El Frente Polisario declara haber matado a tres soldados y un suboficial en territorio marroquí | Internacional | EL PAÍS

El Frente Polisario declara haber matado a tres soldados y un suboficial en territorio marroquí | Internacional | EL PAÍS
Rabat – 11 FEB 2021 

La guerra que decretó el Frente Polisario el 13 de noviembre contra el Estado marroquí se ha convertido en una batalla informativa sin imágenes relevantes. Ninguna de las partes en conflicto permite el acceso de los periodistas sobre el terreno. La organización saharaui ha emitido ya 89 “partes de guerra”, a los que Rabat suele responder casi siempre con el silencio. El mismo que mantienen los observadores de la misión de la ONU sobre el terreno. Este lunes, sin embargo, el Frente Polisario aseguró haber matado en territorio marroquí a tres soldados y un suboficial. Rabat siguió en silencio o con alusiones muy indirectas. El jefe del Gobierno marroquí, el islamista del PJD, Saadedín el Otmani, publicó un tuit este miércoles donde hablaba de las “victorias imaginarias” del “frente separatista”.

(…)

La organización saharaui señala que la ofensiva se produjo en lo que consideran pleno territorio marroquí, en las montañas de Ouarkziz, en el sector de Agha, en el sur del país. Y precisa: “Nuestros combatientes pudieron controlar totalmente el punto objetivo y destruirlo por completo, además de abatir al comandante de la guardia marroquí, el suboficial llamado Al-Naka, y a los tres guardias, incluido el soldado llamado Zouali”. A continuación detallan las armas, el número de fabricación de una ametralladora y de dos fusiles Kaláshnikov incautados a los soldados. También aseguran disponer de documentos personales y oficiales de los combatientes marroquíes, aunque no han mostrado ninguna imagen de las víctimas. El Frente Polisario sostiene que con esta operación pasa así del hostigamiento a distancia efectuado con artillería, al ataque directo en “zona enemiga”.

(…) SEGUIR LEYENDO ARTÍCULO COMPLETO EN: El Frente Polisario declara haber matado a tres soldados y un suboficial en territorio marroquí | Internacional | EL PAÍS