La audacia de Sultana Jaya | naiz: Iritzia – Opinión de Ali Salem Iselmu

La audacia de Sultana Jaya | naiz: Iritzia – Opinión de Ali Salem Iselmu
Ali Salem Iselmu
Periodista y escritor saharaui

La audacia de Sultana Jaya

La voz de Sultana seguirá en las calles de Bojador. Pasaran días y noches. Ella con la cara llena de dolor y los ojos llenos de lágrimas desafiará al sultán, el rey de la triste ceremonia en la que los súbditos se inclinan ante un caballo blanco.

Sultana perdió su ojo aquella mañana a manos de la Policía marroquí, en medio de un grupo de estudiantes, cuando se dirigía a la Universidad de Marrakech. Había nacido en una ciudad lejana, en la ciudad de Bojador en el Sahara Occidental. De pequeña había soñado con escribir poemas sobre su padre, sobre su hermana y sobre sus vecinos que se habían exiliado lejos en otro país. Sultana miró al sultán después de perder su ojo, después de sangrar su rostro y gritó hacia el horizonte «quiero escribir poemas, quiero ordenar mis palabras, quiero llorar cerca del mar y abrazar las calles de Bojador». El sultán acostumbrado a la ignominia, la humillación de sus súbditos, creyó que Sultana se iba a inclinar ante sus pies y su corcel blanco que lleva cada mes de julio para recordar a su pueblo que él, es el rey, el comendador de los creyentes con la gracia de Dios.

Sultana, la reina de cada palabra, la madre de cada epopeya se negó a la ceremonia del comendador de los creyentes, a la humillación de cada generación ante el rey en sus palacios y jardines. Ella quería contar una historia, un largo relato. Ella es la razón de la audacia. Rodeada de un ejército de verdugos gritó con su voz enérgica, «o seremos libres o nos convertiremos en una tumba». La libertad para Sultana, es el derecho a caminar hasta el mar e internarse en la luz de la luna y caminar hasta alcanzar la cima de una montaña.

Sultana es una heroína rodeada de verdugos que le han arrancado un ojo, le han arrancado su dignidad y quieren doblegar sus palabras cada vez que grita reclamando el fin de la impunidad.

Marruecos sabe que no ha podido vencer a Sultana, la reina de una y mil batallas. La niña que reclamó una universidad para la ciudad del Aaiún, reclamó que las jaimas vuelvan al desierto y los pescadores vuelvan a vestir su túnica azul cerca de las dunas.

Cada golpe nace del miedo, el miedo de quien ejerce la fuerza como único argumento. Sultana Jaya es el espíritu libre de cada saharaui, la razón que busca la libertad a través de la palabra. Un ojo le han arrancado y otro golpe le han dado cerca de sus mejillas. Quieren borrar sus lágrimas, cegar sus ojos y extirpar sus palabras.

El silencio de los buenos, de las patrullas de la ONU ante cada torturado, es el derecho a la autodeterminación cercenado que reclama el pueblo saharaui sobre un territorio no autónomo, la última colonia de África.

(…) 

SEGUIR LEYENDO en: naiz: Iritzia | Opinión – La audacia de Sultana Jaya