La muerte no es el final: un emocionante homenaje a Mhamed Jadad por Gilles Gauthier, ex embajador de Francia en Yemen

La muerte no es el final: un emocionante homenaje a Mhamed Jadad por Gilles Gauthier, ex embajador de Francia en Yemen

(ECSAHARAUI) Redacción Lehbib Abdelhay /ECS

El ex embajador de Francia en Yemen, Gilles Gauthier, envíó un mensaje de condolencia al pueblo saharaui por la muerte del líder saharaui Mhamed Jadad. Aquí adjuntamos el mensaje íntegro de homenaje del antiguo diplomático francés:

«Conocía bien a Mhamed Jadad. No fue uno de mis primeros amigos saharauis conocidos en Inezgane, Agadir y Rabat entre 1973 y 1977. Pero poco tiempo después, en París, cuando estaba activo en la asociación de amigos de la RASD lo conocí por primera vez, no recuerdo exactamente el año, pero fue antes de 1982. 

 En ese momento, si no recuerdo mal, lo llamamos «Abdelfatah» y él representaba al Frente Polisario en París y en Europa. En 1982, después de cinco años de estudiar el idioma árabe, me uní al Ministerio de Relaciones Exteriores. 

 Después de dos años y medio de trabajo en Irak, la casualidad me trajo a Argel. Digo suerte, porque, aunque parezca improbable, fui yo quien enseñó a mi nuevo embajador los vínculos que me unían al pueblo saharaui. Cuando le pregunté si podía continuar con estas relaciones a nivel personal y no político, dijo que no tenía ningún problema. Entonces visité a Mhamed Jadad, quien en ese momento era el jefe de la delegación del Frente Polisario en Argel. Desde ese día nos acostumbramos a reunirnos regularmente. En la sorprendente posición, por decir lo menos, estoy infinitamente agradecido con él, y de hecho con mi embajador, por nunca haber tenido una sola queja en estos tres años.

 Al mismo tiempo, desafortunadamente, no puedo decir que mi presencia haya ayudado a cambiar las posiciones de Francia en la dirección correcta. En dos ocasiones, sin embargo, esto hubiera sido posible. François Scheer intentó una vez a través de mí abrir un diálogo, pero no se le permitió continuar. Unos años más tarde, un avión ULM tuvo que efectuar un aterrizaje de emergencia en una región del Sáhara Occidental controlada por el Frente Polisario. El sucesor de François Scheer me pidió «intermediar» con mis amigos y ver cuáles eran sus condiciones para la «liberación» del piloto. Un poco avergonzado fui a encontrarme de  nuevo con Mhamed Jadad y le pregunté qué pretendía hacer el Frente Polisario y si esperaba algo de Francia. Él me sonrió y respondió, como sorprendido por mi pregunta:

 – Pero nada, Gilles, no tenemos nada que reclamar.

 – Pero entonces, ¿qué pasará?

 – El piloto estará en Argel pasado mañana.

 Mi embajador no pudo superarlo:

 – Fueron rápidos. Ellos dominaban bien el terreno.

 A partir de ese día, en todas las recepciones oficiales, persiguió a los representantes saharauis a quienes había evitado previamente. Pero eso no cambió la posición francesa.

 Aún joven, de unos treinta años en ese momento, Mhamed Jadad se comportó con rectitud, maestría, corrección, equilibrio y ecuanimidad digna de un diplomático muy experimentado. Posteriormente, después de dejar Argel en julio de 1987, nunca tuve la oportunidad de volver a verlo, pero cada vez que tuve la oportunidad pido sus noticias para saber de él. Esperaba algún día volver a verlo, hablar con él en palabras simples de todos los años que había dedicado a la lucha, cómo había sido su vida, sus esperanzas.

 Acabo de enterarme de que esto ya no será posible a partir de ahora.

 Mohamed Abdelfath (Mhamed Jadad) era una persona hermosa, llena de nobleza y simplicidad, coraje e indulgencia, inteligencia y cercanía. La noticia de su muerte me recuerda el recuerdo de esas largas y amistosas conversaciones marcadas por el ruido sordo del té que se vierte en nuestras tazas. Y creo que todas las cualidades que poseía: nobleza, rectitud, delicadeza, tacto, elegancia, coraje, perseverancia … – debemos agregar una que apenas nos atrevemos a mencionar, ella parece tan común cuando es tan rara: su amabilidad».

(…)

Leer artículo completo en ECSaharaui.com: La muerte no es el final: un emocionante homenaje a Mhamed Jadad por Gilles Gauthier, ex embajador de Francia en Yemen