El Qoteb y El Qairaiun, desaparecidos