«La gente me pregunta si el momento más feliz es cuando los niños saharauis llegan a Galicia, yo siempre digo que el momento más feliz para mí es cuando se van, y veo que pueden regresar sanos a sus hogares y abrazar a sus familias»

«La gente me pregunta si el momento más feliz es cuando los niños saharauis llegan a Galicia, yo siempre digo que el momento más feliz para mí es cuando se van, y veo que pueden regresar sanos a sus hogares y abrazar a sus familias»

Maite Isla: «Vas a los campamentos saharauis y oyes a niños hablando en gallego»

Conoce a las más de 300 familias acogedoras por su nombre. En 25 años han viajado a Galicia 9 mil niños del programa Vacaciones en Paz que este año se ha suspendido

BIBIANA VILLAVERDE

«La gente me pregunta si el momento más feliz es cuando los niños saharauis llegan a Galicia, yo siempre digo que el momento más feliz para mí es cuando se van, y veo que pueden regresar sanos a sus hogares y abrazar a sus familias». Maite Isla (Mondariz, 1954) es el nexo que acorta los 2.000 kilómetros que separan Galicia del Sáhara, como presidenta de Solidaridade Galega co Pobo Saharaui. El pleno aprobó ayer dar a la asociación el galardón de Viguesa Distinguida por su labor durante más de 25 años. Un cuarto de siglo en el que más de 7.000 familias gallegas han abierto sus casas a más de 9.000 menores del programa Vacaciones en Paz. Unas vacaciones en las que los niños alivian el calor del desierto pero también descubren un nuevo mundo, distinto de los campamentos en los que viven, donde aprenden lo que es un paraguas o un árbol. «Allí ahora están a más de 50 grados, en pleno desierto. A día de hoy ya todos tienen referencias de la vida aquí pero al principio se sorprendían con una escalera o con un grifo de agua», explica Isla.

(…)

LEE NOTICIA COMPLETA EN: La Voz de Galicia