El régimen marroquí es el menos indicado para hablar de DD.HH.

El régimen marroquí es el menos indicado para hablar de DD.HH.
 
 
Redacción.
 
ECS. Nueva York. | El pasado 13 de Abril se celebró en el Consejo de Seguridad de la ONU un debate sobre la violencia sexual en conflictos armados, donde se mencionó el conflicto saharaui a la luz de las continuas violaciones del régimen marroquí en las ciudades saharauis que ocupa. Como es habitual, Marruecos lanzó una irracional diatriba contra la causa saharaui, intentando hacer creer sus inventos que ya fueron sólidamente refutados por organismos institucionales y agencias no gubernamentales. En este contexto, Omar Hilale, el representante de Mohamed VI en Nueva York, vertió una sarta de calumnias y falsas acusaciones de supuestos »niños soldado» en los campamentos de refugiados saharauis así como la demonización de los activistas y defensores de los derechos humanos saharauis.
 
Ante el vigésimo intento desesperado de pervertir la naturaleza jurídica del conflicto saharaui, el Frente POLISARIO lanza un comunicado refutando la propaganda difundida por Omar Hilale.
 
A continuación la respuesta íntegra:
 
La misión marroquí ante las Naciones Unidas demostró una vez más su obsesiva inclinación por el engaño y la desinformación al difundir falsas acusaciones de “violaciones de derechos humanos” y “reclutamiento forzoso de niños” en los campamentos de refugiados saharauis durante el reciente debate abierto anual del Consejo de Seguridad de la ONU sobre violencia sexual en zonas de conflicto.
 
El estado de ocupación marroquí es el menos indicado en el mundo para hablar de derechos humanos debido a su sistema político represivo y tiránico, y debido a su continua ocupación militar ilegal de partes de la República Saharaui, donde las autoridades de ocupación marroquíes aún continúan su guerra dirigida a suprimir al pueblo saharaui y arrebatar sus tierras y recursos.
 
En este contexto, basta referirse a la medida cautelar dictada el 9 de abril de 2015 por el juez del Tribunal Supremo español Pablo Ruz en la que acusaba a 11 altos funcionarios marroquíes de genocidio en el Sáhara Occidental, basándose en el hecho probado de que entre 1975 y 1991 hubo «Un ataque sistemático contra la población civil saharaui por parte del ejército y las fuerzas policiales marroquíes.»
 
Además, los informes de Amnistía Internacional, Human Rights Watch, e incluso el informe inédito de la misión de 2006 del Alto Comisionado para los Derechos Humanos al Sáhara Occidental y los campamentos de refugiados, entre otros, aportan datos sobre las indecibles atrocidades cometidas por el ocupante marroquí contra los civiles saharauis en los territorios ocupados.
 
El intento desesperado de la misión del estado de ocupación marroquí de distorsionar la lucha pacífica de la activista de derechos humanos Sultana Sid Brahim Jaya y su familia, cuyo domicilio se encuentra en la ciudad ocupada de Bojador sitiado desde el 19 de noviembre de 2020, es parte del proceso de desinformación destinado a ocultar la realidad de los actos de intimidación, violencia física y psicológica que practican a diario las fuerzas de seguridad marroquíes contra la activista de derechos humanos Sultana Sid Brahim Jaya, su familia y otros defensores de derechos humanos en las zonas saharauis ocupadas.
 
En cuanto a la afirmación de que hay “reclutamiento forzoso de niños” en los campamentos de refugiados saharauis, esto es parte de la absurda calumnia que el estado ocupante de Marruecos ha estado promoviendo, ya que a menudo recurre a la manipulación de imágenes y al uso de fotografías tomadas de diferentes conflictos y áreas para apoyar sus afirmaciones falsas.
 
En respuesta a lo difundido por el estado de ocupación marroquí durante la visita del Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas al Sáhara Occidental a los campamentos de refugiados saharauis, el 17 de enero de 2022 el portavoz oficial del Secretario General desmintió la presencia de niños soldados allí. Además, muchas agencias de la ONU, la UE e internacionales, han estado presentes en los campamentos de refugiados saharauis durante décadas, y ninguna de ellas ha apoyado nunca las falsas acusaciones de Marruecos.
 
Baste solo referirse en este contexto a la respuesta dada por el Sr. Lenarcic el 18 de noviembre de 2020 en nombre de la Comisión Europea, en donde aclaraba que “la Comisión no tiene conocimiento del presunto trabajo infantil o reclutamiento forzoso en los campamentos saharauis” .
 
Así, en lugar de promover acusaciones infundadas sobre los niños saharauis, la misión marroquí ante las Naciones Unidas debería haberse avergonzado de la situación de los niños en su país que están siendo explotados para “la mendicidad y el tráfico sexual” donde “algunos extranjeros, especialmente de Europa y Medio Oriente viene en busca del turismo sexual infantil en las principales ciudades marroquíes», según el Informe sobre la trata de personas (Informe TIP, pág. 360) publicado por el Departamento de Estado de EE.UU. en junio de 2020.
 
Dr. Sidi Omar. 
Representante del Frente POLISARIO ante Naciones Unidas.
Coordinador con la misión de la MINURSO.
 

Origen: El régimen marroquí es el menos indicado para hablar de DD.HH.