El giro de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental viola el artículo 97 de la Constitución Española y el derecho internacional

El giro de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental viola el artículo 97 de la Constitución Española y el derecho internacional

 

Ali Mohamed.

ECS. Madrid. | El experto en el Sáhara Occidental y catedrático de derecho constitucional español, Carlos Ruiz Miguel, quien además es Director del Centro de Estudios del Sáhara Occidental de la Universidad de Santiago de Compostela, afirmó que lo que hizo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, al apoyar la pseudo-autonomía marroquí, sólo puede ser comprendido bajo una «posición derrotista», calificándolo como »profundamente equivocado y de extrema gravedad, en la forma y en el fondo.»

En una entrevista con el diario El Debate, el catedrático  dijo que «lo ocurrido es un error grave y muy peligroso en la forma y el fondo», y agregó que la desviación de Sánchez es «una violación de la constitución, especialmente del artículo 97 de la Constitución española, que establece que el gobierno representado por el Consejo de Ministros es el que dirige la política exterior.»

Destacando que dado que «la decisión no la tomó el gobierno, sino que la tomaron Sánchez y el canciller José Manuel Albares a espaldas del resto de los miembros del Consejo de Ministros, esto significa que Albares y Sánchez se otorgaron facultades que la constitución no les confiere.

Tras señalar las responsabilidades históricas adquiridas por España en relación con la cuestión saharaui, explicó que Madrid, con esta posición, »pasaba a apoyar a una de las partes en conflicto, al ocupante y agresor Marruecos, en violación del derecho internacional»

 

 

 

»España ha sido utilizada como un títere para dañar a sus vecinos»

Ruiz Miguel subrayó que, desde un punto de vista jurídico, el deber de España es facilitar la descolonización de la última colonia en África, indicando que apoyar la propuesta marroquí significa que el Sáhara Occidental está adherido a Marruecos y no tiene opción de independencia, por lo que concluyó que «Esta nueva posición de España contradice sus obligaciones internacionales»

Agregó que España, con su postura, «no obtendrá ningún beneficio y, a pesar de su apoyo discreto a Marruecos, lo que Sánchez hizo de esta manera brutal y brutal no es una rendición disfrazada en forma de intercambio».

»Mi única explicación es que esto sólo se entiende si partimos desde una posición profundamente derrotista por parte del Gobierno español. Hay una amenaza de Marruecos contra Ceuta, Melilla y Canarias. Lo cual de entrada ya nos revela que no es un país amigo, a pesar de lo que dice la carta.»

En este sentido, Miguel ha destacado que «España se rindió a Marruecos apoyando la política de anexión sin compensación alguna, ya que solo hay una declaración unilateral por parte del Gobierno español, y no hay una declaración por parte de Marruecos diciendo que respetan la integridad territorial española».

Sobre las repercusiones de esta decisión, Carlos Ruiz Miguel afirmó que »España ha sido utilizada como un títere para dañar a sus vecinos» añadiendo que »El gobierno español ha sido muy torpe para prestarse a esta maniobra».

Además de violar el derecho internacional, la Constitución española, las resoluciones de la ONU respecto a la descolonización del Sáhara Ocidental, las decisiones de la UA, también pasa por alto la reciente decisión del TJUE por la que sentenció que el Sáhara Occidental no pertenecía a Marruecos, siendo dos países distintos.

Origen: El giro de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental viola el art. 97 de la Constitución española y el derecho internacional.