Insta al gobierno de Nueva Zelanda a detener los envíos de «fosfato de sangre» del Sáhara Occidental

Insta al gobierno de Nueva Zelanda a detener los envíos de «fosfato de sangre» del Sáhara Occidental
Madrid, 12 Junio de 2020. – (ECSAHARAUI) 
Redacción Lehbib Abdelhay /ECS 
La ONG Western Sahara Campaign-NZ lamenta que una vez más las empresas de fertilizantes de Nueva Zelanda «Ravensdown» y «Ballance Agri-Nutrients» continúen participando en el saqueo de los recursos naturales del Sáhara Occidental. 
 
Trans Spring, un granelero registrado en Hong Kong, llegará el próximo 17 de junio al puerto de Napier en Nueva Zelanda y luego continuará su rumbo a Lyttleton para entregar un cargamento de más de 56,000 toneladas de fosfatos saqueados ilegalmente del Sáhara Occidental para la compañía Ravensdown. 
 
Este nuevo envío ocurre poco después de que el granelero Van Star llegó a las localidades de Tauranga y Bluff en nombre de la empresa neozelandesesa Ballance Agri-Nutrients en mayo de este año con una carga de fosfatos procedente del Sáhara Occidental.

En el último año financiero, la tesorería del régimen marroquí recibió alrededor de 30 millones de dólares de las dos compañías de Nueva Zelanda a cambio de la roca de fosfato extraída ilegalmente del Sahara Occidental, sin embargo, el pueblo saharaui, particularmente aquellos que viven en los campos de refugiados y las áreas liberadas, no se beneficiaron y no dieron su consentimiento para este comercio.
 
Nueva Zelanda es el único país que queda en el mundo que todavía financia la ocupación ilegal del Sáhara Occidental. La compañia Ravensdown y Balance Agri-Nutrients son los únicos dos clientes que aún continúan comprando el fosfato robado de la colonia española, informa el diario neozelandés Scoop.

Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica e incluso Australia han dejado de comprar este ‘fosfato de sangre’ debido a las violaciones de derechos humanos causadas por esta brutal y horrible ocupación.


Miles de saharauis desplazados viven actualmente en campamentos cerca de Tinduf, en Argelia, en condiciones difíciles, desde la invasión marroquí en 1975.
Actualmente, los campamentos están experimentando escasez de alimentos y medicamentos debido a la pandemia de Covid-19. El valor del envío actual a bordo del Trans Spring (US $ 4 millones) podría suministrar alimentos a los campamentos durante un año.
Tanto Ravensdown como Balutr Agri-Nutrients continúan comprando fosfato a espaldas de un pueblo hambriento y desplazado. Una vez más, los intereses financieros de las empresas de Nueva Zelanda parecen haber sobrepasado las obligaciones legales, éticas y los derechos humanos.
Mike Barton, de la ONG Western Sahara Campaign-NZ, dijo en declaraciones al diario Scoope: «instamos al Gobierno a intervenir y obligar a Ravensdown y Ballance Agri-Nutrients a detener sus importaciones ilegales de fosfatos del Sahara Occidental de inmediato». 
 
Western Sahara Campaign-NZ hace un llamamiento a Ravensdown y Ballance Agri-Nutrients para evaluar sus respectivas posiciones con respecto a la compra de fosfato.

Barton subrayó que «la falta de acción del Gobierno de Nueva Zelanda y la intransigencia de los Agronutrientes Ravensdown y Ballance están dañando la reputación y la posición de nuestro país en el mundo». Hacemos un llamamiento a todos los neozelandeses a presionar a sus representantes locales para detener el saqueo de los recursos naturales del Sáhara Occidental. 

ECS: Insta al gobierno de Nueva Zelanda a detener los envíos de «fosfato de sangre» del Sáhara Occidental