El Frente Polisario intensificará la guerra y reconsiderará su participación en el proceso político y la presencia de la MINURSO en el territorio

El Frente Polisario intensificará la guerra y reconsiderará su participación en el proceso político y la presencia de la MINURSO en el territorio

COMUNICADO | ECS

Bir Lehlou, República Saharaui. El 29 de octubre de 2021, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 2602 (2021) por la que prorrogó el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) hasta el 31 de octubre de 2022.

El Frente POLISARIO rechaza categóricamente la inacción y el deplorable silencio del Consejo de Seguridad, en particular de algunos miembros influyentes, que se manifiestan tanto en la letra como en el espíritu de su nueva resolución, lo que es un gran revés que tendrá graves consecuencias para la paz y la estabilidad de toda la región.

La aprobación de esta resolución también constituye un regreso lamentable a la política de «seguir como de costumbre» porque ignora por completo el estado de guerra en curso en el Territorio desde el 13 de noviembre de 2020 como resultado de la grave violación por parte del estado ocupante de Marruecos del alto el fuego de 1991 y los acuerdos militares relacionados.

El hecho de que la resolución no proporcione medidas prácticas para garantizar la plena implementación del mandato para el que la MINURSO fue establecida por la Resolución 690 (1991) del Consejo de Seguridad y para enfrentar enérgicamente los intentos del estado ocupante de Marruecos de legitimar los hechos consumados coloniales impuestos por la fuerza en los Territorios Ocupados Saharauis, equivale a alentar al estado ocupante y recompensarlo por su intransigencia, obstruccionismo y política agresiva.

En lugar de adoptar un enfoque equilibrado, transparente e imparcial para abordar con firmeza las nuevas realidades sobre el terreno, el Consejo, lamentablemente, ha optado por la inacción habitual a pesar de la fragilidad de la situación y su potencial de grave deterioro.

En consecuencia, el Consejo de Seguridad ya ha condenado al fracaso la misión del nuevo Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, Sr. Staffan de Mistura, socavando así gravemente las perspectivas de reactivar el proceso de paz, perpetuando el estancamiento imperante y abriendo la puerta  de par en par para una mayor escalada y tensión en la región.

Ante la reiterada inacción del Consejo de Seguridad, el pueblo saharaui que apostó por una solución pacífica durante tres décadas afirma, alto y claro, que hoy no le queda más remedio que continuar e intensificar su legítima lucha armada para defender la soberanía de su país y asegurar el ejercicio de su derecho inalienable e innegociable a la autodeterminación e independencia.

En este contexto, de conformidad con la decisión de reconsiderar su participación en el proceso de paz de la ONU en el Sáhara Occidental de fecha 30 de octubre de 2019, el Frente POLISARIO tiene previsto tomar medidas prácticas con respecto a su participación en el llamado «proceso político», así como a la presencia y operación de los observadores militares de la MINURSO desplegados en los Territorios Liberados de la República Saharaui.

El Frente POLISARIO reafirma que la única forma realista y viable de avanzar para lograr una solución pacífica, justa y duradera a la descolonización del Sáhara Occidental es permitir que el pueblo saharaui ejerza libre y democráticamente su derecho inalienable e innegociable a la autodeterminación e independencia de acuerdo con los preceptos de la legalidad internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y la Unión Africana.

Al respecto, el Frente POLISARIO recuerda los buenos oficios conjuntos ONU-OUA que culminaron con el Plan de Arreglo, que fue aceptado por ambas partes; el Frente POLISARIO y Marruecos en agosto de 1988 y aprobado por el Consejo de Seguridad en sus resoluciones 658 aprobadas por unanimidad (1990) y 690 (1991) mediante las cuales el Consejo estableció la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO).

El Plan de Arreglo sigue siendo el único acuerdo aceptado entre las dos partes y, por lo tanto, el Frente POLISARIO solo participará en un «proceso político» que se basa en la reactivación del Plan de Arreglo de conformidad con la resolución 690 (1991) en la que el Consejo de Seguridad expresó su pleno apoyo a los esfuerzos del Secretario General para la organización y supervisión, por las Naciones Unidas en cooperación con la Organización de la Unidad Africana, de un referéndum para la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental.

El Frente POLISARIO recuerda además que el alto el fuego de 1991 es parte integral del Plan de Arreglo de la ONU-OUA. Por tanto, no es un fin en sí mismo, sino un medio para crear las condiciones de seguridad necesarias para la celebración de un referéndum libre y justo que permita al pueblo del Sáhara Occidental ejercer su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia sin limitaciones militares o administrativas.

Por tanto, el Frente POLISARIO declara claramente que no habrá un nuevo alto el fuego mientras el estado ocupante de Marruecos persista, con total impunidad, en sus intentos de imponer por la fuerza un hecho consumado colonial en los Territorios Ocupados de la República Saharaui y obstruir el referéndum para la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental.

Origen: 🔴 Comunicado oficial del Frente Polisario.