrentando, según denuncian, más brutalidad por parte de los servicios de seguridad que todavía están monitoreando cada una de ellas.

 

Tanto Mbarka como Fatima forman parte de un grupo de mujeres activistas que habían estado haciendo campaña en nombre de otra destacada activista de derechos humanos, Sultana Jaya. Las hermanas se describen a sí mismas como provenientes de una «familia política», con un hermano que cumple una sentencia de prisión de 10 años por su activismo por la independencia del Sáhara Occidental.

Jaya, que se encuentra bajo arresto domiciliario efectivo desde noviembre de 2020, es miembro de la comunidad saharaui, el pueblo original del Sáhara Occidental que aboga por la independencia de su territorio. “La mayoría de las veces me golpearon en la cabeza y hasta el momento tengo dolores en la cabeza. También en el resto de mi cuerpo, pero principalmente en la cabeza y la cara», dijo Mbarka, en declaraciones a MEE desde su casa sobre el ataque del domingo.

Su hermana Fátima, que vive cerca de ella, tuvo una experiencia similar. Después de ser seguida desde su casa por dos hombres enmascarados, un Mercedes gris se detuvo frente a ella. “[Los policías] saltaron del auto y los dos que estaban detrás de mí, vinieron directamente hacia mí junto con los tres que salieron del Mercedes, y comenzaron a golpearme hasta que sangré”, dijo Fátima.

 

«Me golpearon en las manos y los pies y continuaron golpeándome hasta que se aseguraron de que me había desmayado».

Posteriormente, un vecino intentó llevarla de regreso a su casa, momento en el que fue atacada nuevamente.

Inyectada con una ‘sustancia desconocida’

Según la Liga para la Defensa de los Derechos Humanos y contra el Saqueo de los Recursos Naturales, un grupo de derechos humanos del que Jaya es presidenta, la propia Jaya fue víctima de repetidas agresiones sexuales por parte de agentes de policía en su propia casa desde que quedó en arresto domiciliario.

El 30 de noviembre de 2021, Amnistía Internacional hizo un llamamiento urgente «para poner fin de inmediato a los brutales ataques contra Sultana Jaya y su familia y llevar a cabo una investigación rápida, exhaustiva, independiente, imparcial, transparente y eficaz sobre las acciones de las fuerzas de seguridad marroquíes» por el uso excesivo de la fuerza y ​​ataques contra ella y su familia, incluida la denuncia de violación y agresión sexual, y vele por que los presuntos responsables comparezcan ante la justicia en juicios justos».

En diciembre de 2021, Jaya dijo que le inyectaron una «sustancia desconocida» mientras que otros miembros de su familia fueron atacados y agredidos por la policía.

Mbarak y Fátima habían estado tratando de presionar por su liberación, pero dicen que ahora se encuentran en una situación similar.

El sábado pasado, las dos hermanas y otros seis activistas -Zainabu Babi; Fatma Babi; Hajitna Babi; Um-El-Muminin Abdallah Brahim; Maluha Mohamed al-Hafiz; y Balla Mohamed al-Hafiz- fueron puestas bajo arresto domiciliario mientras la policía bloqueaba las calles de sus casa y vecindarios.

Zainabu Babi parecía haber sido objeto de una brutalidad particular. Vídeos e imágenes muestran a la activista en una silla de ruedas con las manos rotas, que según los informes sufrió fracturas mientras estaba detenida por la policía marroquí.

Solidaridad exterior

A pesar de la violencia sexual reiterada ejercida contra ella y su familia, Jaya ha seguido luchando, publicando repetidamente videos desde el techo de su casa proclamando su oposición a la presencia marroquí en el Sáhara Occidental.

Sin embargo, su situación mejoró el 16 de marzo, cuando un grupo de activistas de derechos humanos norteamericanos se reunió con ella en su casa, en un intento de evitar nuevas incursiones de las fuerzas marroquíes.

En su intervención en una conferencia el miércoles, transmitida directamente desde la casa de Jaya, elogió la presencia de los activistas estadounidenses como una «vela» en la oscuridad, pero criticó los ataques contra sus camaradas.

“Estamos luchando como mujeres pacíficas… nos golpean, nos torturan, nos recortan los salarios… pero esto no impedirá que mis amigas y yo sigamos luchando”, anunció Jaya. Y añade: “Somos torturadas como mujeres saharauis porque nuestra arma es nuestra bandera. No tiramos piedras, luchamos de manera pacífica. Creemos en un proceso pacífico y seguimos creyendo en él”.

Las hermanas Hafiz dijeron que la protección que les había brindado la presencia de los activistas estadounidenses les permitió visitar Jaya por primera vez en mucho tiempo.

Sin embargo, ahora temían que están siendo atacadas en sus propias casas.

“Decidí ir a visitar a Sultana [Jaya] después de las 12 de la noche y cuando salí de mi casa, a dos metros de la puerta, había un automóvil, un Mercedes”, dijo Mbaka al describir el ataque del domingo.

Seis policías vestidos de paisano saltaron del automóvil y comenzaron a golpearla y le advirtieron que si intenta visitar de nuevo a Jaya, la matarían. “Dije ‘Solo voy al supermercado. Solo voy a comprar algo de comida’”, dijo Mbaka.

Aseguró que los policías la obligaron a regresar a su casa mientras su «hijo de siete años gritaba afuera».

“Y cuando traté de salir, me golpearon de nuevo y me volvieron a meter por la fuerza en la casa y todavía estoy bajo vigilancia”, dijo.

Presión sobre los maridos

Además de la violencia utilizada contra las activistas, las autoridades marroquíes han aumentado cada vez más la presión sobre los maridos de las activistas saharauis para que reduzcan su campaña.

 

‘No estoy orgulloso de estar con alguien que acepta esto y se rinde ante la presión de la ocupación’, Mbarka Mohamed al-Hafiz, activista

Los servicios de inteligencia marroquíes hablaron con los esposos de Mbarka y Fátima y les advirtieron que impidieran que sus esposas participaran en el activismo o se divorciaran de ellas. Dijeron que de lo contrario corrían el riesgo de que les recortaran los salarios.

Fátima afirmó que su marido se había resistido a la presión y lo describió como un «luchador que defiende la libertad del pueblo del Sáhara Occidental» que, a pesar de todo, había estado anteriormente en una situación similar.

El esposo de Mbarka, sin embargo, optó por divorciarse de ella.

Mbarka, que todavía está amargada por la decisión de su marido, dijo que, en cambio, eligió «ser libre, ser independiente y continuar mi lucha».

“No estoy orgullosa de estar con alguien que acepta esto y se rinde ante la presión de la ocupación”, explicó.

«Entonces, para mí, es mejor simplemente divorciarme, cuando él simplemente ignoró las experiencias que tuvimos juntos y los años que pasamos juntos».

Indiferencia mundial

La violencia en curso ejercida contra los activistas saharauis se produce cuando muchas potencias mundiales han accedido cada vez más a las demandas marroquíes de que reconozcan la soberanía del reino sobre el Sáhara Occidental.

Uno de los mayores cambios se produjo en diciembre de 2020, cuando el presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, reconoció la soberanía marroquí sobre el territorio a cambio de que el reino reconociera a Israel.

A pesar de provocar críticas generalizadas por esta ruptura con la política exterior estadounidense de larga data en ese momento, la administración Biden no ha mostrado indicios de que planee revertir la decisión de Trump, mientras que los documentos del Departamento de Estado de EE. UU. consideran que el Sáhara Occidental es parte de Marruecos.

Otro cambio importante se produjo el mes pasado cuando España, que también rompió con muchos años de política nacional y de la UE establecida, respaldó públicamente un plan de Marruecos para otorgar una «autonomía» al Sáhara Occidental.

La medida llevó a Argelia a retirar a su embajador en España y al Frente Polisario, que lucha para poner a la ocupación marroquí del Sáhara Occidental, suspendió sus contactos con Madrid.

Sin embargo, la medida permitió a España reparar su relación previamente inestable con Marruecos, después de que el reino cortara las relaciones luego de que España permitiera que el líder del Frente Polisario entrara en su territorio.

La acción de España ha dejado un sabor amargo en la boca de muchos activistas saharauis.

“Vemos un gran movimiento de solidaridad en España, pero al mismo tiempo, las autoridades españolas están apoyando la ocupación ilegal que aún continúa en el Sáhara ocupado”, dijo Fátima.

Sin embargo, agregó que a pesar de estos sombríos acontecimientos, ella y sus colegas seguirían luchando, incluso si el mundo opta por abandonarlas.

«En Bojador tenemos esta batalla, la Batalla de Sultana Jaya… los servicios de inteligencia marroquíes, el estado marroquí, en general, no la acepta (a Jaya) ondeando la bandera saharaui en su casa y para nosotros también, tenemos prohibido izar la bandera saharaui», explicó.

«Así que esto es lo que nos ha hecho cada vez más reprimidas, porque estamos decididas a desafiar la represión marroquí y continuar la lucha».

Fuente: MEE

Origen: Cómo Marruecos, con el aval del gobierno de Sánchez, está torturando a activistas saharauis en el Sáhara Occidental.