El revés de Francia en el Sahel, ¿fortalecerá la cooperación militar entre Argelia y Mauritania?

El revés de Francia en el Sahel, ¿fortalecerá la cooperación militar entre Argelia y Mauritania?
 
Madrid, 25 Enero de 2021. – (ECSAHARAUI) 
Por Lehbib Abdelhay /ECS 
 
 
Argelia y Mauritania han fortalecido su cooperación económica y militar en los últimos años de una manera sin precedentes, especialmente después de la visita del jefe de los ejércitos mauritanos a Argelia a la luz de los graves acontecimientos de seguridad en la región del Sahel, que, efectivamente, tendrán repercusiones negativas en los dos países.
 
Con la decisión de Francia de reducir sus tropas en el Sahel y África Occidental, tras el fracaso de sus esfuerzos por limitar la actividad de los grupos armados, Argelia se prepara para llenar el vacío de seguridad en la región, pero con un enfoque diferente.
 
Durante la visita del Jefe del Estado Mayor del Ejército de Mauritania, Mohamed Bamba Uld Maggat, a Argelia entre el 5 y el 6 de enero, el Jefe de Estado Mayor argelino Said Chengriha pidió fortalecer las relaciones militares bilaterales que unen a los dos países «para hacer frente a los diversos desafíos de seguridad que amenazan el Magreb y la región del Sahel».
 
En un movimiento que reactivaría el espíritu de la alianza de los países del Campo (دول الميدان) (Argelia, Mauritania, Malí y Níger) que se formó en 2010, Chengriha destacó “la importancia de hacer un mayor uso de los mecanismos disponibles de cooperación en seguridad, especialmente el Comité Conjunto de Personal Operativo de CEMOC”, que tiene su sede en la ciudad de Tamanrasset en el extremo sur de Argelia.
 
Chengriha se enmarca en la cooperación en «el intercambio de información y la coordinación de acciones en ambos lados de las fronteras comunes de los estados miembros». Aquí radica la esencia de la disputa entre la visión de Argelia de combatir las organizaciones terroristas y la táctica francesa para combatir estos grupos armados en la región del Sahel.
 
París defiende la intervención militar directa en los países del Sahel, a través del establecimiento de bases militares sobre el terreno, el empleo de aviones de combate, helicópteros y aviones no tripulados (drones), además de tropas en tierra, con la formación de la coalición Grupo de los Cinco (Níger, Mali, Burkina Faso, Chad y Mauritania), que se formó en 2017.
 
Mientras tanto, Argelia cree que todos los países del Sahel deben luchar contra los grupos terroristas cada uno desde dentro de su fronteras con la condición de la coordinación militar y en materia de inteligencia entre estos países que comparten fronteras.
 
Argelia considera que la intervención de Francia, que tiene historia colonial, en el Sahel sólo contribuirá a emeparar la enemistad nacional y religiosa de los pueblos de la región contra potencias extranjeras, que los grupos terroristas explotarán para reclutar más elementos en sus filas.
 
En opinión de los funcionarios argelinos, la militarización de la región a través de bases extranjeras bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo socavará gradualmente la independencia de estos países, colocándolos entre las fauces de los grupos armados y la injerencia extranjera.
 

Mauritania está interesada en la industria militar argelina.  
 
“Debemos ampliar el círculo de intereses de la industria militar para incluir, no solo la satisfacción de las necesidades del ejército y el mercado interno, sino ir más allá a los mercados regionales e incluso internacionales. Nuestra industria militar se exporta a países extranjeros», dijo Said Chengriha el pasado 21 de noviembre.
 
Argelia fabrica desde hace años armas ligeras y pesadas, como vehículos blindados, además de camiones, autobuses y vehículos con tracción en las cuatro ruedas, que se utilizan con fines militares y civiles, en asociación con varios países e instituciones internacionales, incluida la empresa alemana «Mercedes-Benz».
 
Durante la visita del Jefe de Estado Mayor de Mauritania a Argelia, Uld Maggat inspeccionó la Corporación de Desarrollo de la Industria Automotriz en la provincia de Tiaret (oeste), indicando la posibilidad de que Nouakchott importe armas y equipos militares argelinos, compatibles para las operaciones antiterroristas en el desierto del Sáhara y el Sahel.
 
Aunque Mauritania no ha sufrido ningún ataque terrorista desde 2011, su frontera sureste con Mali no está lejos de la zona fronteriza de los tres volátiles, lo que significa que la amenaza aún existe, especialmente porque es parte del grupo de los Cinco países del Sahel liderados por Francia.
 
Mauritania se ha visto sumergida en una guerra violenta con el Grupo Salafista de Predicación y Combate, que se ha denominado al-Qaeda en el Magreb (AQMI), desde 2008, tras un ataque a la ciudad de Turín (norte) que se saldó con el secuestro y decapitación de 12 soldados, extendiendo los combates entre los dos bandos hasta el norte de Malí.
 
Mauritania teme que los combates se extiendan desde Malí hasta dentro de sus fronteras, aunque el Centro de Estudios Africanos reveló que Nouakchott había alcanzado en 2011 un «acuerdo mutuo de no agresión con grupos extremistas violentos», alegando que su ejército ha evitado atacar a los extremistas desde esa fecha.
 
El revés de Francia en el Sahel reaviva la alianza de los países de la Región. 
 
Si la operación militar «Serval» lanzada por Francia a principios de 2013 logró expulsar a los grupos armados del norte de Malí, especialmente las ciudades de Gao, Kidal y Tombouctou, sin embargo la operación «Barkhane», que la siguió, ha enfrentado, durante unos 8 años, reveses sucesivos.
 
Francia ha perdido hasta ahora 50 soldados, el último de los cuales fueron cinco muertos la semana pasada, y cientos de soldados de Mali, Níger y Burkina Faso han muerto en ataques terroristas por muchas organizaciones que operan en la región, entre eells ISIS, la alianza de grupos leales a Al Qaeda y Boko Haram.
 
Las tres fronteras comunes entre Mali, Níger y Burkina Faso se han convertido en un nuevo bastión de la organización «Estado ISLÁMICO en el Gran Sahara» (ISGS), tras su derrota en Irak, Siria y Libia.
 
La Operación Francesa Barkhane, formada por 5.100 soldados, no logró derrocar el terrorismo, a pesar de la presencia de fuerzas de la Unión Africana y la llegada de apoyo militar de países europeos, sin mencionar la presencia militar estadounidense en la región a través de una importante base aérea para aviones no tripulados en Níger.
 
Con la decisión de Francia de reducir sus fuerzas en el Sahel, similar a la de Estados Unidos, coincidiendo con la escalada de ataques terroristas en la región, el mayor peso en la lucha contra los grupos armados recaerá sobre los países de la región, especialmente Mali, Níger y Burkina Faso.
 
Chad, por su parte, se volvió contra sí mismo después de que su presidente, Idriss Déby, anunciara en abril pasado que su país dejaría de participar en operaciones anti-extremistas fuera de sus fronteras, tras el asesinato de 92 soldados chadianos en un ataque de Boko Haram el 23 de marzo.
 
La prensa Occidental afirman  que Chad no ha enviado un batallón adicional de 480 hombres a la zona de la «triple frontera», como prometió el pasado mes de enero.
 
Lo que está sucediendo ahora es la desintegración de la coalición del Grupo de los Cinco liderada por Francia, que busca una salida honorable para su guerra en el Sahel, mientras que Mauritania no quiere involucrarse en una guerra directa con grupos extremistas, y Chad ya no se siente tentado por la ayuda francesa ante la amenaza que Boko Haram e ISIS.
 
Esta realidad puede empujar hacia un retorno a la estrategia de Argelia en la lucha contra el terrorismo, a través de las capacidades autónomas de cada país, pero con la coordinación del trabajo en materia de inteligencia y militar en las fronteras entre los países de la región.
 
Dada su experiencia en la lucha contra el terrorismo y su posesión del ejército más grande de la región, Argelia cree que el desarrollo de áreas remotas, el diálogo con los grupos moderados y su separación de los grupos extremistas, y el fortalecimiento de la actividad de sociedades de defensa moderadas, como la Asociación de Académicos, Imanes y Defensores del Sahel, en conjunto secarían las fuentes del terrorismo y aislarían a los extremistas.
 
El acercamiento argelino-mauritano representa una oportunidad para revivir la iniciativa de los países del mediocampo, pero no es seguro que Mali, Níger y Burkina Faso, con el apoyo francés, resistirán los violentos ataques de ISIS, Al Qaeda y Boko Haram.
 

Origen: El revés de Francia en el Sahel, ¿fortalecerá la cooperación militar entre Argelia y Mauritania?