Marruecos despliega en Smara (Sáhara Occidental) «drones suicidas»

Marruecos despliega en Smara (Sáhara Occidental) «drones suicidas»
 
Por Ahmed Zain
 
Madrid (ECS). – Marruecos despliega «drones suicidas» en la ciudad saharaui de Smara capaces de atacar a cualquier objetivo situado a 200 kilómetros de su base. Según informaciones recogidas por ECSAHARAUI desde la ciudad saharaui ocupada, Rabat ha enviado aparentemente letales “drones suicidas” al Sáhara Occidental que cuentan con capacidad como para atacar blancos en los territorios liberados del Sáhara Occidental. Imágenes vistas en el pequeño aeropuerto de Smara y confirmadas por expertos en las actividades israelíes en Marruecos muestran la presencia de drones suicidas del tipo Harop y otros dos tipos de UAV de reconocimiento.
 
Imágenes vistas en aeródromo de la ciudad saharaui y confirmadas por experto en las actividades de Israel en Marruecos muestran la presencia de drones kamikaze del tipo Harop en la provincia de Smara ocupada, en el norte del Sáhara Occidental.
 
A pesar de la escasez de armamento por parte del Ejército de Liberación Saharaui, los ataques  diarios contra las posiciones militares marroquíes en el Sáhara Occidental continúan a lo largo del muro. Y es que la prensa hebrea afirma que Marruecos ha recurrido a Tel Aviv en busca de armamento militar. El jefe del Ejército israelí, el teniente general Aviv Kochavi visitó recientemente a Marruecos en la primera visita de un jefe de las fuerzas armadas israelíes desde que los dos «Okupas» normalizaron relaciones en 2020. Según detalla el diario israelí Haaraetz, la relación entre Israel y Marruecos se remonta a mucho tiempo atrás: «Tel Aviv y Rabat han mantenido siempre vínculos militares encubiertos durante las últimas cuatro décadas y los turistas israelíes han visitado a Marruecos.
 
Las relaciones se estrecharon tras la firma de los Acuerdos de Oslo, rotas tras el estallido de la segunda intifada palestina y retomadas a finales de 2020 cuando Marruecos se convirtió en el cuarto país árabe en adherirse a los Acuerdos de Abraham auspiciados por EE.UU.», dice el rotativo.
 
El Ejército saharaui continúa sin cesar con sus ataques a las posiciones marroquíes en el Sáhara Occidental. En paralelo, la batalla diplomática encierra a Marruecos. Durante el día de ayer, el norte y el sur del Sáhara Occidental han albergado serios bombardeos. Pese al silencio impuesto a la guerra en curso, el Sáhara Occidental continúa más de un año y medio después de la ruptura del alto el fuego bajo la tensión de las escaramuzas del ejército saharaui sobre las posiciones marroquíes en el muro militar establecido desde hace años en la zona. Los ataques del Ejército Saharaui contra las fuerzas de ocupación marroquíes provocaron pérdidas considerables.
 
Israel y Marruecos tienen una larga historia de seguridad y cooperación. El servicio secreto israelí El Mossad opera una estación en Rabat. Después de la Guerra de los Seis Días, Israel vendió a Marruecos sus excedentes de armas francesas, principalmente tanques y artillería. Los asesores militares israelíes llegaron a Marruecos para ayudar al Ejército marroquí durante la primera guerra del Sáhara Occidental (1975 hasta 1991).
 
Rabat compró recientemente aviones no tripulados israelíes Harop por valor de 22 millones de dólares. Estos son algunos de los sistemas de armas que Israel ha vendido a Marruecos a lo largo de los años, desde drones hasta ciberarmas (los malware):
 
Drones kamikaze y de reconocimiento
 
En 2014, Marruecos compró tres drones Heron fabricados por la compañía de defensa israelí «Israel Aerospace Industries» (IAI) por 50 millones de dólares. El UAV Heron, que salió al mercado en el año 2000, puede permanecer en el aire durante 45 horas y alcanzar una altitud de 35.000 pies. Según la información disponible, el acuerdo no fue para drones armados sino para el Heron 1, que está equipado con sensores, que según la compañía hebrea IAI permiten «recopilación de inteligencia compleja, monitoreo, patrullaje e identificación de objetivos y realización de misiones en diferentes terrenos».
 
Heron incluye, entre otros, sistemas fotográficos que le permiten operar de noche, capturando imágenes por el calor que irradian, por ejemplo vehículos; radar que crea imágenes tridimensionales del terreno y objetos en el suelo; así como equipos para la recopilación de inteligencia electrónica y la interceptación de transmisiones. Los drones que entraron en servicio en el ejército marroquí hace tres años se estarían utilizando para combatir al Ejército Saharaui, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental.
 
Organizaciones de derechos humanos han acusado a Marruecos de una lista de violaciones en la guerra. Los drones han matado hasta ahora a 31 civiles saharauis en varias partes del territorio.
 
En noviembre pasado, Haaretz reveló que IAI había vendido drones tipo Harop a Marruecos. A diferencia de los drones desarrollados para monitoreo o ataques que están diseñados para regresar a casa después de completar sus misiones, Harop es un dron de «munición merodeadora», más conocido como «dron suicida». En otras palabras, se destruye a sí mismo cuando impacta con un objetivo.
 
El IAI Harop tiene un tiempo de holgazanería (vuelo) de 6 horas y una autonomía de 1.000 km en ambos sentidos. Es una versión más grande del IAI Harpy y se lanza desde botes terrestres o marinos, pero se puede adaptar para el lanzamiento aéreo. El Harop puede funcionar de forma totalmente autónoma o puede tomar un modo de hombre en el bucle, controlado por un operador remoto. El Harop cuenta con dos modos de guía: puede localizar las emisiones de radio por sí mismo con su sistema de orientación anti-radar, o el operador puede seleccionar objetivos estáticos o en movimiento detectados por el sensor electro-óptico de la aeronave. Este último modo permite al Harop atacar los radares que están actualmente apagados y, por lo tanto, no proporcionan emisiones para que la aeronave se concentre automáticamente. Si un objetivo no está comprometido, el dron regresará y aterrizará en la base.
 
Entre los países que compraron el Harop se encuentra Azerbaiyán, que los usó para atacar los sistemas de misiles tierra-aire S-300 operados por el ejército armenio cuando los dos países entraron en guerra en 2021 por le monte Karabaj.

Origen: Marruecos despliega en Smara (Sáhara Occidental) «drones suicidas»