Incertidumbre y olvido ¿En qué punto se encuentra la causa saharaui y a dónde se dirige? – OPINIÓN Por Taleb Alisalem

Incertidumbre y olvido ¿En qué punto se encuentra la causa saharaui y a dónde se dirige? – OPINIÓN Por Taleb Alisalem
¿Queremos ser realmente solo daños colaterales? ¿Queremos aceptar esta verdad? ¿Nos rendiremos al macabro juego político que nos define en esas dos odiosas palabras?
Para los saharauis y todas las personas que siguen de cerca este conflicto es frustrante ver como pasan los años y el conflicto del Sahara Occidental sigue estancado, desde el ya lejano 1975 cuando España abandono este territorio entregándoselo a Marruecos tras la firma de unos acuerdos ilegales, los saharauis no han dejado de sufrir desde entonces.

Actualmente Marruecos invade la mayor parte del territorio del Sahara Occidental, explota sus recursos naturales y bloquea cualquier intento de la comunidad internacional de una solución al conflicto, claramente sabe que el tiempo juega a su favor.

Por otro lado, los saharauis se encuentran divididos entre campamentos de refugiados al sur de Argelia donde cientos de miles de personas se establecieron hace ya mas de 40 años esperando una solución al conflicto y poder volver a su casa, al Sahara Occidental. La otra mitad de la población se quedó en la parte invadida por Marruecos sufriendo todo tipo de violaciones de derecha humanos y viendo cómo sus derechos son pisoteados a diario por las fuerzas de ocupación marroquíes.

Las Naciones Unidas siempre ha jugado el papel de intermediario en este conflicto tratándolo desde los años sesenta como un procedo de descolonización, sin embargo la realpolitik y los tejemanejes de la diplomacia internacional y la metodología marroquí están funcionando, por mucho que nos cueste reconocerlo, tener de su parte a grandes actores en el panorama de la política internacional es el único motivo por el cual este conflicto no se ha solucionado a día de hoy.

Teniendo en cuenta que todos los intentos de Naciones Unidas por solucionar el problema del Sahara Occidental, han fracasado, y que desde el año 2017 no ha nombrado un enviado especial que se ocupe de este asunto, y también analizando todas las resoluciones del consejo de seguridad de los últimos años relacionados con el conflicto saharaui, está claro que nos encontramos ante un callejón sin salida. Sintiendo mucho mi pesimismo, no creo que las Naciones Unidas a dia de hoy esté capacitada para liderar de forma objetiva una posible solución al conflicto que garantice la autodeterminación del pueblo Saharaui.

¿Somos los saharauis realmente los daños colaterales de un conflicto ya acabado?

En el año 2012 el famoso actor español Javier Bardem junto al productor y director de cine Alvaro Logoria produjeron el documental “Hijos de las nubes: la última colonia” en este documental fue entrevistado un alto cargo de la diplomacia internacional que estuvo durante una época muy al tanto del conflicto saharaui, este diplomático aseguraba que es un conflicto ya resuelto, que la “no solución, es la solución” y al ser preguntado por los saharauis, por lo que sufren y sufrieron, por lo que anhelan, por su derecho… este diplomático contestó – daños colaterales.

En su momento, esta respuesta me indigno, pero con el tiempo he ido asimilando que quizás puede que esa respuesta sea una de esas verdades que duelen, pero no dejan de ser una verdad.

La pregunta que nos tenemos que hacer hoy en día los saharauis y todos aquellos que sienten y apoyan nuestra causa es ¿queremos ser realmente solo daños colaterales? ¿Queremos aceptar esta verdad? ¿Nos rendiremos al macabro juego político que nos define en esas dos odiosas palabras?

Quizás yo no tenga las respuestas, pero si veo más necesario que nunca un despertar, un cambio de rumbo y de estrategia. Nos urge más que nunca pasar de aceptar las reglas a ponerlas, de asumir nuestro destino a crearlo. Por muy paradójico que parezca, debemos dejar las palabras, los discursos, las asociaciones inútiles, las recaudaciones económicas, los intereses personales, los conflictos internos y las riñas sin sentido para centrarnos en un solo objetivo, para impulsar nuestra causa de nuevo desde y hacia la revolución, de otro modo, solo estaríamos aceptando esa amarga realidad que tan solo somos “daños colaterales de un conflicto ya acabado”.

Origen: Incertidumbre y olvido ¿En qué punto se encuentra la causa saharaui y a dónde se dirige?