Los expertos en derechos humanos de la ONU confirman las violaciones sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos por parte del Reino de Marruecos en el Sáhara Occidental ocupado – @CEASsahara

Los expertos en derechos humanos de la ONU confirman las violaciones sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos por parte del Reino de Marruecos en el Sáhara Occidental ocupado – @CEASsahara
Los expertos en derechos humanos de la ONU confirman las violaciones sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos por parte del Reino de Marruecos en el Sáhara Occidental ocupado

Grupo de Apoyo de Ginebra para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental
www.genevaforwesternsahara.org
Bir Lehlu / Ginebra, 28 de Abril 2021

COMUNICADO DE PRENSA

Los expertos en derechos humanos de la ONU confirman las violaciones sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos por parte del Reino de Marruecos en el Sáhara Occidental ocupado 

En una comunicación conjunta al gobierno marroquí, cuatro procedimientos especiales  del Consejo de Derechos Humanos expresan su grave preocupación por la multitud de  abusos cometidos contra ocho destacados defensores de los derechos humanos  saharauis y describen un “entorno hostil” para el trabajo de derechos humanos en el  Sáhara Occidental ocupado. 

En una fuerte reprimenda al gobierno marroquí, el Relator Especial de la ONU para los Defensores  de los Derechos Humanos, el Relator Especial para la Libertad de Expresión, el Relator Especial  sobre la Tortura y el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria emitieron una  comunicación conjunta dirigida al Reino de Marruecos en la que expresan su grave preocupación  por las violaciones de los derechos humanos cometidas contra el pueblo saharaui en los territorios  ocupados del Sáhara Occidental, centrándose en los casos de ocho víctimas. La comunicación (sólo  en francés) se hizo pública en marzo1.

Aunque la comunicación de la ONU aborda específicamente las violaciones cometidas contra las  ocho víctimas, también menciona la preocupación más amplia de que estos casos representan la  punta del iceberg y que Marruecos está llevando a cabo una intimidación sistemática y  generalizada contra los defensores de los derechos humanos saharauis para disuadirlos de realizar  su trabajo y limitar su derecho a la libertad de asociación y expresión.

“Estamos preocupados por lo que parece ser una falta de seguridad y un entorno hostil hacia los  defensores de los derechos humanos en Marruecos y el Sáhara Occidental”, dijo la ONU en  Marruecos. “La criminalización de los defensores de los derechos humanos obstaculiza gravemente  su capacidad para continuar con su importante labor de derechos humanos. La tortura, la  persecución, las amenazas y la vigilancia constante son otro grave ataque a las organizaciones y  defensores de los derechos humanos. Estos actos tienen un efecto amedrentador en la sociedad  civil y disuaden a otros de trabajar en el ámbito de los derechos humanos. ”

Las denuncias de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos cometidas por el  Reino de Marruecos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental incluyen amenazas de  muerte, vigilancia generalizada, arresto domiciliario, campañas de desprestigio, represalias  económicas, detenciones arbitrarias, detenciones prolongadas, torturas y desapariciones forzadas  contra activistas saharauis.

Recientemente, Marruecos también ha militarizado Covid-19, abusando de las restricciones  sanitarias de diversas maneras contra los saharauis. Las víctimas citadas por la ONU, todas ellas  defensoras de los derechos humanos, incluyen a periodistas ciudadanos, abogados conocidos y  activistas estudiantiles, y entre ellas hay dos presos políticos.

Todos los casos se refieren a incidentes de persecución por parte de las autoridades marroquíes  de activistas saharauis en respuesta a su apoyo al derecho a la autodeterminación del pueblo del  Sáhara Occidental, un territorio no autónomo pendiente de descolonización que está ocupado por  el Reino de Marruecos desde 1975.

La ONU insta al Reino de Marruecos a que proporcione información sobre la situación actual de las  ocho víctimas y a que explique “qué medidas se han tomado para garantizar que los defensores de  los derechos humanos en Marruecos y el Sáhara Occidental puedan llevar a cabo sus actividades  legítimas en un entorno seguro y propicio, sin temor a amenazas, acoso, estigmatización o  criminalización de ningún tipo”. La comunicación también pregunta al Reino de Marruecos qué  medidas concretas se han tomado para investigar las violaciones y llevar ante la justicia a los  responsables de sus actos.

Al expresar su grave preocupación, los Procedimientos Especiales pusieron al Frente Polisario,  reconocido desde 1979 por la ONU como único representante del pueblo del Sáhara Occidental2,  en copia de la carta enviada al Reino de Marruecos. Es la primera vez que el Frente Polisario se  copia en una carta enviada al Reino de Marruecos, dando fe de la posición del mecanismo de  derechos humanos de la ONU de acuerdo con el derecho internacional. Las autoridades  marroquíes respondieron airadamente a la comunicación de la ONU3, pero no respondieron a  ninguna de las alegaciones y criticaron a los expertos en derechos humanos de la ONU por copiar  al Frente Polisario, quejándose de que con ello el mecanismo de derechos humanos de la ONU  había adoptado una posición política.

Las víctimas mencionadas en el comunicado conjunto son conocidos activistas saharauis del  Territorio Ocupado que han presentado denuncias de derechos humanos ante la ONU. Son  Naziha El Khalidi, Aminatou Haidar, Mahfouda Bamba Lafgir, Yahya Mohamed Elhafed  Iaazza, Al-Hussein Al-Bashir Ibrahim, Mohamed Radi Ellili, Ali Saadouni y Nour Eddin  El Aargoubi.

∙ La periodista saharaui y defensora de los derechos humanos Naziha El Khalidi,  del galardonado colectivo de medios de comunicación saharauis Equipe Media, recibió  amenazas de muerte que decían provenir de los servicios de inteligencia marroquíes  después de publicar un artículo en línea en octubre de 2020 que cubría la represión de  Marruecos contra los activistas saharauis. En noviembre de 2020, las fuerzas marroquíes  interrumpieron gravemente su boda, asediando su casa y la de su prometido, Ahmed  Ettanji, durante varios días. El Reino de Marruecos utilizó Covid-19 como arma contra ella,  alegando medidas sanitarias preventivas. La comunicación de la ONU pide al Reino de  Marruecos que especifique qué medidas se están tomando para proteger a  Naziha El Khalidi de las amenazas de muerte que ha recibido. 

∙ Aminatou Haidar, destacada defensora saharaui de los derechos humanos y  ganadora del Premio Right Livelihood 2019, ha sido objeto de vigilancia, acoso e  intimidación desde la creación de la nueva organización de derechos humanos que preside,  “ISACOM”, que trabaja contra la ocupación marroquí del Sáhara Occidental. En septiembre  de 2020, el fiscal del Rey anunció la apertura de una investigación contra ella y otros  fundadores de ISACOM por posibles violaciones de la “integridad territorial” de Marruecos.  La familia de Haidar también ha sido objeto de vigilancia, acoso e intimidación. Las  autoridades marroquíes han utilizado las medidas sanitarias de Covid-19 como pretexto  para la presencia de vehículos policiales en torno al domicilio de Haidar. La comunicación  de la ONU pide a Marruecos que explique por qué el domicilio de Aminatou  Haidar estaba bajo vigilancia y el estado de la investigación contra ella por parte  del Fiscal del Rey y su base legal. 

∙ La defensora saharaui de los derechos humanos Mahfouda Bamba Lafgir (Lefkir) fue detenida el 15 de noviembre de 2019 durante el juicio de su primo, después de que  amonestara al juez marroquí por lanzar insultos a la madre de su primo. En el momento de  su detención, la policía rompió los códigos de seguridad de su teléfono y, desde entonces,  ha sido amenazada con que sus datos personales y sus fotos se publiquen en Internet. Fue  acusada sin previo aviso ni acceso a un abogado. En su juicio por obstrucción a la justicia e  insultos a un juez, fue declarada culpable y condenada a seis meses de prisión. Desde que  fue liberada en mayo de 2020, ha estado bajo vigilancia y se le han cortado las  prestaciones de desempleo; también ha sido amenazada con ser detenida si continúa con  su activismo. La comunicación de la ONU pide al Reino de Marruecos que  proporcione la base legal para la detención de Mahfouda Bamba Lafgir, qué  medidas se tomaron para salvaguardar sus derechos humanos durante su  detención e interrogatorio, y una explicación de por qué se le retiraron las  prestaciones de desempleo. 

∙ El defensor saharaui de los derechos humanos Yahya Mohamed Elhafed Iaazza,  miembro de la organización saharaui de derechos humanos CODESA, permaneció detenido  durante más de 13 años tras su detención en 2008, seguida de tortura y desaparición  forzada antes de su juicio. Fue juzgado y condenado por participar en una manifestación a  la que nunca asistió. Durante más de una década, Yahya fue sometido a terribles abusos  por parte de los funcionarios de prisiones marroquíes, incluyendo numerosos métodos de  tortura, privación de alimentos y agua y muchos otros tratos y condiciones inhumanos.  Recientemente, entre el 13 de octubre y el 9 de diciembre de 2020, Yahya Mohamed volvió  a “desaparecer” de las autoridades penitenciarias tras exponerse en su celda a un preso  infectado con COVID-19. Cuando finalmente se le permitió llamar a su hija, parecía  gravemente enfermo; según la comunicación de los Procedimientos Especiales de la ONU,  las autoridades penitenciarias marroquíes siguen negándose a aclarar su estado. La  comunicación de la ONU pide a Marruecos que proporcione información sobre el  estado de salud actual de Yahya Mohamed, si se ha investigado su tortura y se  ha llevado a los responsables ante la justicia, y detalles sobre su desaparición de  octubre a diciembre de 2020.

∙ El activista estudiantil saharaui y defensor de los derechos humanos Al-Hussein  Al-Bashir Ibrahim fue condenado en noviembre de 2019 a 12 años de prisión; en  septiembre de 2020, un tribunal de apelación marroquí ratificó la sentencia. El motivo de la  detención y el encarcelamiento de Al-Hussein fue su activismo estudiantil; su caso estaba  estrechamente relacionado con el del “Grupo de Estudiantes”, cuya detención fue declarada  arbitraria en una decisión de 2019 del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la  ONU4. La acusación se basó en confesiones extraídas a los estudiantes bajo tortura y en el  interrogatorio policial de Al-Hussein, que se negó a firmar. La comunicación de la ONU  pide a Marruecos que justifique jurídicamente la detención de Yahya Mohamed y  si ésta es conforme a las normas internacionales de derechos humanos. 

∙ El periodista saharaui Mohamed Radi Ellili, que abandonó el Sáhara Occidental en  2016 tras enfrentarse a la persecución y las represalias de Marruecos por sus reportajes  sobre el Sáhara Occidental y al que posteriormente se le concedió asilo político, ha sido  objeto de una campaña de difamación e intimidación por sus continuas críticas a las  violaciones de los derechos humanos y la represión de la libertad de expresión por parte  del Reino de Marruecos. Su familia también ha sido amenazada en Internet, y las  autoridades marroquíes se han negado a expedir pasaportes a su esposa e hijos para que  se reúnan con él en el exilio, a menos que soliciten un “perdón real”. La comunicación  de la ONU pide a Marruecos que explique por qué los hijos de Mohamed Radi no  han recibido sus pasaportes. 

∙ Los defensores de los derechos humanos saharauis Ali Saadouni y Nour Eddin El  Aargoubi fueron secuestrados en las calles de la ciudad de El Aaiún por la policía marroquí  en noviembre de 2020, llevados a un lugar remoto en las afueras de la ciudad,  amenazados con ser violados, muertos y encarcelados, y sometidos a tortura y malos tratos  por su activismo y defensa del derecho a la autodeterminación. Se sabe que estos  activistas han criticado la misión de mantenimiento de la paz de la ONU en el Sáhara  Occidental, conocida como MINURSO, por la falta de un componente dedicado a los  derechos humanos, a lo que el Reino de Marruecos se opone firmemente. La  comunicación de la ONU pide al Reino de Marruecos que facilite información  sobre las medidas adoptadas para garantizar la seguridad física y la integridad  psicológica de Ali Saadouni y Nour Edin El Aargoubi, y que explique qué  investigaciones se están llevando a cabo sobre sus denuncias de secuestro y  tortura por parte de agentes. 

Una parte del Sáhara Occidental está ocupada por el Reino de Marruecos desde que invadió el  territorio en 1975 y posteriormente se lo anexionó ilegalmente. A día de hoy, la situación en el  territorio sigue siendo una crisis humanitaria con violaciones sistemáticas y graves de los derechos  humanos e infracciones del derecho internacional humanitario como consecuencia directa de la  prolongada ocupación militar ilegal. El Reino de Marruecos, como potencia ocupante, tiene el  control de facto tanto de la mayor parte del territorio como de la población saharaui que vive en el  territorio ocupado, que está privada de sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y  culturales.

Desde que el 13 de noviembre del año pasado el Reino de Marruecos violó el alto el fuego  patrocinado por Naciones Unidas con el Frente Polisario, ambas partes han reanudado el conflicto  armado, que se desarrolla principalmente a lo largo del muro de separación de 2.700 metros  construido por la potencia ocupante, que desde entonces reprime duramente a los saharauis  ocupados. Algunas de las violaciones descritas en la comunicación de las Naciones Unidas se  cometieron durante este periodo.

En la actualidad, existe una alarmante cultura de impunidad entre las autoridades de ocupación  marroquíes debido a la ausencia de una supervisión internacional independiente de los derechos  humanos en el Sáhara Occidental ocupado. Los defensores de los derechos humanos saharauis,  incluidos los periodistas ciudadanos, son los únicos que documentan e informan sobre la grave  crisis humanitaria en un territorio que durante muchos años se ha considerado un agujero negro5.

El Grupo de Apoyo de Ginebra para la Protección y Promoción de los Derechos Humanos en el  Sáhara Occidental considera que esta comunicación de la ONU llega en un momento crítico para la  sociedad civil saharaui bajo la ocupación marroquí, y hace un llamamiento a todos los  procedimientos especiales para que presten especial atención a las violaciones de los derechos  humanos que tienen lugar en el Sáhara Occidental ocupado.

El Grupo de Apoyo de Ginebra también hace un llamamiento a la comunidad internacional para  que adopte medidas urgentes para proteger a la población saharaui y para que el Reino de  Marruecos respete plenamente los cuatro Convenios de Ginebra y todas las normas del derecho  internacional humanitario.

https://spcommreports.ohchr.org/TMResultsBase/DownLoadPublicCommunicationFile?gId=25731

2 A/RES/34/37

https://spcommreports.ohchr.org/TMResultsBase/DownLoadFile?gId=35929 (versiones en francés y inglés en el mismo  documento)

4 A/HRC/WGAD/2019/67

Origen: Violaciones de DDHH por parte de Marruecos en el Sahara Occidental ocupado – CEAS-Sahara