El «Acuerdo del siglo», la desventura del rey Mohamed VI

El «Acuerdo del siglo», la desventura del rey Mohamed VI

Unos meses después de la firma del acuerdo de Trump sobre el Sáhara Occidental, la diplomacia marroquí ya comienza a desilusionarse con una recalibración de la política exterior por parte de Biden y una diplomacia disruptiva liderada por Netanyahu.

Madrid (ECS). – El 21 de abril, una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU dio la sentencia de muerte para la diplomacia marroquí. Durante las intervenciones, Estados Unidos ignoró por completo el reconocimiento de Trump de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Si bien la propaganda oficial marroquí seguía presumiendo de una «histórica victoria diplomática del Reino». En esta reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos pidió a las partes implicadas (el Frente Polisario y Marruecos) que «eviten la escalada» militar del conflicto en la región, que muestren «una actitud constructiva sobre el terreno con la misión de paz de la ONU, MINURSO, y pidió acelerar lo antes posible el nombramiento de un nuevo enviado para relanzar el Proceso Político bloqueado”.

La historia se remonta al jueves 10 de diciembre de 2020 cuando el ex presidente estadounidense, Donald Trump, dio a conocer que había firmado una declaración reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, una ex colonia española ocupada por Marruecos y reclamada por los saharauis.

A cambio, el Reino, que siempre ha mantenido un contacto permanente con Tel Aviv, decidió «normalizar» sus relaciones con Israel, después de haberlas suspendido en 2000, tras el estallido de la segunda Intifada palestina.

Detrás de escena, habían pasado unos meses desde que los medios de comunicación israelíes revelaron que Marruecos e Israel estaban llevando a cabo negociaciones secretas que la diplomacia marroquí también se apresuró a negar, lo que sugiere que el rey Mohamed VI, en su calidad de presidente del Comité al-Quds, emanada de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), no se iba a atrever a poner en juego la causa palestina para negociar a cambio el reconocimiento norteamericano de su soberanía sobre el Sáhara Occidental.

¿Olvidada la “solución de dos estados”? 

Pero el soberano marroquí cedió a la monstruosa presión, ejercida en particular por Donald Trump, sobre los jefes de los Estados árabes para que se unieran a su «Acuerdo del Siglo». 

Unas semanas antes de dejar a la Casa Blanca, el presidente estadounidense logró debilitar la posición más bien mixta y evasiva del «comandante de los creyentes» [Mohamed VI] sobre la cuestión de la normalización con Israel.

Después de Sudán, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Marruecos se apresuró a firmar un acuerdo de alto riesgo que los funcionarios marroquíes e israelíes llaman, a pesar de todo, «histórico».

Unos meses después del anuncio del acuerdo alcanzado entre Trump, Netanyahu y Mohamed VI, ha llegado el momento de hacer balance. 

Un exhaustivo análisis de la situación revela que detrás de los beneficios de la «normalización» con Israel, particularmente los económicos y de seguridad, al menos como lo indica la propaganda oficial, inevitablemente se esconden importantes riesgos que amenazan con poner fin al futuro de la política exterior del Reino.

En primer lugar, no es exagerado argumentar que la diplomacia marroquí se embarcó apresuradamente en un proceso de normalización de relaciones con Israel en un momento en que el «Acuerdo del Siglo» del presidente Trump estaba muerto, muy criticado y rachazado.

Alineado con las posiciones del gobierno israelí, el «nuevo Plan de Paz para Oriente Medio», anunciado el 28 de enero de 2020, fue inmediatamente rechazado por los palestinos (Fatah y Hamas).

Y por una buena razón, este acuerdo ignora por completo la solución de Dos Estados, ya que, por primera vez, un presidente estadounidense reconoce la soberanía israelí sobre los asentamientos en la Cisjordania ocupada, en una decisión contraria al derecho internacional.

 

Además, el acuerdo puso en tela de juicio el statu quo relativo al control de la Monte del Templo, ahora concedido a los israelíes.

 

Ante esta nueva situación política, ciertamente será difícil comprender las promesas que hizo el rey Mohamed VI al presidente palestino, Mahmoud Abbas, el 10 de diciembre de 2020: “Marruecos está trabajando por una solución de Dos Estados con Jerusalén como capital, insistiendo en el estatus especial de la ciudad [de Jerusalén] y en el hecho de que la acción de Marruecos para consagrar su soberanía sobre el Sáhara Occidental nunca será en detrimento de los derechos del pueblo palestino”.

Una vez que se restablezcan los lazos con Israel, el presidente del Comité al-Quds ciertamente tendrá dificultades para disuadir a Israel para no arrebatar los lugares sagrados.

A nivel simbólico, el liderazgo religioso proclamado por el monarca ahora se reduce a la piel del dolor. Ni siquiera se dignó denunciar, hace apenas unos días, la invasión de la mezquita de al-Aqsa por una decena de colonos, acompañados de policías.

En cambio, fue el Partido Justicia y Desarrollo (PJD), un partido islamista actualmente gobierna en Marruecos, el que apoyó la denuncia de la «represión de los palestinos en lugares santos por parte de las autoridades israelíes».

Mejor aún, el PJD convocó, a través de su Grupo de Acción por Palestina (GAPP), creado en marzo, para la organización, el lunes 27 de abril, de una sentada frente al Parlamento marroquí como muestra de solidaridad con el pueblo palestino. Una estrategia del régimen destinada a canalizar el descontento popular entre los marroquíes, especialmente aquellos que se oponen a la normalización de las relaciones de Marruecos con Israel.

La diplomacia disruptiva de Netanyahu

Es decir, todas las consecuencias imprevisibles del “Acuerdo del Siglo” sobre la estabilidad política del régimen, cada vez más enfrentado a la presión israelí, que tiende a acelerar el restablecimiento total de las relaciones diplomáticas con Marruecos.

Los primeros acuerdos firmados por Israel, respectivamente el 13 de agosto con los Emiratos Árabes Unidos y el 15 de septiembre de 2020 con Bahrein, dieron como resultado el establecimiento inmediato de relaciones diplomáticas plenas.

A fines de octubre de 2020, fue el turno de Sudán de establecer relaciones diplomáticas con Israel a cambio de un préstamo de mil millones de dólares y la decisión de Estados Unidos de eliminar a Sudán de la lista de países terroristas.

Marruecos, que siempre ha mantenido relaciones políticas y económicas con Israel, por su parte no se ha adherido a los acuerdos abrahámicos, que implican para los signatarios una defensa coordinada o incluso común contra Irán.

La filosofía detrás del ‘Acuerdo del Siglo’ de Trump es que la monarquía alauí ya no es vista como un actor importante debido a su historia, como Jordania.

De ahí la ambivalencia que caracteriza la posición del régimen marroquí con respecto a la normalización con Israel y la presión ejercida por el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu, que aspira a que el Rey Mohamed VI decida rápidamente estalblecer relaciones plenas on Israel.

La estrategia del régimen marroquí es probablemente limitar sus compromisos oficiales con Israel tanto como sea posible por temor a agitar aún más el descontento de “las calles”, que acusan al “comandante de los creyentes” de un cierto compromiso con Israel en detrimento de el pueblo palestino.

Ante esta controvertida situación, Israel ciertamente intensificará la presión sobre Marruecos para neutralizar el régimen, evitando así que influya en posibles negociaciones sobre la cuestión palestina, cuya resolución ya no se considera un requisito previo para los países árabes que deseen establecer relaciones diplomáticas con Israel.

En esta nueva panorama, parecería que Marruecos ha perdido su liderazgo como interlocutor privilegiado de Estados Unidos e Israel sobre la cuestión palestina en beneficio de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein.

El hecho de que el reino pueda aprovechar las relaciones históricas y amistosas con Israel, y que la monarquía haya otorgado un interés especial a la comunidad de judíos marroquíes entre otros, ya no es suficiente para hacer de Marruecos un socio privilegiado de los Estados Unidos y de Israel, al igual que los Emiratos Árabes Unidos.

Ahora es el momento de la acción pragmática y los fríos cálculos de interés. 

La filosofía detrás del «Acuerdo del Siglo» de Trump es que la monarquía alauita ya no es vista como un importante actor debido a su historia, como Jordania, en este caso.

La soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental: un regalo envenenado

La decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental (clasificado desde 1963 como un “territorio no autónomo” por las Naciones Unidas pendiente de descolonización) intenta romper el equilibrio de poder en la región.

Para el Reino, esta maniobra estratégica llega en el momento oportuno para fortalecer la presencia del régimen en el Sáhara Occidental, especialmente tras la intervención de las Fuerzas Armadas Reales en la zona de amortiguamiento de El Guerguerat (en el extremo sur del Sáhara Occidental), para reprimir a los manifestantes saharauis.

Con el apoyo de Argelia, estos últimos se han desplegado en la escena política internacional con la esperanza de hacer valer su derecho a la autodeterminación y así contrarrestar la propuesta marroquí de «autonomía ampliada».

Desconcertados por las maniobras de Marruecos y sus aliados, Argelia pone todo su peso en la comunidad internacional para abortar cualquier intento de consolidar la presencia de Marruecos en la región.

Por su parte, el régimen marroquí acogió con satisfacción la apertura de varios consulados de países africanos en el Sáhara Occidental, especialmente en El AAiún y Dajla.

La diplomacia argelina comenzó presionando a Mauritania para que rompiera las relaciones diplomáticas con Marruecos. Argel ha seguido aumentando las reuniones políticas con altos funcionarios mauritanos. Estas discusiones culminaron el 1 er abril a la firma de un acuerdo de intenciones estratégico por objeto reforzar la cooperación económica y de seguridad entre los dos países.

El objetivo a largo plazo de Argelia es contribuir al aislamiento regional del reino en un momento en el que las relaciones bilaterales entre Rabat y Madrid están envenenadas, en particular por el cierre de las fronteras marroquíes con Ceuta y Melilla.

Desde que Rabat ha decidido restablecer sus relaciones con Tel Aviv, Argelia ha estado tratando incansablemente de desacreditar al Reino a los ojos de sus vecinos de la región, incitándolos así a romper sus relaciones con Rabat, con la esperanza de poder hacerlo, Marruecos será expulsado de la Unión del Magreb Árabe (UMA).

Argelia se ha desplegado masivamente en el escenario internacional para defender la posición del Frente Polisario.

A finales de abril, Argel incluso intervino ante Madrid para acudir en ayuda del líder del Frente Polisario. Las autoridades argelinas han pedido a España que garanticen la hospitalización de Brahim Ghali, aparentemente afectado por COVID-19. Marruecos enfureció y decidió convocar al embajador español en Rabat para expresar su «exasperación».

Las declaraciones de la diplomacia española, que pretendían ser bastante tranquilizadoras y que daban fe de la cooperación histórica entre Rabat y Madrid, no han servido para calmar las tensiones que persisten, en particular por el fenómeno de la migración irregular.

Muy recientemente, se han intensificado las tensiones entre la ministra española de Asuntos Exteriores y el jefe de la diplomacia marroquí. La furia de Nasser Bourita a través de su discurso bastante amenazador hacia una potencia europea denota innegablemente el impasse en el que se encuentra el régimen de Mohamed VI.

Tras el congelamiento de las relaciones diplomáticas con Alemania, el Reino sufrió la ira política de Madrid, presumiblemente anunciando una neutralidad enmascarada de la Unión Europea frente a la iniciativa del expresidente estadounidense Donald Trump (el reconocimiento de lasoberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental).

Macron mantiene el equilibrio. 

En un momento en el que las negociaciones cuatripartitas que involucran a Marruecos, el Polisario, Argelia y Mauritania se han estancado desde la renuncia del último enviado de la ONU, Horst Köhler en mayo de 2019, los factores para un conflicto militar se han unido, especialmente después de la reanudación de las hostilidades entre los dos países protagonistas y la posible escalada de violencia tras el asesinato por un dron marroquí del jefe de la guardia del Frente Polisario Dah El Bendir.

Ante una situación tan caótica, los europeos podrían aprovechar la oportunidad para intervenir en el terreno diplomático con el fin de acelerar el nombramiento de un nuevo enviado de la ONU y obligar a los actores, Marruecos y el FrentePolisario, a sentarse en la mesa de negociaciones.

En este sentido, Francia parece tener las cartas en la mano para frenar cualquier polarización del conflicto saharaui en una región caracterizada por el auge de la radicalización y la preocupante existencia de pequeños grupos terroristas, especialmente en el Sahel.

La cautela mostrada por la diplomacia francesa sobre el tema del Sáhara Occidental y especialmente su decisión de no abrir, al menos por el momento, un consulado en la región parecen encajar en una diplomacia equilibrada que tiende a aliviar las tensiones entre los vecinos del Magreb.

El presidente Macron, fiel a su «diplomacia del pragmatismo», pudo mantener un frágil equilibrio en el equilibrio de poder entre los protagonistas. La legítima cautela mostrada por la diplomacia francesa sobre la cuestión del Sáhara Occidental y especialmente su decisión de no abrir, al menos por el momento, un consulado en la región parecen encajar en una «diplomacia equilibrada» que tiende a aliviar las tensiones entre los vecinos del Magreb .

Y es precisamente aquí donde radica el desafío de Francia para encontrar una solución política pragmática capaz de evitar el aumento de las tensiones entre Marruecos y Argelia. Esto permitiría a París revitalizar su liderazgo a largo plazo dentro de la Unión Europea y, mucho más allá, frente a la hegemonía estadounidense.

Por el lado israelí, el primer ministro Benjamin Netanyahu sigue siendo leal a su diplomacia disruptiva que tiende a desestabilizar a los jefes de estado árabes para que establezcan rápidamente relaciones diplomáticas con Israel.

Pero el monarca aún no ha decidido enviar una delegación política a Israel, simplemente declarando que su país «reanudará los contactos oficiales […] y las relaciones diplomáticas lo antes posible». Una estrategia destinada a imprimir tiempo político y canalizar la opinión pública.

Ante la postura de la diplomacia marroquí, Europa parece querer volver al statu quo que ha marcado durante mucho tiempo el conflicto sahararui. 

Tras tumultuosas relaciones entre Rabat y el ex enviado especial al Sáhara Occidental, el alemán Horst Köhler, la decisión de las autoridades marroquíes de congelar toda cooperación con Alemania, la negativa de Madrid de ceder a las presiones de Rabat tras la hospitalización del líder del Polisario en España y una cierta neutralidad de Francia frente a sus aliados tradicionales en la región, el régimen marroquí se ve obligado a salir de su letargo cediendo más a la presión diplomática implacable de los israelíes.

En medio de una feroz competencia diplomática, el ministro de Relaciones Exteriores, Nasser Bourita, fue el 6 de mayo invitado del Comité de Asuntos Públicos de Israel Estadounidense (AIPAC), un poderoso lobby judío en Estados Unidos.

También muestra hasta qué punto el «Acuerdo del Siglo» constituye un amargo fracaso para sus partidarios y, sobre todo, un percance para el rey Mohamed VI.

Y para empeorar aún más la situación, los israelíes están manteniendo a los regímenes autoritarios árabes con ayudas financieras, tecnológicas y sobre todo de seguridad en un momento en el que los países árabes están destrozados por conflictos militares, crisis económicas y el resurgimiento de las protestas populares post la Primavera Árabe.

Consciente de los riesgos de implosión que amenazan a los países árabes, Netanyahu incluso ofreció al rey Mohamed VI la adhesión de Marruecos a un pacto de no agresión entre los países árabes e Israel. Mejor aún, el primer ministro israelí tiene la intención de establecer en breve vuelos directos entre los dos países e incluso invitó al rey a visitar Israel.

Origen: Editorial | El «Acuerdo del siglo», la desventura del rey Mohamed VI.