El jefe de espionaje de Marruecos, Abdellatif Hammouchi, rompe un tabú y airea a los cuatro vientos la visita a Marruecos de la directora del CNI

El jefe de espionaje de Marruecos, Abdellatif Hammouchi, rompe un tabú y airea a los cuatro vientos la visita a Marruecos de la directora del CNI
 
 
Por Lehbib Abdelhay 
 
Madrid (ECS).- La directora de los servicios de Inteligencia de España (CNI), Esperanza Casteleiro, viajó este jueves a Marruecos para «reforzar» la cooperación con el país de Mohamed VI. Rabat asegura que se han repasado las diferentes formas y niveles de cooperación en materia de seguridad y los medios para «desarrollarla y consolidarla aún más».
 
Casteleiro se ha desplazado al país norteafricano al frente de una delegación de seguridad «de alto nivel» que tiene el objetivo de «apoyar y reforzar la cooperación marroquí-española en diversos ámbitos de seguridad de interés común». Así lo asegura un comunicado de la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST), según recoge la agencia marroquí MAP, que añade que Casteleiro ha sido recibida en su visita por el director general de Seguridad Nacional y Vigilancia del Territorio de Marruecos, Abdellatif Hammouchi.
 
Es la primera vez que Marruecos divulga información sobre la visita de un jefe de la intransigencia española. En El Confidencial recuerdan que «durante la década que estuvo al frente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán viajó varias veces a Marruecos, pero siempre con el máximo sigilo, como suele ser habitual en este tipo de visitas. Casteleiro Llamazares se desplazó este jueves por primera vez a Rabat y las autoridades marroquíes airearon su visita distribuyendo varias fotos y publicando además un comunicado que sorprendió a su huésped, que confiaba en que su estancia fuera discreta.»
 
Según la misma fuente, y para resaltar la importancia de la reunión con la jefa del CNI de Rabat, colaboradores de Hammouchi enviaron fotografías del encuentro a periodistas españoles de medios afines a las autoridades marroquíes.


Cabe recordar que Hammouchi estuve en Madrid en una visita no anunciada que efectuó el 16 y 17 de junio a su regreso de un viaje a EEUU. En este viaje, el jefe de los servicios secretos marroquíes se reunió con sus homólogos españoles de “la seguridad y de la Inteligencia”. El Ministerio de Defensa de España, de quien depende el CNI, negó que se hubiera entrevistado con Esperanza Casteleiro en este viaje. El Hammouchi regresó de nuevo a España, a la Costa del Sol, en verano para pasar sus vacaciones en familia.
 
El superagente marroquí es considerado el artífice del uso masivo por Marruecos del programa malicioso israelí Pegasus, introducido en los móviles de más de un millar de responsables políticos europeos, sobre todo franceses, periodistas y activistas de derechos humanos y opositores marroquíes, según desveló el 18 de julio de 2021 Forbidden Stories, un consorcio de 17 grandes medios de comunicación.
 
Al publicar las imágenes y desvelar el contenido de la reunión con su colega española, El Hammouchi romper un tabú y airear a los cuatro vientos la visita a Marruecos de la directora del CNI, El Hammouchi, añade El Confidencial, intenta blanquear su imagen y demostrar que, pese al escándalo Pegasus, sigue siendo un interlocutor válido y apreciado por sus colegas responsables de servicios secretos europeos, señalan fuentes conocedoras del mundo de la Inteligencia.
 
 
Escándalo de espionaje Pegasus. El Hammouchi implicado hasta las cejas
 
El Hammouchi es considerado el artífice de Pegasus. Las revelaciones del consorcio internacional de 17 medios de comunicación, Forbidden Stories, se basan principalmente en informaciones recopiladas por Amnistía Internacional. Las susodichas revelaciones arrojan luz sobre el uso maligno que hace el superpolicia marroquí del software espía Pegasus contra ciudadanos franceses, españoles y saharauis. Diecisiete medios de comunicación y Amnistía Internacional, desvelaron a finales del año pasado el uso indebido del software espía Pegasus, utilizado por los servicios de seguridad marroquíes para espiar a periodistas españoles y franceses, y que desató una ola de conmoción mundial.
 
El Laboratorio de Seguridad de Amnistía Internacional, que ha desarrollado un conocimiento profundo sobre Pegasus en los últimos años, ha analizado más de 40 teléfonos comprometidos siguiendo un método enviado para su validación al Citizen Lab, un laboratorio de investigación de la Universidad de Toronto, que es el punto de referencia en el análisis de software espía en general y Pegasus en particular. Citizen Lab también analizó ciertos teléfonos hallando lo mismo que sus homólogos de Amnistía Internacional y llegando a los mismos resultados, posteriormente, todos los hallazgos técnicos de Amnistía se revelaron en un informe.
 
Marruecos es el cliente de Pegasus que espió a periodistas españoles y franceses.
 
Los expertos del Laboratorio de seguridad de Amnistía han descubierto una de las puertas de entrada que usa Pegasus para contaminar a los teléfonos: una falla de software en el sistema iMessage. Para explotarlo, la infraestructura técnica del cliente de NSO Group, la empresa detrás del software espía Pegasus, «contacta» con el dispositivo objetivo como si quisiera enviarle un iMessage. Por lo tanto, encontraron en los dispositivos infectados el rastro de este contacto, así como la cuenta de Apple y una dirección de correo electrónico utilizada por el cliente de Pegasus para penetrar. Para los ataques documentados del año 2019, se encontró la cuenta de iCloud bergers.o79[@]gmail.com en los teléfonos de:
 
– Omar Radi, periodista muy crítico con el régimen recientemente condenado a prisión.
 
– Joseph Breham, abogado que trabajó sobre el Sáhara Occidental, obsesión marroquí por excelencia. 
 
– Otro abogado especializado en derechos humanos, algunos de cuyos archivos son de interés para Marruecos y que quiere prefiere permanecer en el anonimato. 
 
– El periodista del digital francés de Mediapart, Lenaïg Bredoux, que ha dedicado investigaciones sobre el poderoso jefe de inteligencia marroquí, Abdellatif Hammouchi.
 
Esta cuenta de Apple es única para cada cliente de NSO. Por tanto, también se encontraron rastros de otra cuenta de Apple entre los periodistas húngaros infectados por Pegasus, y una tercera cuenta todavía entre las víctimas indias. Es la cuenta “bergers.o79” que también se encontró en los teléfonos del ex periodista del medio de comunicación francés Liberation y de Le Canard enchaîné, Dominique Simon not, y de un periodista de Le Monde.
 
Respecto al gobierno francés, Amnistía Internacional analizó también el teléfono del exministro de Ecología, François de Rugy, al que apuntaba al mismo tiempo que el resto de sus compañeros de entonces. Respecto al presidente de Francia Emmanuel Macron, no fue posible un análisis. Pero el teléfono de la ex parlamentaria Leïla Aïchi, seleccionada como objetivo potencial muy poco antes de Emmanuel Macron, también presenta rastros de «bergers.o79».
 
Para las actividades más recientes de Pegasus en Francia, la cuenta «bergers.o79» desaparece por completo, reemplazada por otra, probablemente porque el software espía ha hecho evolucionar su técnica usando otro defecto de iMessage. Este es el caso de la cuenta linakeller2203 [@] gmail.com que se pudo encontrar en julio en los teléfonos de Claude Mangin, esposa de un activista saharaui encarcelado en Marruecos durante más de diez años, Naama Asfari.
 
Tres miembros del Gobierno de España, el propio presidente Pedro Sánchez y sus ministros de Defensa e Interior, también fueron víctimas del software israelí en la primavera de 2021, según anunció en mayo el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. Nadie en el Gobierno español señaló entonces a Marruecos como el posible responsable del espionaje de los móviles, pese a que las fechas del ‘hackeo’ coinciden con el momento de mayor tensión en la crisis hispano-marroquí: la entrada en mayo de 2021 de más de 10.000 inmigrantes irregulares en Ceuta. Informes reservados del CNI que obran en poder del Ejecutivo también apuntan a la autoría marroquí. La ex ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, también fue ‘hackeada’ en esas fechas, según le comunicó el Centro Criptológico Nacional después de analizar su móvil. Laya lo reconoció en una entrevista publicada el 8 de junio en ‘El Periódico de España’. Se lamentó de que todo se utilizará contra ella “en la crisis con Marruecos: escuchas, denuncias y campañas de prensa”.
 
Otras personalidades que fueron objeto del espionaje marroquí a través de Pegasus:
 
Ignacio Cembrero, periodista especializado en los asuntos del Magreb 
 
– Philippe Bouyssou, alcalde francés (PCF) de Ivry-sur-Seine (Val-de-Marne), apoyo de Claude Mangin y cuyo ayuntamiento ha votado un proyecto de subvención en beneficio de los niños del Sáhara Occidental;
 
– Oubi Buchraya Bachir, representante en Europa del Frente Polisario.
 
– Hicham Mansouri, periodista marroquí crítico con el régimen, exiliado en Francia y condenado en Marruecos a prisión por ‘rebeldía.’ 
 
– Un particular residente en Francia de inmenso interés para los marroquíes pero que no deseaba hacer pública su identidad.
 
– La periodista azerí Khadija Ismaïlova vio su teléfono siendo pirateado por Pegasus por la misma ID de Apple utilizada en otro ataque diferente. 
 
– Dos periodistas indios también fueron espiados al mismo tiempo: se encontraron en sus teléfonos el rastro de una tercera cuenta de Apple diferente a las dos primeras.
 
– Aminetu Haidar, destacada activista saharaui. 
 
Los rastros encontrados en estos teléfonos, por lo tanto, demuestran que fueron atacados por la misma infraestructura de ataque técnico específica de un cliente de Pegasus cuyos intereses geopolíticos se alinean con los de Marruecos. Además, los más de 50.000 números de teléfono seleccionados por los clientes de Pegasus para una posible piratería llegaron a la organización Forbidden Stories y a Amnistía Internacional en forma de «clústeres»: uno por cada cliente de software espía. Los números correspondientes a teléfonos específicos en Francia se encuentran entre una lista de posibles objetivos que coinciden con las prioridades geoestratégicas de Marruecos (sociedad civil marroquí, diplomacia argelina y servicios de inteligencia, Sáhara Occidental, etc.). Además, según la misma información, varios servicios estatales en Francia están convencidos de que Marruecos es efectivamente un cliente de Pegasus.
 
Además, el Citizen Lab de la Universidad de Toronto, basándose en los rastros técnicos que deja en Internet cada software espía cuando se comunica con su servidor de comando, había identificado ya en 2018 un cliente de Pegasus dentro del dispositivo. La seguridad marroquí apuntaba principalmente a los números marroquíes pero también, en particular, franceses y argelinos. Un desglose que corresponde a los datos de la redacción del Proyecto Pegasus.
 

Origen: Hammouchi rompe un tabú y airea a los cuatro vientos la visita a Marruecos de la directora del CNI