«El pueblo saharaui se ha reapropiado de las riendas de su destino»: representante del Frente Polisario en Europa en la 45ª EUCOCO

«El pueblo saharaui se ha reapropiado de las riendas de su destino»: representante del Frente Polisario en Europa en la 45ª EUCOCO

 

Por Lehbib Abdelhay/ECS

Las Palmas de Gran Canarias (ECS).- La 45ª edición de la Conferencia Europea de Solidaridad y Apoyo con el Pueblo Saharaui (EUCOCO) comenzó este viernes sus sesiones de trabajo en Las Palmas de Gran Canarias con la presencia de una importante delegación del gobierno saharaui encabezada por el el primer ministro, Bucharaya Hamudi Beyun, y la de más de 500 delegados del movimiento asociativo venidos de los cinco continentes.

La sesión de apertura de esta conferencia, que continuará hasta el 11 de diciembre, ha estado marcada por la presencia del intergrupo canario junto con las autoridades locales de Las Palmas de Gran Canrias. En este contexto, el representante del Frente Polisario en Europa, Oubbi Bucharaya Bachir, ha ofrecido un amplío discurso que abordó la situación actual en el Sáhara Occidental, la batalla jurídica del Frente Polisario y la última sentencia que anuló los acuerdos agrícolas y pesqueros entre Marruecos y la UE por incluir el territorio del Sáhara Occidental.

Declaración íntegra de Oubbi en la 45ª EUCOCO.

Buenas tardes a todas y a todos,

Nos encontramos hoy, de nuevo, en una conferencia de la EUCOCO, la 45 edición de esta cita anual de Solidaridad europea. Una edición particularmente importante debido a su lugar y al momento.

España y Canarias tienen una carga compleja en cuanto a su relación con la causa saharaui, la tuvieron en el pasado, la tienen en el presente y seguramente la tendrán en el futuro.

Esta edición tiene lugar además un año después de la reanudación de la lucha armada como consecuencia de la flagrante violación por parte de Marruecos del acuerdo del Alto el Fuego en la zona de Guerguerat el 13 de noviembre de 2020.

Un año después del 13 de noviembre de 2020, en términos generales el balance de la causa saharaui es mucho más favorable que antes, a pesar de los desafíos propios de la dinámica actual a nivel del territorio, la zona y la implicación efectiva militar de algunas potencias extranjeras.

Los 2 objetivos que se trazaron por el Frente POLISARIO en respuesta a la agresión marroquí se cumplieron:

 

  • – En primer lugar, políticamente, a nivel de Naciones Unidas se abortó la tendencia negativa dentro del Consejo de Seguridad iniciada desde hacía décadas y que consistía en el desvío gradual del proceso de descolonización de su curso original( el Plan de Arreglo ONU-OUA 1991). Aquella tendencia permitía unas fórmulas que iban a conducir a una “descolonización fraudulenta” o en el mejor de los casos, a mantener el status quo, que no era nada más que la consolidación de la ocupación militar de nuestro país.
  • – Aunque no haya sido reflejada en la última resolución (2602/2021), existe una toma de conciencia progresiva dentro del Consejo de Seguridad sobre la urgente necesidad de cambiar de enfoque para la resolución del conflicto. 
  • – El modus operandi de la ONU durante 30 años ha fracasado. La vuelta a la guerra es la prueba más visible de ello. Los informes anuales, esconderse detrás de la figura del enviado personal del Secretario General, mesas redondas, una misión, la MINURSO, que ni hace ni deja hacer, son los elementos de una obra ya obsoleta. 
En segundo lugar, militarmente, el ejército de liberación nacional saharaui, en contra de todos los pronósticos de las cancillerías occidentales, demostró desde el 13 de noviembre de 2020 una capacidad remarcable de movilización y sostenimiento de la estrategia de desgaste al ejército de ocupación, causando además considerables pérdidas en sus filas.
 
El mando militar saharaui tiene su hoja de ruta muy bien fijada y sigue imperturbable en su puesta en marcha, a pesar de los drones marroquíes y las ansias de los nuestros por volver a cruzar el muro capturando presos y equipamientos del ejército marroquí, como se solía hacer antes de 1991.
 
El 13 de noviembre no supone solamente un punto y final de un esquema peligroso que se iba a formalizar contando solamente con la voz de Marruecos; sino que implica ahora un nuevo resurgimiento de la causa a todos los niveles nacionales, regionales, continentales e internacionales.
 
En definitiva, el pueblo saharaui se ha reapropiado de las riendas de su destino.
 
Además del terreno militar, el segundo escenario donde los acontecimientos se desarrollan de manera muy positiva e invitan al optimismo es la Unión Africana, donde la RASD y el Reino de Marruecos son miembros en pie de igualdad.
 
La UA fue prácticamente la primera organización internacional que reaccionó rápidamente al deterioro de la situación sobre el terreno en el Sahara Occidental después de la ruptura del alto al fuego en su cumbre extraordinaria sobre “silenciar las armas en África” en diciembre de 2020.
 
La cumbre reafirmó la posición africana e instó al Consejo de Paz y Seguridad a celebrar en Marzo de 2021 una cumbre dedicada al Sahara Occidental. Me detengo en esta cuestión para evocar 2 elementos importantes de la decisión del 9 de marzo de 2021 adoptada por el Consejo:
 
  • – La UA hizo un llamamiento a los 2 países miembros a negociar un nuevo acuerdo del alto el fuego, entendiendo así que el anterior había quedado invalidado.
  • – La necesidad del arreglo del conflicto con base en la carta de la Unión Africana y el Acta constitutiva, especialmente el artículo 4 que se refiere a las fronteras heredadas de la época colonial, y el reconocimiento de las fronteras de los dos países miembros. 

El día después de la publicación de la decisión, el ministro de asuntos exteriores marroquí, Bourita declaró que “Marruecos no solamente la rechaza, sino que no le concierne” aún siendo miembro de la Unión Africana.

Ahora, 5 años después de su admisión y de la campaña de fuegos artificiales que la acompañó, Marruecos se enfrenta a una realidad cruel: ni las inversiones, ni las influencias de las potencias occidentales, ni el recurso al chantaje han podido cambiar en absoluto el apego de los africanos hacia la liberación y la descolonización… es la seña de identidad de la UA.

En tercer lugar, en Europa actualmente empiezan a surgir indicios favorables a nivel de Luxemburgo y del Parlamento Europeo. También en países individuales que transmiten un cierto mal estar público con la arrogancia marroquí en general, y que siempre o casi siempre tiene al Sahara Occidental como trasfondo. Posteriormente incidiré sobre esta cuestión.

A nivel del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, las sentencias del 29 de septiembre suponen un avance extraordinario en la batalla legal que llevamos librando desde el 2002 con la opinión de Hans Corell.

Las últimas sentencias iluminan de una vez por todas, todas las zonas grises dejadas por la sentencia de 2016, y que fueron debidas a la naturaleza del proceso en su momento. Me refiero especialmente a la consideración del consentimiento libre y eficaz, que en ningún caso puede ser sustituido por las consultas realizadas por la Comisión Europea. Además, las sentencias del 29 de septiembre confirman la personalidad jurídica del Frente POLISARIO, consagrándolo así una vez más como el movimiento de liberación nacional que representa al pueblo saharaui y sus intereses ante las instancias judiciales europeas.

Se trata de unas sentencias que nos dejan indudablemente mejor armados política, legal y diplomáticamente.

En lo que se refiere al Parlamento Europeo en su nueva legislatura, vivimos con gran interés su decisión del 10 de junio de 2021 sobre “el uso de menores por parte de Marruecos”. En la misma, los legisladores europeos no se limitaron solamente a expresar su absoluta repulsa a estas prácticas marroquíes, solidarizándose con España, y convirtiendo así un problema que en principio era de España, en un problema del conjunto de la Unión Europea; sino que además se aprovechó la ocasión para reafirmar su posición de apoyo al respeto a la legalidad internacional en el Sahara Occidental, lo que de facto supuso un rechazo explícito a la proclamación de Trump, de la que hoy se cumple 1 año.

 

  • – En cuanto a la situación de los países individuales, cabe destacar las crisis que siguen abiertas entre Marruecos de un lado y España y Alemania de otro. Los dos conflictos llevaron a Marruecos, por la primera vez sobre todo con la de Alemania, a mostrar su verdadera imagen. Una imagen que nada tenía que ver con el turismo y la cooperación sino que era la de un Estado chantajista y sin límite alguno de irresponsabilidad.
  • – En lo que concierne al Magreb: Argelia, nuestro primer aliado, ha logrado con mucho éxito culminar su proceso de transición post hirak, consolidándose como la potencia regional de referencia con las ideas más claras que nunca. 
En el léxico diplomático de la nueva Argelia no hay lugar a ningún matiz, ya que todas las declaraciones, acciones y gestos son muestra de un apoyo incondicional, sin complejos ni medias tintas, a la independencia del Sahara Occidental.
 
Además, la ruptura de relaciones diplomáticas con Marruecos y la tensión que se vive en la región deja claro que la estabilidad y seguridad de la región y del Mediterráneo pasa necesariamente por la resolución del conflicto en el Sahara Occidental.
 
Mauritania es más que consciente de esto y Túnez empieza a posicionarse en este mismo sentido desde la última reunión del Consejo de Seguridad.
 
Estas son las líneas generales del diagnóstico del contexto actual que son claramente favorables e invitan al optimismo de cara a los próximos años. La pregunta que cabe hacerse por tanto es, ¿tener un contexto favorable es necesariamente una garantía de éxito? ¡!!La respuesta es no!!!
 
Para que estas condiciones favorables sean fructíferas es necesario aprovecharlas adoptando y aplicando una hoja de ruta, un plan de acción intenso, bien combinado y con las prioridades perfectamente identificadas. Este ejercicio necesario y trascendente debe ser el objetivo de esta edición de la EUCOCO.
 
Celebramos su 45 edición en un momento interesante como venía describiendo hasta ahora, pero a la vez con numerosos desafíos. Marruecos está jugando al máximo sus cartas ( marchandage transatlántico, alianza con Israel, ofrecimiento como agente local para destruir a Argelia a cambio de sostener lo insostenible, la ocupación del Sahara Occidental…).
 
Una gran parte del destino de nuestro pueblo se decidirá en 2022 y 2023, un reto que nos deja a saharauis y solidarios sin margen para la improvisación o la falta de coordinación. Las tareas son muchas, y sin intención de anticipar el trabajo del taller político me gustaría subrayar algunas de las cruciales:
 
– Asegurar la puesta en marcha del nuevo enfoque de la EUCOCO, su Task Force y los grupos de trabajo y seguimiento de los talleres que saldrán de esta edición. En este sentido saludo la dedicación y perseverancia del equipo de la Task Force y su voluntad y flexibilidad para adaptarse a las nuevas demandas y particularmente a su líder, Pierre Galland, Carmelo Ramírez y Régine Villemont, entre otros, que trabajan diariamente para una EUCOCO práctica, inclusiva y rejuvenecida.
 
– En términos de prioridades políticas para el año 2022, en función del diagnóstico anteriormente evocado, los principales ejes de acción serían:
 
1. A nivel general europeo; aprovechar la interposición del recurso por el Consejo de la UE, para intensificar las acciones ( políticas, mediáticas y de movilización popular) para asegurar mayor visibilidad de la causa a nivel de las instituciones europeas y del parlamento europeo en Bruselas, y los parlamentarios en sus respectivos países.
 
Como Frente POLISARIO debemos de llevar a cabo una campaña hacia los 27 para presentarnos, como lo que somos, es decir, un socio fiable y creíble en los futuros acuerdos económicos con el Sahara Occidental. En este sentido, habrá que ser capaces de producir todo el argumentario y los documentos que respalden nuestra visión sobre distintos temas como el cambio climático en la línea del memorándum recientemente presentado en la cumbre de Glasgow en nombre de la RASD, el comercio internacional o la política de pesca sostenible…
 
2. A nivel de acciones hacia países individuales, Suecia, Alemania y España se presentan como prioridades para el 2022, para trabajar tres objetivos: legal, político y geopolítico.
 
Suecia: se convierte en crucial aprovechar, el panorama posterior a las sentencias del 29 de septiembre para lograr un reconocimiento diplomático del Frente POLISARIO como movimiento de liberación nacional. Es un objetivo de suma importancia que supondría un break through dentro de la UE. La situación es proclive:
 
  • a) Hay tradición con el OLP y ANC entre otros.
  • b) Existen varias resoluciones del partido en el gobierno y del parlamento sueco en favor del reconocimiento de la RASD.
  • c) Hay un amplio movimiento de solidaridad, y un gobierno sensible a la causa que acaba de votar en contra del recurso ante el TJUE. Es por tanto un objetivo que está a nuestro alcance y que solo requiere de un plan urgente y diverso para lograrlo.
 
Alemania: debe situarse como un objetivo político para aprovechar su creciente peso dentro de la UE después del Brexit para contrarrestar a Francia. Tenemos elementos que nos motivan a afrontar este reto con mucha confianza, entre los que cabe destacar:
 
  • a) La crisis diplomática con Marruecos y su repercusión mediática sobre la opinión pública alemana.
  • b) El creciente interés de Berlín en el conflicto desde la designación de Horst Kohler hasta su invitación a la celebración de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el Sahara Occidental después de la ruptura del alto al fuego en diciembre de 2020.
  • c) El nuevo gobierno, que ha supuesto la entrada de políticos amigos o sensibles a la causa.
 
España: objetivo geopolítico, capitalizado sobre la situación actual de ruptura de las relaciones privilegiadas entre Marruecos y España y el temor creciente de Madrid a la alianza entre Rabat y Tel Aviv y su impacto sobre su seguridad nacional. Estos deben ser argumentos de peso para convencer a España de apostar por el bloque anti expansionista marroquí liderado por el Frente POLISARIO y Argelia y romper de una vez para siempre con esta política de complacencia hacia Marruecos a cualquier precio.
 
Entre los tres países, es el objetivo más complejo y complicado de conseguir en los próximos años por las razones que son de sobra conocidas, pero no es imposible al menos parcialmente. Hay elementos que nos animan a desempeñar esta labor:
 
– La responsabilidad histórica, moral y jurídica de España, no solamente hacia el Sahara Occidental y su pueblo sino hacia la región y el conjunto de los pueblos puesto que la retirada de España sin descolonizar el territorio sigue envenenando las relaciones de los países de la región y es responsable de la actual tensión y sus consecuencias devastadoras.
 
– Un gobierno de coalición integrado por una formación política solidaria y que depende en temas cruciales como son los presupuestos de las fuerzas políticas amigas.
 
– La crisis de Ceuta y su repercusión política y mediática sobre la imagen de Marruecos y sus verdaderas intenciones y prácticas.
 
– La “europeización” de la crisis con Marruecos amplia el margen de maniobra de Madrid frente a la presión de Rabat.
 
– Una toma de conciencia gradual sobre el peligro que supone Marruecos y sus “amistades peligrosas” sobre la seguridad nacional y de las fronteras de España.
 
En definitiva, la situación ha cambiado considerablemente a nuestro favor y en contra de Marruecos. Este último y sus lobbies están extendiendo su actividad para minimizar el impacto de esta dinámica favorable a los intereses del pueblo saharaui.
 
La situación de confort que prevalecía antes del 13 de noviembre de 2020 ha quedado aniquilada y la tensión regional obliga al gobierno de España a adaptarse a esta nueva realidad.
 
Nosotros, saharauis y solidarios tenemos la obligación y la ocasión histórica de convencer a España, a su actual gobierno de que “mirar hacia otro lado” ya no es una opción válida. España ganaría mucho más con un Sahara Occidental soberano e independiente y como ya se ha visto, está perdiendo y pierde demasiado con el bloque de Marruecos y sus aliados. El tiempo asignado a mi intervención se acaba y dejamos el tema de información y otros detalles al trabajo del taller mañana. Muchas gracias por su atención.
 

Origen: Declaración del representante del Frente Polisario en Europa al margen de la 45ª EUCOCO.


PUEDES SEGUIR LAS NOTICIAS AL MOMENTO EN EL CANAL DE TELEGRAM MUNDO SAHARAUI