Los niños saharauis acaban sus vacaciones en Cantabria | El Faradio | Periodismo que cuenta

Los niños saharauis que han pasado este verano en Cantabria.

 
Tras dos meses de vacaciones estivales con sus familias de acogida, los menores saharauis que llegan cada verano a Cantabria por medio del programa ‘Vacaciones en Paz’ regresan a sus hogares en los campamentos de Tinduf (Argelia).
Lo harán este lunes, desde el aparcamiento de los Campos de Sport del Sardinero. Allí se ha convocado a sus familias de acogida a las 14.00 horas para que trasladen a los pequeños y se despidan de ellos.
Hacia las 15.00, el autobús tomará rumbo hacia el aeropuerto de Avilés, donde esta noche, a las 21.20 horas está prevista la salida del vuelo chárter de Air Algerie que los llevará hasta Argelia, y de allí serán trasladados a los campamentos con sus familias.
Este año, tras un llamamiento para aumentar sus acogidas, las dos organizaciones encargadas, Cantabria por el Sáhara y Alouda Cantabria, han logrado traer a 70 niños y niñas saharauis que se han reencontrado con sus familias habituales de acogida, aunque hay otros que han formado sus lazos por primera vez este verano.
Durante su estancia en Cantabria, además de participar en diferentes actividades lúdicas y reivindicativas, los menores saharauis han sido sometidos a revisiones médicas gracias a la colaboración de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria, el Servicio Cántabro de Salud, Muface, el Colegio de Odontólogos de Cantabria y la red de ópticas de Ruta de la Luz.
Los menores llegaron a Cantabria hace dos meses, después de superar el escollo burocrático que supuso la tardía publicación en el BOE del acuerdo del Consejo de Ministros con las instrucciones para la obtención de los visados. Este año, por primera vez, se incluía la petición del certificado negativo de delitos de naturaleza sexual de todos los adultos que convivían en el domicilio de la familia de acogida. Algo que las asociaciones consideran positivo pero critican la tardanza en la burocracia que impidió que este freno se resolviese antes.
El programa Vacaciones en Paz ha sido reconocido este año por el Ayuntamiento de Santander y el Festival Intercultural con el Premio Alberto Pico a los valores solidarios. Inició su andadura en Cantabria el año 1995, y en su vigésimo primer aniversario ha conseguido aumentar las acogidas en Cantabria en un tiempo en que están reduciéndose en el resto de España.
Este programa permite que los niños y niñas pasen el verano en Cantabria, alejados de las altas temperaturas del desierto, dándoles un respiro para su dura vida de refugiados. Pero también sirve para denunciar la situación a la que está sometido el pueblo saharaui, 40 años después de que España abandonara el terreno, dejándolo libre para la ocupación marroquí.
A pesar de la condena de la ONU y de que hace 25 años se convocó el alto el fuego en la guerra entre el Frente Polisario y Marruecos para celebrar un referéndum de autodeterminación, el Pueblo Saharaui continua viendo violados sus Derechos Humanos en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental y padeciendo las duras condiciones del exilio en la hamada argelina de Tinduf.
A la difícil vida en los campamentos y territorios ocupados, en los últimos meses se deben añadir las catástrofes naturales que han asolado la zona, con intensas lluvias, inundaciones, tormentas de viento y arena, a los que se les suma ahora las altísimas temperaturas del verano en el desierto.

LOS OTROS REFUGIADOS

No son los únicos que están viviendo una situación precaria en los campamento de refugiados. El 25% de la población siria ha huido de su país tras la guerra que lleva asolando el país desde hace cinco años.

Acto de homenaje a los refugiados fallecidos en el mar en Castro Urdiales.

Muchos de ellos, repartidos por campos de Jordania, Líbano, Turquía y Grecia, viven durante meses en condiciones precarias, expuestos a las enfermedades, las mafias y el propio terrorismo que está infiltrado en los campamentos.

Ellos son una cara, pero hay más dentro de estos conflictos. Están los que fallecen por el camino, tratando de cruzar el Mediterráneo buscando huir de la sangre de la guerra y encontrándose solo agua en sus pulmones.

A ellos ha homenajeado este pasado viernes la organización ‘Comunidad Solidaria Cantabria Actúa’ en Castro Urdiales, en un acto simultáneo que se celebró en seis ciudades españolas, Barcelona, Sevilla, Ávila, Zaragoza y San Sebastían, y en las ciudades griegas de Tesalónica y Mytilini.

Y otra cara, los que no pueden ni siquiera huir del país y se limitan a soportar lo peor de la guerra en Siria, bajo los bombardeos y las matanzas, limitándose, en el mejor de los casos, a convertirse en desplazados internos del conflicto.

A ellos busca mandar la ayudar el evento que se celebrará el próximo 18 de septiembre; una carrera popular organizada por Amnistía Internacional, Pasaje Seguro Cantabria y la Asociación de apoyo al pueblo sirio cuyo objetivo es doble: sensibilizar y recoger fondos.

La carrera partirá a las 09.30 de la mañana desde el Palacete del Embarcadero del Paseo Pereda hasta el Palacio de la Magdalena, el cual bordeará para volver por el mismo itinerario.

El recorrido tendrá aproximadamente la distancia de una legua (entre 7,2 y 10 kms dependiendo del itinerario). El tiempo máximo para completar el recorrido será de 1 hora y 20 minutos. Tras esto, se organizará una fiesta en el templete de los Jardines de Pereda, con pinchos, música y actividades para los y las más pequeñas.

La carrera está dirigida a todas aquellas personas, mayores de 16 años que lo deseen, que estén correctamente inscritas y hayan realizado el pago de la inscripción, que se hará on-line al precio de 10 euros, y en algunos puntos autorizados que se irán anunciando en la web de la carrera. Para los que no puedan asistir, también está la opción de pagar un ‘dorsal cero’ para apoyar la causa al precio de 5 euros.

Origen: Los niños saharauis acaban sus vacaciones en Cantabria | El Faradio | Periodismo que cuenta