Marruecos e Israel canjean sus ocupaciones territoriales para desarrollar sus relaciones

Marruecos e Israel canjean sus ocupaciones territoriales para desarrollar sus relaciones
 

Marruecos e Israel, beneficios por perjuicios evitables: acuerdos en detrimento de los saharauis y los palestinos.

Ali Mohamed.
 
ECS. Rabat. | Los cancilleres de Israel y Marruecos están dando un nuevo paso hacia el fortalecimiento de los lazos entre los dos países, firmando tres acuerdos a menos de un año de haber acordado formalizar las relaciones. También firmaron un memorando de entendimiento sobre el establecimiento de un mecanismo de consulta política entre los ministerios de relaciones exteriores de ambos países, a pesar de que no quedó claro de inmediato qué abarcaría ese memorando, pero pareció encajar en el diseño más amplio de la diplomacia de estados ocupantes.
 
El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, y Nasser Bourita, su homólogo marroquí, firmaron el miércoles un acuerdo de servicio aéreo entre el reino magrebí y el estado de Israel, además de un acuerdo para cooperar en los ámbitos de la cultura, el deporte y la juventud.
 
El viaje culminó este jueves con la inauguración de la oficina de enlace de Israel en Rabat, que, según afirman los cancilleres, en dos meses se convertirán en embajadas formales.
 
Israel y Marruecos acordaron en diciembre reanudar las relaciones diplomáticas y relanzar vuelos directos en virtud de un acuerdo negociado por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Como parte del acuerdo, Washington también reconoció la supuesta soberanía marroquí sobre el territorio ocupado del Sáhara Occidental, donde existe una disputa territorial de décadas con Marruecos enfrentándose al Frente Polisario respaldado por Argelia, un movimiento que busca establecer un estado independiente en el territorio por descolonizar.
 
El ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, le dijo a su homólogo israelí, Yair Lapid, que los lazos recientemente formalizados y mejorados entre ambos países traerían beneficios económicos y le instó a trabajar hacia una solución de dos estados para el conflicto palestino.
 
«Nuestros vínculos con Israel son diferentes a cualquier otro vínculo«, reconoció Bourita a los periodistas el miércoles, subrayando que la herencia judía en Marruecos era un componente central de su identidad. Respecto a los palestinos, el canciller marroquí dijo: «Es necesario restablecer la confianza entre todas las partes y abstenerse de alimentar las tensiones para allanar el camino hacia una solución política basada en la convivencia pacífica de dos Estados.» Una actitud radicalmente opuesta al conflicto saharaui, donde reina la hostilidad y el bloqueo marroquí, además de tratar de impedir a toda costa la existencia de la República Saharaui e intentar borrar su pueblo y cultura.
 
La visita de Lapid es la primera al país norteafricano de un ministro israelí desde 2003, y la primera reunión de este tipo en Marruecos desde los «Acuerdos de Abraham» negociados por Estados Unidos con cuatro estados árabes: Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Sudán y Marruecos.
 
Los funcionarios palestinos han criticado los acuerdos de normalización, afirmando que los países árabes han hecho retroceder la causa de la paz y están perpetuando la ocupación israelí al abandonar una antigua demanda de que Israel ceda tierras al estado palestino antes de que pueda recibir algún reconocimiento.
 
Una declaración del ministro de Relaciones Exteriores israelí el miércoles aseguró que los acuerdos «traerán a nuestros países innovación y oportunidades para el beneficio de nuestros niños y sus hijos en los próximos años.» Israel y Marruecos están enseñando a los niños sobre «el poder de la esperanza» en un mundo «que se ha encogido», dijo Yair Lapid, apenas tres meses después de la masacre de Gaza que dejó más de 250 palestinos asesinados además del asalto a la mezquita de Al Quds. Está previsto que Yair Lapid se convierta en primer ministro de Israel en 2023 bajo el gobierno de coalición de ocho partidos de Israel.
 
Israel y Marruecos comparten una larga historia de vínculos formales e informales. Muchos israelíes tienen un linaje que se remonta a Marruecos, que todavía alberga una pequeña comunidad de varios miles de judíos. El ministro israelí de Trabajo y Bienestar, Meir Cohen, que formó parte de la delegación, nació en Essaouira, en la costa atlántica.
 
Para él, este es un regreso a casa”, dijo Lapid en su declaración, y en el futuro los israelíes “no viajarán aquí como turistas, viajarán en familia, para explorar su herencia y sus recuerdos”.
 
Israel y Marruecos tenían relaciones diplomáticas de bajo nivel en la década de 1990, pero Marruecos las cortó después de que estallara la segunda intifada palestina en el 2000, justo cuando Mohamed VI accedió al trono.Desde entonces, los dos países mantuvieron relaciones informales con miles de israelíes viajando a Marruecos anualmente.
 
La administración Biden ha dicho que revisará la decisión de la administración anterior de reconocer el reclamo de Marruecos sobre el Sahara Occidental disputado y ocupado desde hace mucho tiempo. Las Naciones Unidas no reconocen la anexión de la región, la Corte Internacional de Justicia tampoco, así como ningún miembro de la comunidad internacional, sin embargo, sí reconocen el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.
 
La visita se produjo cuando Israel muestra otra evidencia de que los acuerdos avanzan. Un alto funcionario de Baréin está de visita a Israel esta semana, donde se reunió con un general israelí y más funcionarios. Israel y los países del Golfo habían estado mejorando silenciosamente las relaciones durante años, ya que llegaron a ver a Irán como una amenaza compartida.
 

Origen: Marruecos e Israel canjean sus ocupaciones territoriales para desarrollar sus relaciones.