La izquierda alemana acusa al gobierno federal de apoyar la ocupación marroquí del Sáhara Occidental

La izquierda alemana acusa al gobierno federal de apoyar la ocupación marroquí del Sáhara Occidental
 
 
«Los principios del derecho internacional a cambio de la energía renovable» 
 
La izquierda alemana acusa al gobierno federal de apoyar la ocupación marroquí del Sáhara Occidental.
 
 
Berlín (ECS). – La Izquierda alemana (aliada del Frente Polisario) ha asumido que el gobierno central apoya la anexión marroquí del Sáhara Occidental. «La intimidad del gobierno federal con el autocrático Reino de Marruecos continúa. Esto se muestra en las respuestas a las preguntas planteadas por el diputado alemán (de izquierda) Sevim Dağdelen», informa el diario alemán «ND». «De las respuestas formuladas por el Ministerio de Exteriores de Alemania se puede concluir que Berlín apoya el reconocimiento de facto de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental», añade el diario.
 
El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ya había reconocido abiertamente la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española, en contra del derecho internacional y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).
 
Según el rotativo alemán, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania hizo recientemente en su página web una actualización de la información básica sobre el Reino de Marruecos. En este contexto, las respuestas del gobierno alemán al «plan de autonomía» marroquí fueron descritas como una «importante contribución» para «avanzar en la resolución de la cuestión del Sáhara Occidental».
 
Marruecos presentó este “plan de autonomía” en 2007. Rabat rechaza el referéndum sobre la independencia pese  a que esa fue la base del acuerdo de alto el fuego de 1991 firmado entre el Frente Polisario y Marruecos. Desde entonces, Marruecos ha estado obstaculizando sistemáticamente la votación. Más aún, Berlín ignora la propuesta presentada por el Frente Polisario en 2007, días antes de que Rabat presentara su plan de autonomía. «El gobierno alemán se limitó a responder que el Consejo de Seguridad había «tomado nota» de la propuesta», añade el diario alemán.
 
El Gobierno federal eludió también una respuesta sobre si «Marruecos anexó y ocupó militarmente esa parte del Sáhara Occidental que se encuentra actualmente bajo ocupación». Se explica sucintamente: «El estatus final del Sáhara Occidental según el derecho internacional no ha sido determinado». Por lo tanto, no es de extrañar que la respuesta a la pregunta de si la ocupación ilegal tiene una relevancia significativa para la cooperación entre Alemania y Marruecos a lo que Berlín respondió con un «NO»: «Desde el punto de vista del Gobierno Federal, es de interés de ambas partes continuar estimulando y profundizando las estrechas y buenas relaciones bilaterales», agrega.
 
El contraste con la política de Ucrania es claro. Allí, la defensa del derecho a la autodeterminación de los ucranianos es sagrada, incluso el gobierno federal apoya a Kiev con entregas de armas y respaldo político y financiero. Dağdelen, presidenta de Die Linke en el Comité de Asuntos Exteriores en el Bundestag, en declaraciones al diario ND, explicó que la ministra de Exteriores de Alemania, Analenna Baerbock, y el gobierno de Ampel realmente están haciendo un flaco favor al derecho internacional cuando cortejan a una potencia ocupante (Marruecos) con acuerdos económicos y una asociación privilegiada en detrimento de los saharauis y, por lo tanto, contribuir en el bloqueo del referéndum propuesto por la ONU y acordado desde hace 30 para determinar el futuro del territorio.
 
También llama la atención cómo la colonia ocupada ilegalmente ya está descrita en el sitio web de Germany Trade & Invest (GTAI). El «puerto atlántico de Dakhla planificado se considera el proyecto de prestigio de Marruecos para el desarrollo de las provincias del sur», escribe la Sociedad Alemana de Comercio Exterior y Marketing Local. Asimismo, cabe destacar que el Gobierno federal ha respaldado el recurso contra la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea (TJUE), que declaró nulo, el pasado noviembre, los acuerdos comerciales entre Marruecos y la UE porque no se había obtenido el “consentimiento explícito del pueblo del Sáhara Occidental” sobre la explotación de los recursos.
 
En la sentencia, el TUE reconoce al Frente Polisario «como persona jurídica» y como representante legítimo de los saharauis con derecho a demandar. El gobierno alemán aparentemente no tiene objeciones a la explotación del los recursos naturales del Sáhara Occidental por parte de Marruecos.
 
«Es una gran hipocresía cuando Baerbock proclama una política exterior basada en valores, pero al mismo tiempo se niega a nombrar claramente la anexión y ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos como una ocupación ilegal y una violación». El gobierno federal reconoce que el Sáhara Occidental tiene un potencial particularmente alto para las «energías renovables, incluida la producción de hidrógeno verde». Pero Marruecos también tiene potencial sin el Sáhara Occidental, denuncia el diputado alemán Dağdelen.
 
Para el diputado, de las respuestas formuladas por el gobierno federal se desprende claramente que la realidad de la ocupación por la fuerza no es una prioridad frente a la transición energética en Alemania.
 

Origen: La izquierda alemana acusa al gobierno federal de apoyar la ocupación marroquí del Sáhara Occidental.