Francia acoge con satisfacción la «reanudación de las relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel» y pide una solución «justa» al conflicto del Sáhara Occidental

Francia acoge con satisfacción la «reanudación de las relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel» y pide una solución «justa» al conflicto del Sáhara Occidental
 
París, 12 Diciembre de 2020. – (ECSAHARAUI) 
Por Lehbib Abdelhay /ECS 
 
 
 
La decisión de Marruecos de reanudar las relaciones con Israel fue bien recibida por París, y con respecto a la decisión estadounidense de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores francés, Agnes von der Molle, dijo que su país «apoya una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable».
 
El viernes, París acogió con satisfacción la decisión de la «reanudación las relaciones diplomáticas» entre Israel y Marruecos, afirmando que el conflicto del Sáhara Occidental, que era una de las apuestas para lograr la normalización, es un conflicto «prolongado» y que hay que encontrarle una solución «justa y duradera».
 
Si el Frente Polisario prometió continuar la lucha armada en el Sáhara Occidental, un día después de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer la soberanía marroquí sobre esta zona ocupada por Marruecos desde 1975, dijo a la AFP Mohamed Salem Ould Salek, Ministro de Exteriores de la RASD.
 

 
«Una solución política justa» 
 
La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores francés declaró: «El conflicto en el Sáhara Occidental ha durado demasiado y representa un riesgo constante de erupción de tensión en la región», en un momento en que el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció la soberanía de Marruecos sobre esta zona en disputa a cambio de la normalización de las relaciones de Marruecos con Israel».
 
Tanto Marruecos como el Frente Polisario reclaman la soberanía sobre esta antigua colonia española. Cabe señalar que el estancamiento que dujo a la guerra actual, fue por la posición hostil de Francia.
 
La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, Agnes von der Molle, agregó que Francia «apoya una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que sea consistente con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas».
 
Destacó que «a la luz de esta visión, Francia considera el plan de autonomía marroquí como base para conversaciones serias y creíbles».
 
Marruecos considera al Sáhara Occidental como parte integral de su territorio y ocupa el 80 por ciento de sus 266.000 kilómetros cuadrados, y propone otorgarle una mayor autonomía bajo su soberanía, mientras que el Frente Polisario ha estado pidiendo durante años aquél referéndum de autodeterminación en virtud de un acuerdo de alto el fuego firmado en 2005 y 1991 bajo los auspicios de las Naciones Unidas tras una guerra que duró 16 años.
 
La lucha armada continuará’
 
«El ministro de Relaciones Exteriores de la RASD», Mohamed Salem Uld Salek, declaró que «los combates continuarán hasta la completa retirada de las fuerzas de ocupación marroquíes».
 
El Frente Polisario ha informado de intercambios diarios de disparos a lo largo de la berma que separa las dos partes del Sáhara Occidental desde que se rompió el acuerdo de alto el fuego el 13 de noviembre, después de que estuviera en vigor desde 1991.
 
El Ministerio de Defensa saharaui confirmó en un comunicado publicado el viernes por la mañana que el Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) continuó el jueves sus ataques «contra bases militares marroquíes detrás del» muro de la vergüenza».
 
La declaración indicó que «sitios enemigos» fueron bombardeados en los sectores de Mahbas, Hauza y Amgala.
 
Ould Salek reiteró que la decisión estadounidense era «inválida» y enfatizó que la comunidad internacional «no reconoce ni reconocerá ninguna soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental».
 
Hizo hincapié en que la soberanía sobre el Sáhara Occidental «pertenece exclusivamente al pueblo saharaui».
 

 

(…)

 

 

 

Origen: Francia acoge con satisfacción la «reanudación de las relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel» y pide una solución «justa» al conflicto del Sáhara Occidental.