«Marruecos ha avanzado mucho al utilizar a sus propios ciudadanos, incluidos miles de niños, como carne de cañón»

«Marruecos ha avanzado mucho al utilizar a sus propios ciudadanos, incluidos miles de niños, como carne de cañón»

 

 
Actualización ECS 
 
Argel (ECS). – En dos entrevistas con Sputnik, el ministro de Asuntos Exteriores Saharaui y un ex coronel de inteligencia argelino analizan la cara oculta de la crisis diplomática y migratoria entre Marruecos y España. Según ellos, se deben tener en cuenta varias cuestiones para comprender esta disputa.
 
El pasado 21 de abril, el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) fue hospitalizado en un hospital de Logroño (España) para tratarse de Covid. El 01 de junio, Ghali salió de España rumbo a Argelia donde permanece ingresado en el hospital militar de Aïn Naadja, en Argel, para finalizar su período de convalecencia.
 
El 17 de mayo, mientras el líder saharaui aún se encontraba en un hospital de Logroño, estalló una crisis diplomática y migratoria entre España y Marruecos. De hecho, este último permitió que miles de migrantes, en su mayoría marroquíes incluidos miles de menores, cruzaran la frontera hacia Ceuta, un enclave español situado en el norte de África. A raíz de esta crisis sin precedentes, el Parlamento Europeo votó el 10 de junio a favor de una resolución que rechaza el uso de los menores como arma política por parte de Marruecos. La Eurocámara recordó en su resolución que Ceuta es también frontera de la Unión Europea y subrayó, por primera vez, que el conflicto del Sáhara Occidental solo se soluciona en el marco de las Naciones Unidas, la legalidad internacional y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.
 
– ¿Por qué el Frente Polisario decidió trasladar Brahim Ghali a España, sabiendo que está acusado de genocidio, tortura y crímenes de guerra en la Audiencia Nacional? ¿Y estas acusaciones? ¿Por qué el Frente Polisario puso fin a los acuerdos de paz de 1991 y declaró la guerra a Marruecos desde noviembre de 2020?
 
– Además, a la luz de las geopolíticas y geoestratégicas cambiantes en el mundo, en el Magreb, en el Sahel y en África en general, ¿cuáles podrían ser los objetivos reales de Marruecos al provocar una crisis migratoria con España, y por ende con Europa? ¿Hay más cuestiones globales que pesan sobre la decisión de Marruecos de crear esta crisis, a cambio de un amplio apoyo a su soberanía sobre el territorio del Sáhara Occidental?
 
Para responder a este conjunto de preguntas formuladas, Sputnik se entrevistó con el ministro de Asuntos Exteriores Saharaui, Mohamed Salem Ould Salek, y al ex coronel de los servicios de inteligencia argelinos, Abdelhamid Larbi Chérif, también experto en políticas de seguridad y defensa.
 
«Esta crisis comenzó justo después del ‘tuit’ de Trump». «Hicimos lo que decidieron los médicos», dijo Mohamed Salem Ould Salek, señalado en este contexto que «la situación de salud del presidente Ghali era delicada».
 
“Toda la campaña mediática en torno a su hospitalización en España ocultó en realidad una crisis diplomática entre Marruecos y España sobre la cuestión del Sáhara Occidental. Esta disputa comenzó en diciembre de 2020, más exactamente justo después del escandaloso tuit de Trump reconociendo la supuesta soberanía marroquí sobre nuestro país. El presidente saharaui entró en España en la tercera semana de abril», recuerda Salek.
 
En este contexto, el responsable de la diplomacia saharaui explica que “la verdad en todo esto es que Marruecos buscaba un pretexto para hacer estallar la crisis, ya existente, para justificar el uso de presiones y chantajes de todo tipo con el fin de obtener una gran concesión: el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.
 
– ¿Y las acusaciones contra el presidente Ghali?
 
En cuanto a las acusaciones contra el presidente de la RASD, quien compareció ante la justicia española antes de abandonar a España, el señor Ould Salek indica que “todo el mundo sabe que estas acusaciones fueron fabricadas desde cero por los servicios secretos marroquíes. Estas acusaciones se remontan a varias décadas sin que exista ninguna prueba material. Son simplemente acusaciones políticas”.
 
Por ello, el diplomático saharaui recuerda que “el presidente Ghali se desempeñó en España como representante oficial del Frente Polisario. Fue recibido en 1989 por el difunto rey de Marruecos Hassan II, durante una reunión oficial con una delegación del Frente Polisario antes de la firma del acuerdo de paz de 1991. También fue miembro de la delegación que negoció con Marruecos bajo los auspicios de la ONU representada en la persona del ex enviado de la ONU, James Baker, hasta la celebración de los acuerdos de Houston.
 
En este enfrentamiento con Madrid, «Marruecos ha ido lejos al utilizar a sus propios ciudadanos, incluidos miles de niños, como carne de cañón», dijo el diplomático saharaui, antes de señalar que «los resultados de esta maniobra fueron duros para Rabat«. El Parlamento Europeo ha sacrificado cualquier esperanza marroquí de ver a Europa seguir los pasos de Trump”.
 
«Marruecos ha incumplido sus compromisos»
 
Por último, sobre la reanudación de los combates desde el 13 de noviembre de 2020 a lo largo del muro de la vergüenza, entre el reino de Marruecos y la República Saharaui, Mohamed Ould Salek afirma que «es Marruecos quien provocó el regreso al punto de partida».
 
Según Salek, “la brecha ilegal abierta en Guerguerat el 13 de noviembre [tras la intervención del ejército marroquí en este paso fronterizo, nota] para cargar contra manifestantes civiles y ocupar nuevo territorio saharaui, fueron las paja que rompió el lomo del camello. Treinta años de espera para organizar el referéndum de autodeterminación, la brutal represión de nuestros ciudadanos en las ciudades ocupadas y el saqueo de los recursos naturales no dejaron esperanzas para una solución política y pacífica”.
 
Y para concluir, Salek recordó que Marruecos ha incumplido sus compromisos debidamente firmados con el Frente Polisario. Este ‘castillo’ [de acuerdos y compromisos, nota] se derrumbó por la irresponsabilidad de Marruecos y la inacción del Consejo de Seguridad [de la ONU, nota], con la complicidad de algunos de sus miembros permanentes que bloquean constantemente la independencia de nuestro país desde 1975”.
 
– ¿Problemas geopolíticos y geoestratégicos en segundo plano?
 
Más allá del aspecto estrictamente bilateral de esta crisis entre Marruecos y España, y más allá con la Unión Europea, el ex alto funcionario de los servicios argelinos, Larbi Chérif, considera que también se deben tener en cuenta cuestiones más geopolíticas y geoestratégicas globales para identificar todos los entresijos de este asunto”. Según él, «es necesario poner en perspectiva varios hechos importantes ocurridos en el contexto de la crisis Hispano-Marroquí».
 
Hay que recordar que el lunes 28 de junio, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y su homólogo marroquí, Nasser Bourita, se reunieron en Roma. Según publicó el diplomático estadounidense, Blinken y Bourita abordaron el conflicto en Libia, la estabilidad regional, los Derechos Humanos y la libertad de prensa. Ni una sola palabra sobre la crisis con España, miembro de la OTAN y que alberga una base naval estadounidense en Rota (Andalucía), en la costa atlántica.
 
– Blinken no habló sobre el impacto de esta crisis en Europa, primer aliado y socio de Estados Unidos, y menos aún del Sáhara Occidental. ¿Es normal?». Además Estados Unidos y Marruecos no han invitado a España a participar en las maniobras del AFRICOM 2021, que se celebran cada año en el reino, aunque Madrid ha justificado su ausencia alegando problemas de financiación. 
 
¿Europa atrapada «en una pinza»?
 
En realidad, explica el ex coronel, la hospitalización de Ghali en España fue solo un pretexto, fue el detonante. Toda esta crisis precedió a la cumbre de la OTAN celebrada el 14 de junio en Bruselas. En esta reunión, el presidente Biden no estaba seguro de poder reunir a sus socios europeos para su política hacia Rusia y China, especialmente en África, debido a los intereses comunes que comparten. Si añadimos el otro peligro migratorio que se cierne sobre Europa, a saber, Turquía, también miembro de la OTAN, podríamos imaginar legítimamente que los dos principales países de tránsito de inmigrantes [Marruecos y Turquía, nota] son una amenaza seria para Europa. Esto, además de las presiones comerciales estadounidenses sobre los países europeos”.
 
Por último, el experto recuerda que los países europeos han dicho un ‘sí’ a Biden, a pesar de ciertas reservas por parte de determinados países, en particular Francia. En este contexto, hay que decir que Emmanuel Macron anunció el 10 de junio el fin de la Operación Barkhane en el Sahel, tras el golpe de Estado en Mali liderado por el coronel Assimi Goïta y unas semanas después de la muerte del presidente de Chad, Idriss Déby Itno, uno de sus aliados en el continente.
 
La operación Barkhane será reemplazada por otra operación bajo el paraguas de la OTAN, ya posible desde la fusión de los comandos estadounidenses para Europa y África en noviembre de 2020 y en la que participarán los europeos”.
 
Así, Marruecos, que se considera un importante aliado no perteneciente a la OTAN en la región, aparentemente está tratando de lograr el apoyo de la nueva administración estadounidense sobre la soberanía marroquí del Sáhara Occidental, así como el apoyo europeo a este enfoque. Este es el sentido que se le da a las declaraciones de Bourita que afirmó que Marruecos no era el gendarme de Europa, al tiempo que subrayaba, curiosamente, que la crisis migratoria era bilateral con España.
 
Todo en un contexto en el que Francia, que se ha reconciliado con Turquía y que quiere la intervención militar de Argelia en el Sahel, se ha mantenido neutral en esta crisis entre España y Marruecos, acusada por el líder del ejército argelino, durante la IX Cumbre de Seguridad Internacional en Moscú, de provocar inestabilidad en la región”, concluye.
 
 
NOTA: Este artículo fue publicado por Sputnik y traducido por ECSAHARAUI al castellano. 
 

Origen: Marruecos ha avanzado mucho al utilizar a sus propios ciudadanos, incluidos miles de niños, como carne de cañón».