«La situación en Marruecos es potencialmente explosiva», advierte el historiador francés Pierre Vermeren

«La situación en Marruecos es potencialmente explosiva», advierte el historiador francés Pierre Vermeren

Las noticias más relevantes y la última hora sobre el Sáhara Occidental y el mundo.

Madrid, 21 Agosto de 2020. – (ECSAHARAUI)
Por Salem Mohamed /ECS

En un manifiesto firmado por varios cientos de artistas e intelectuales marroquíes criticarondduramente la represión y la violación de la libertad de expresión de los opositores en el país. Pierre Vermeren, historiador del Magreb contemporáneo, denuncia que las autoridades marroquíes están haciendo un “giro del tornillo” mientras aumentan las tensiones sociales en todo el Magreb, informa Le Figaro.

Varios centenares de personalidades marroquíes han firmado un manifiesto contra la represión policial y la difamación contra los opositores que, según ellos, están aumentando en su país. Bajo el título «Esta sombra está ahí», el texto apunta a «varios casos de encarcelamiento político y hostigamiento, entre ellos la detención de los periodistas Omar Radi y Hajar Raissouni, así como la represión sufrida por los movimientos sociales».

¿Estamos realmente ante un aumento de la represión de la libertad de expresión en Marruecos?

Pierre Vermeren (Le Figaro). 
– La mayor parte de la prensa independiente marroquí de la década de 1990 había sido desmantelada. Esto no impide que ciertos títulos o plumas renazcan de forma independiente, pero luego, muy rápidamente, comienzan los problemas: difamación, juicios, prisión … Reporteros sin Fronteras clasificó a Marruecos en el puesto 133 del mundo (de 180) en libertad de circulación de la prensa en 2010.

«Desde los disturbios del 2017 en la región del Rif, que destaparon las enormes debilidades del régimen en el desarrollo en las regiones de la periferia de Marruecos, con la revuelta argelina de 2019 como ejemplo, seguida por una ola de protestas en Marruecos, y con la actual crisis de la Covid-19, la situación en el país es insostenible», denuncian.

La contienda del poder en una región clave del país -el Rif-, que se sitúa a las puertas de Europa y Argelia, alentada por el levantamiento contra el corrupto sistema veinteañero de Abdelaziz Bouteflika, y finalmente, el decrecimiento de las economías del Magreb en la primavera de 2020, tras el corte de facto de las relaciones internacionales, es visto en Marruecos como amenazas a la supervivencia del régimen de Mohamed VI.

El resultado es una sucesión de casos, como los de los dos periodistas anteriormente mencionados, que involucran a figuras públicas (raperos, periodistas, deportista, historiador) o incluso familiares de figuras políticas (como Hajar Raissouni). Estos ataques indirectos contra periodistas son formidables en una sociedad conservadora donde la opinión pública es llamada a testificar para difamar contra los críticos con el régimen.

También critican a los medios de propaganda a fin del Majzén

Es inútil decir sus nombres porque todos en Marruecos los conocen, pero esta historia de los “medios de difamación” es un punto muy importante. Y este punto nos informa sobre el estado general de la prensa en los estados autoritarios, y quizás mañana en las democracias.

Cualquier titular de un periódico que no consienta en transmitir los mensajes del poder o que tenga el descaro de criticar las «líneas rojas» definidas por el régimen entra en dificultades insuperables.

En muchos países pobres o altamente controlados como Marruecos, la prensa ha sido una cuestión de Estado durante décadas. Cualquier título de prensa que no esté de acuerdo con transmitir los mensajes del poder, para asegurarse de que se beneficia de anuncios de empresas públicas o amigos que le permitan vivir, o que tenga el descaro de criticar las famosas «líneas rojas» definidas por el régimen, es decir, la evocación del rey y la familia real, el carácter sagrado del Islam y el régimen político, la corrupción financiera, los parientes del rey, la integridad territorial, entre en dificultades económicas insuperables, agravadas por juicios y multas.

Así desaparecieron muchos medios de comunicación independientes como políticos. Aparte de los activistas y las administraciones, los marroquíes ya no leen la prensa en papel, con la excepción de las raras revistas especializadas.

La mayoría de la información está en Internet, en los medios de comunicación internacionales, que son de libre acceso. El problema se refiere a las noticias nacionales marroquíes. Las redes sociales a las que están conectados más de veinte millones de marroquíes, que sin embargo son vigilados y sometidos.

Este llamamiento sigue al de 110 periodistas, que pidieron a las autoridades marroquíes que actúen contra los «medios de difamación».

Varias ONG están preocupadas por una «degradación de los derechos humanos» en el reino. ¿Pueden estas posiciones dar lugar a una revuelta popular, a pesar de la crisis sanitaria que aún azota Marruecos?

Es cierto que la crisis sanitaria que azota actualmente Marruecos, y más ampliamente en el Magreb, y que parece voluntariamente sobrestimada en vista del reducido número de víctimas, es ante todo una crisis económica.

Todos las economías de la región se han detenido al mismo tiempo, y como Marruecos y Túnez están al límite de su capacidad de endeudamiento, es imposible dejar que los déficits se deslicen como en Francia.

La abolición de los subsidios, el desempleo masivo, la imposibilidad de emigrar hacen que la situación en el Magreb sea potencialmente explosiva.

El resultado es que la eliminación de los subsidios, el desempleo masivo, la imposibilidad de emigrar, etc. hacer que la situación sea potencialmente explosiva.

El Magreb ha estado viviendo prácticamente en un estado de sitio desde marzo-abril, incluso las mezquitas están cerradas. Los barrios de las grandes ciudades están acordonados y se insta encarecidamente a la gente a quedarse en casa o, en el mejor de los casos, en su ciudad o provincia.

La policía y los antidisturbios hacen cumplir estas drásticas instrucciones, a veces sin evitar desborde, torturas o otros medios de sometimiento.

Durante la fiesta del Eid (la fiesta del Cordero), un mercado en Casablanca fue saqueado y la gente se fue con sus corderos sin pagarlas; más recientemente, dos camiones de reparto de Coca-Cola fueron saqueados en Casablanca.

Las tensiones sociales y económicas en Marruecos son tales que deberíamos ser conscientes de ello en Europa.

Estas tensiones sociales extremas aumentan efectivamente la presión de la policía contra los delincuentes o manifestantes.

No estamos en el punto de una revuelta popular y menos política (porque no hay una fuerza política bien estructurada), pero lo cierto es que la situación no podrá seguir así indefinidamente, por lo que que el Magreb está a las puertas de Europa. Cada vez es más urgente tomar conciencia de un fenómeno poco mencionado y potencialmente de alto riesgo.

Origen: «La situación en Marruecos es potencialmente explosiva», advierte el historiador francés Pierre Vermeren.