Los niños y niñas de los campamentos de Tinduf, invitados al Rancho Texas