La policía marroquí reprime a migrantes subsaharianos atrapados en el Sáhara Ocupado durante la pandemia | Diario Público

La policía marroquí reprime a migrantes subsaharianos atrapados en el Sáhara Ocupado durante la pandemia | Diario Público

La falta de empleo a consecuencia del confinamiento y la violencia policial empujan a las personas migrantes hacia la ruta en patera por el Atlántico hacia las Canarias.

En términos migratorios, cuando se cierra una puerta, suele abrirse otra. Lo normal es que esa que se abre sea aún más difícil, más complicada y más mortífera, como ocurre con la Frontera Sur española. Kone (nombre ficticio) salió de Costa de Marfil hace unos tres años, vivió escondido en los bosques de Marruecos casi otro año y desde hace meses, «más o menos cuatro», vive en El Aaiún, capital del Sahara Occidental ocupado por el  Reino de Marruecos desde 1975, donde lleva «unos 20 días confinado», explica.

Decidió cambiar de ruta para llegar a Europa «por el maltrato de la policía», pero no ha notado muchas diferencias. «Nos pegan y nos encierran. No es fácil ser negro aquí», relata a Público.

El pasado 1 de mayo, según Equipe Media, agencia de prensa saharaui clandestina en los territorios ocupados, que buscar romper el bloqueo informativo marroquí, varios subsaharianos resultaron heridos «tras duros enfrentamientos con la policía en El Aaiún ocupado». Todo ocurrió en un «Centro de Internamiento», donde hay cerca de 70 personas migrantes que intentaron cruzar el Atlántico hacia las Islas Canarias, pero fueron interceptadas.

(…)

Leer artículo completo en: La policía marroquí reprime a migrantes subsaharianos atrapados en el Sáhara ocupado durante la pandemia | Diario Público