La falta de una solución en el Sáhara Occidental causa una tragedia intergeneracional

La falta de una solución en el Sáhara Occidental causa una tragedia intergeneracional

Madrid, 18 Septiembre de 2020. – (ECSAHARAUI)
Redacción Lehbib Abdelhay/ ECS

 

Ahora, más de 40 años después, el Sáhara Occidental está dividido en dos, con un tercio de la población viviendo bajo un gobierno independiente en campos de refugiados en Argelia, mientras que el resto de la población permanece bajo la ocupación marroquí. A pesar de la presión internacional, Marruecos sigue negando al pueblo del saharaui el derecho a un referéndum para la independencia.

Ante la obstrucción y el estancamiento actual, la juventud saharaui rechaza y refuta la actual situación de estancamiento resultante de la sistemática política de intransigencia y obstrucción de Marruecos.

En este estancamiento, las líneas del frente se han movido desde el árido desierto hasta el ámbito de los medios y la diplomacia. Las experiencias de la guerra y la autodeterminación han demostrado que las percepciones internacionales de conflictos son uno de los factores más importantes para determinar sus resultados.

El ex enviado personal del secretario general de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, Horst Köhler, protagonizó una serie de conversaciones de mesa redonda para llevar un conflicto estancado hacia una resolución pacífica pero ha chocado con la negativa de Francia y Marruecos. Este conflicto ha entrado en un punto muerto desde que un acuerdo de alto el fuego de 1991 puso fin a 16 años de guerra entre el Reino de Marruecos y el movimiento de liberación del Sáhara Occidental, el Frente Polisario.

En estas circunstancias, es improbable que se mantenga el statu quo, y cada parte en este conflicto ha renovado las razones para buscar una solución, ya sea para detener las nuevas arenas movedizas o para anticiparse a la política exterior de los prominentes gobiernos occidentales.

Casi tres décadas de estancamiento han causado suficientes problemas para que tanto Marruecos como el Polisario vuelvan a la mesa de negociaciones. Cualquiera que sea el próximo acto, los líderes saharauis están increíblemente bien ensayados.

 
El Frente Polisario utiliza todos los medios a su alcance

 

Por su parte, el representante Permanente del Frente Polisario ante las Naciones Unidas, Dr. Sidi Mohamed Omar, señaló recientemente que la continuación del proceso de solución dirigido por las Naciones Unidas en su forma actual y la ausencia de una voluntad real del Consejo de Seguridad para poner fin al conflicto, implica que el pueblo saharaui está perdiendo la confianza en el proceso político actual.

«Entre las razones que agravarían aún más la situación está la ausencia de iniciativas de las autoridades pertinentes para avanzar en el proceso, que desafortunadamente sirve a la opción preferida de Marruecos, es decir, jugar por tiempo, prolongar el conflicto y el sufrimiento del pueblo saharaui, con la esperanza de que la comunidad internacional acepte y reconozca la ocupación y la anexión de partes del Sahara Occidental», dijo el representante del Frente Polisario en la ONU.

El diplomático saharaui dijo, según el periódico alemán «Youngvelt», que seguir el camino del proceso de paz de las Naciones Unidas desde 1991 muestra que ha experimentado cambios y transformaciones radicales durante su implementación, lo que llevó al estancamiento que enfrenta el proceso hoy. En otras palabras, agrega Omar, quien desea el apoyo del Consejo de Seguridad a una solución que prevea el referéndum de autodeterminación, que fue acordado por ambas partes en 1988 y aprobado por el propio Consejo de Seguridad.

También señaló el mismo contexto, que las negociaciones directas entre las dos partes son necesarias para resolver el conflicto. Sin embargo, la solicitud del Consejo a las partes, desde una visión «realista», de trabajar hacia una solución política acordada es incompatible con el derecho a la libre determinación que deben ejercer las personas interesadas en la descolonización. En este caso, el propietario exclusivo del derecho a la libre determinación es el pueblo saharaui, que debe ejercer su derecho de manera libre, directa y democrática de acuerdo con las normas y prácticas internacionales.

A la luz del estancamiento y los intentos de imponer el statu quo, y la aceptación por parte de algunas partes del status quo como una excusa para no hacer nada o tomar una posición en esta dirección, Sidi Omar destacó que el pueblo saharaui nunca aceptará esta situación inaceptable bajo cualquier justificación.

El Sáhara Occidental, una colonia española ocupada por Marruecos.
El Sáhara Occidental, una colonia española, está mayoritariamente bajo ocupación de Marruecos, si bien el pueblo saharaui lo reivindica. Es la última colonia de África pendiente de descolonización.

Marruecos, que considera al Sáhara Occidental como parte integrante de su territorio nacional, ocupa militarmente el 80% y propone una amplia autonomía bajo su soberanía.

El Polisario, que proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), reclama la celebración de un referéndum previsto por Naciones Unidas en el marco de la solución del conflicto.

El último ciclo de negociaciones, auspiciado por la ONU, se remonta a marzo de 2012 y condujo a un estancamiento. Ambas partes se atrincheran en sus posiciones, con continuos desacuerdos sobre el estatus del territorio y la composición del electorado para el referendo de autodeterminación.

– El desierto frente al Atlántico –

El Sáhara Occidental es un territorio de 266.000 km2, a las puertas de África subsahariana. Situado en la costa Atlántica, está bordeado por Marruecos, Mauritania y Argelia. Casi desértico, es un territorio rico en fosfatos, y su litoral, de 1.100 km de largo, tiene gran abundancia de pesca.

Cortado de norte a sur desde los años 1980 por un «muro de defensa» —como lo llaman las autoridades marroquíes— de 2.700 km de largo, cuenta con más de medio millón de habitantes.

El Aaiún, situada en la región Norte y ocupada por Marruecos, Dajla y Smara, son las principales ciudades.

Marruecos asegura que está desarrollando la región con importantes programas de inversiones pero el Polisario, dirigido actualmente por Brahim Gali, considera que estos programas no benefician a la población saharaui y que la explotación de las reservas naturales constituye un «saqueo».

Entre 100.000 y 200.000 refugiados, según diversas fuentes, viven en campos cerca de la ciudad argelina de Tinduf, a 1.800 km al suroeste de Argel, cerca de la frontera con el Sáhara Occidental.

«La frustración y la ira frente al estancamiento del proceso político» que impera entre la población de los campos se han «agravado por la persistencia de las dificultades, como el aumento de la malnutrición» derivado de una reducción constante de la ayuda humanitaria, según el último informe de la ONU.

– Muros –

En 1975, la Corte Internacional de Justicia de La Haya se pronuncia a favor de la autodeterminación de la población. Un fallo que estuvo seguido de la «Marcha Verde», a instancias del rey Hasan II, que movilizó a 350.000 marroquíes para cruzar la frontera en nombre de «la pertenencia» de ese territorio al reino.

En 1976, el Polisario proclama la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), con el apoyo de Argelia y de aliados históricos, como Cuba o Sudáfrica.

En 1979, Marruecos toma el control de la casi totalidad del Sáhara Occidental después de que Mauritania renuncie a su parte del territorio. Se levantan varios «muros» de defensa contra las emboscadas del Ejército saharaui.

Tras 16 años de guerra, entra en vigor un alto el fuego en 1991, cuando se define una zona tampón controlada por los cascos azules de la ONU.

– Tensiones –

La misión de la ONU (Minurso), con sede en El Aaiún, comprendida en la actualidad por unos 230 oficiales, vigila el alto el fuego con patrullas terrestres y aéreas, a la espera de que se defina el estatus del territorio.

Desde 1991, se han constatado varias violaciones del acuerdo militar en ambos bandos, pero, pese a algunos episodios tensos, «no se ha registrado ninguna amenaza importante para la paz hasta ahora», según el último informe de la ONU.

Hoy, y a diferencia de los últimos dos años, la duración del mandato de la Minurso fue renovada por un año a causa de la presión de Estados Unidos, para tiempo al próximo enviado especial del secretario general de la ONU visitar la zona.

Origen: La falta de una solución en el Sáhara Occidental causa una tragedia intergeneracional.